Distri Aslogh y la libertad cultural

Las distribuidoras anarquistas clásicas. Los fanzines, la fantasía, la cultura del compartir libremente, la no censura y el combativo contra las restricciones impuestas, el fascismo y demás herramientas de manipulación social. Todo gratuito porque no es un negocio sino un medio de comunicación cultural basado en la solidaridad y el compartir libre. Ahí, en ese amplio y bello contexto libertario, funda la anonime amiga que protege su privacidad con un pasamontañas, la distribuidora Aslogh.

mini disclaimer: En esta entrada cambio constantemente el género porque sí, porque me gusta hacerlo. Hablo de escritoras con la misma pluralidad que con escritores y del mismo modo de lectores, editoras o cualquier otra persona, porque en este caso nunca me refiero a solo mujeres o solo hombres sino a personas en todos los casos excepto la Editora de la distri Aslogh, que es mujer y por eso siempre usaré el género femenino.

Hoy quería hablaros un poco de ella. Para empezar quería contaros una pequeña historia que viví yo mismo no hace tanto. Me enteré de una fiesta de aniversario de un proyecto anarquista en Catalunya que cumplía cinco años desde su inicio. Organizaron una fiesta de varios días con talleres, conferencias, espectáculos de teatro y conciertos. También vino una distribuidora cultural. Ahí fue la primera vez que descubrí ese modo de vida tan curioso. Al principio recuerdo pensar que viene a ser una librería móvil, un feriante vendedor de libros. Pero no, claramente hay unas diferencias importantes. Lo que vendía aquel chico tan majo era en su mayoría fanzines, es decir unas revistas hechas de manera sencilla y económica para compartir ideas, ensayos y artículos en su mayoría de tono político y anarquista sin censura. También tenían muchos libros, claro, en esa misma línea. Recuerdo que compré allí un libro que pasaría tiempo antes de leerlo: Utopías piratas, de Hakim Bey, que después descubriría que tan solo era una parte de la obra: Zonas temporalmente autónomas. Me hice amigo de aquel chico y después de esos días de celebración, que fueron muy intensos sobre todo en cuanto a espectáculos (salvajes) y creativos, fui con él a su propio proyecto, donde hacía huerta, vino y un proyecto de crianza muy interesante. Ese era un ambiente bien distinto, pero esa es otra historia, volvamos al presente con la distri Aslogh.

Fui el afortunado que recibió los tres fanzines que editó Aslogh en el sorteo que realizó! que alegría que me toque algo y sea algo tan genial. Aquí los detallo un poco:

La construcción de las ciudades

Un fanzine donde detalla la arquitectura de las ciudades modernas y sus funciones para reducir manifestaciones o actos de protesta. Interesante, ameno y gratuito para su libre distribución. En cada uno siempre recomendaré que se impriman y regalen en todo tipo de ateneus o centros culturales de tu pueblo o ciudad, pues ese es su medio natural.

Enlace de descarga.

Tapa tu cara

Un manual muy completo y curiosamente agradable de leer pues usa vocabulario amable y una actitud restándole seriedad pero no importancia que tiene el protegerse. Cada vez que se va a una manifestación resultan detenidas más personas después de la misma que en la misma por la fácil identificación que hace la policía a través de los vídeos que realizan periodistas, ciudadanos que tan solo pasan por ahí o los propios manifestantes además de las cámaras de la calle. Es importante ser consciente de todo eso si queremos reivindicar derechos y justicias sin ser perseguidos como criminales. Es muy gracioso lo que trajo la democracia representativa, ese derecho a manifestarse para mejorar la sociedad donde vives y luego inventar decenas de leyes para que ese derecho no incordie a los poseedores de poder, que logran poner a la policía a su total servicio, demostrando una vez más que SOLO todos los Gatos son Bellos.

Enlace de descarga.

De rebeliones va la cosa

La primera antología de relatos de la distri. Siendo sincero, tan solo los he leído en diagonal para hacerme una idea. Pintan muy bien, juveniles, violentos, hermosos, originales. Tres relatos sobre rebeliones en distintos ámbitos sociales. Como siempre al maravilloso precio de cero euros, listos para compartir.
Aprovechando esta antología diré que Aslogh está en ese punto (en el que yo también vivo) tan curiosos donde se emborrona la línea que separa la ficción de la realidad para poder verle las verdades, tanto a la realidad ocmo en la ficción porque ambas disponen de verdades en su interior y se anteponen una a la otra en su forma de exponerlas. La realidad expone la verdad escondiéndola y criminizándola a menudo. En la ficción la verdad tiende a ser como una bandera que guía la subtrama, que la hace resplandecer. Los escritores de ficción suelen indagar con más claridad y profundidad en la realidad de lo que suelen hacerlo los periodistas, que no se deben a sus lectores, ellos, los periodistas siempre tienen un jefe a quien deben más lealtad que a su propia supervivencia, creencias, ideologías o lo que sea que valoren más en su existencia. Por supuesto esto no incluye ni excluye a nadie. Hay grandes periodistas y pésimos escritores creativos y viceversa. Así que ya sabéis niños, de Rebeliones va la cosa.

