Su luz interior

Prendió su luz interior y vio una sombra

y al perderse en ella descubrió el brillo de su luz interior.

Un camino lleno de drogas y vomitonas,

de confusión en cualquier lugar y a cualquier hora,

de neuróticas ofreciendo pesado oro y de un feo mate,

Y después de aquel último tripi ya no volvió,

detrás de aquel árbol donde meaba ¿qué coño vio?

Vio una sombra, y se lo comió.

Vibraban vasos vacíos, lámparas sin aceite flotaban en el mar preparadas para brillar.

Nadaba sin cesar, sin ver, ni respirar, al final, solo se dejaba flotar, en aquel mar de sombra.

¡Sintió el vacío, vibró el vacío! ¡Sintió el vacío, vibró el vacío!

¡Le cantó al vacío! y amaneció de nuevo.

Prendió su luz interior, y vio una sombra, la abrazó y la amó,

solo así amanece de nuevo, solo así se sonríe libre, en la tormenta y en sosiego.

Ama, fue el verbo que permitió el imperativo,

prendió su sombra y allí vio una luz,

y al perderse descubrió el amor, abandonando al fin, al emperador.

Omduart, Eduard, El brillo de tu luz interior

11882339_10206032762150506_3956823901123627433_o
Camiseta pintada a mano por Arselí Izquierdo
Su luz interior

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s