Enlace de descarga.

San Cybertin

Antología de microrelatos de San valentín, el Cybertin. Frases destacadas, una visión mixta del futuro del amor, a veces muy pesimista a veces menos, hermoso siempre en sus formas. Aslogh, como buena anarquista, es una persona amorosa, es conocedora de la verdad, la revolución es un acto de amor y como tal se debe practicar. Incluso cuando se queman containers, se cortan calles y rompen escaparates, lo que debe haber en todo esos actos es una sonrisa, un cariño, un nuevo mundo en nuestro corazón. ¿Cómo será más adelante? Me imagino a la editora de Aslogh pensando en ello y luego pasando la pelota a la comunidad que rodea a la distri. Así nace San Cybertin, una antología de microrelatos de la nueva ola romántica. Hay cyborgs, claro, drogas, guiños, desamores, policía… ¿Por qué siempre hay policía? Un buen grupo de autores participan en la antología, entre ellos este humilde escritor que aquí os habla a todas, mis queridas personas lectoras que encontráis en mis letras una frescura como de limones salvajes del caribe. De verdad que es muy bonita, un buen regalo para San Valentín, muy buena para dejarla casualmente tirada encima de la mesa del local de jóvenes anarquistas de tu barrio o dársela a tu amigo junto a sus 10€ de costo. Bueno, no tiene porqué, pero ya sabéis, el amor se comparte y la literatura también.

Link de descarga

Terror prehistórico

En terror prehistórico, Aslogh se cuestionó más cosas después del amor… ¿Qué se antepone al amor? El miedo, el terror… ¿Y al futuro? ¿Qué se antepone al futuro? El pasado… Una línea relaciona esas dos antologías de un extremo al otro. Porque los extremos solo se tocan cuando comparten línea. El título es tan descriptivo como San Cybertín, pero no por ello os dejaré de describir a pinceladas lo que podéis leer en ella. Varias escritoras se juntan en esta ocasión para relatar en la prehistoria el horror del momento. Podéis imaginar cuevas, monstruos, espíritus y gente semidesnuda muy asustada, bañada en sudor, superstición, sangre e ignorancia. Como ahora pero sin Internet. Quizá sea mi antología favorita, pues me gusta mucho imaginar todo lo que han vivido nuestros antecesores… Me agrada mucho la idea de que la inteligencia humana no haya crecido, es decir, es la misma que siempre con la diferencia que la explotamos de otros modos debido a los cambios del entorno. La historia me fascina y a Aslogh le fastidia igual que a mi el que solo se muestre y recuerde una pequeña parte, curiosamente siempre desde un punto de vista del poder, ignorando multitud de cultura cuya pertenencia es de la gente más humilde. Aquí podréis disfrutar de terror humano.

Link de descarga

Juegos de rol

No sé mucho sobre juegos de rol. Tuve mi época rolera, pero como tantas otras cosas a las que me he aficionado, no había nadie que le gustara en mi entorno. Así que yo tenía que ser el gamemaster para convencer a amigos de jugar mi juego. Y eso hice, pero el juego quedó abandonado después de una divertida partida beta. Que además funcionó bien, eh! retomando, en la distri Aslogh podéis encontrar juegos de rol! En Aslogh el rol es una pieza importante y se nota. Pero siendo sincero, no sé qué contaros exactamente.

Novelas y relatos

Mientras escribo esta reseña me doy cuenta del montón de trabajo que ha hecho Aslogh. Pues también tiene una novela de fantasía y varios relatos propios que tampoco me ha dado la vida para leer. Sin embargo me aventuro sin miedo a hablar de lo que sé que sí tiene esa novela y esos relatos:
Goblins de protas y no como carne de cañón.
Elfos siendo los malos, como sería en la realidad.
Amor y gamberrismo.
Amistad y apoyo social.
Frescura, por dios! Frescura fantástica más allá de Tolkien.

Y por último os quiero dejar el programa de la mierda postmoderna donde tuvimos de invitada a la fundadora de la distri. Hablamos de manis, de rebeliones, de fanzines, libros, nazis y hasta de calçots. Lo pasamos muy bien. Aquí podéis conocer un poco mejor a la creadora. La verdad es que os recomiendo que os paséis por su website y su rincón en Lektu. Estoy completamente seguro que algo os váis a descargar. TODO GRATIS!

Web:

https://distriaslogh.wordpress.com

Lektu:

https://lektu.com/e/aslogh/2863

Distri Aslogh y la libertad cultural

La bastarda postmoderna

¡Qué pasa, peña!

En Twitter se votó que la siguiente reseña sería acerca de los fanzines de Aslogh, y así será. Ya casi lo tengo listo, pero quería avanzar el anuncio de primer número de La Bastarda Postmoderna! Una revista nacida en el programa de la Mierda Postmoderna del que soy colaborador.

¿Sabéis eso que empezáis a hablar de algo casual, surge una idea igualmente casual y otra dentro de esa y antes de que os déis cuenta ya tenéis a un grupo de chalados súper excitados con ello?

Pues eso ocurrió en la Mierdaposmo y nos lanzamos a ello.

Gozamos con la gran ventaja de contar en el equipo con Raúl Campos, un diseñador gráfico genial que tomó la rienda de la edición de la revista.

La revista se construye esencialmente de relatos, los relatos finalistas y ganadores del concurso que organizamos para crear la revista.

¡UN CONCURSO QUE YA ESTÁ ABIERTO DE NUEVO PARA EL SIGUIENTE NÚMERO, LEED LAS BASES (pág 71)!

¡HAY PREMIOS! Uno en metálico y otra mierda maravillosa que querrás exponer con orgullo entre tus libros.

En este primer número el tema elegido fue Las drogas. Un tema controvertido cuanto menos. Las drogas están por todas partes, se han hecho miles de películas y escrito muchos libros donde se presentan como algo divertido, una forma de ganar mucho dinero, un modo de acabar en la cárcel o muerto, un camino hacia la perdición de la adicción más extrema… pero nosotros queríamos ver qué se le ocurría a un grupo de escritores y su imaginación bastarda. Y aquí tenemos el resultado.

Aquí tenéis el programa que hicimos en la Mierda para hablar un poco del tema:

También podéis disfrutar de todas la deliberaciones que hicimos en riguroso directo de los relatos que nos fueron llegando para la convocatoria. Las tenéis en el canal de Youtube de La Mierda Postmoderna.

Espero que disfrutéis mucho de esta revista que tanto trabajo ha dado y tanta ilusión contiene (no, no lleva drogas de muestra).

Descarga en Lektu. https://lektu.com/l/daniel-hermosel/la-bastarda-postmoderna-1-drogas/20940

¡Más adelante saldrá también en físico!

Twitter: https://twitter.com/lamierdapostmo

Canal Twitch directos de la mierda: https://www.twitch.tv/danielturambar

Canal YT: https://www.youtube.com/channel/UCP32QLz_IsyjAf-EDVJdKXA

Espero que os animéis a leer este número y a participar en le siguiente!

La bastarda postmoderna

Carta a K.Redgar

Carta para K.Redgar:

Sé que llego tarde y que no es culpa de correos, más profesionales de lo que socialmente podemos reconocer, caro como la manutención de la familia real. Sin embargo, siempre es mejor llegar.

Te escribo repleto de la melancolía que me caracteriza, rememorando.

Recuerdo el día en el que nos conocimos. No fue un día destacado por ninguna tragedia ni festividad pero ese día estuve a punto de perder un libro muy querido y tú te diste cuenta. No es fácil devolver objetos perdidos, no hace falta ser muy mala persona para tomar la decisión de quedarte algo que nadie va a reclamarte, sin embargo un lector sabe del valor de un libro perdido, sabe de la alegría de recuperarlo y es buen conocedor de ese vínculo, de esa red invisible que une a quienes han tenido la suerte de convertirse en lectores. Sí, he escrito suerte, pues no es fácil entrar en ese discreto mundo, como sabes. A veces hemos bromeado con ello, como en esa conversación que tuvimos después de que salieras de la cervecería y volviéramos a entrar enseguida para tomarnos otra ronda; qué menos que invitarte a una copa para compensarte la carrera que hiciste para devolverme Amuleto. Suerte tuve. Más aún por el hecho que estaba solo en Toledo, sin rumbo fijo ni conocimiento alguno del terreno. Es más, se podría decir que solo tenía mi libro y doce horas por gastar hasta el siguiente autobús nacional. Allí fue donde me contaste todo aquello. Qué misterio tan fascinante. De hecho, ya habrás adivinado el motivo por el cual te escribo esa carta. ¿Llevas la cuenta, no? Quizá no salga bien, pero somos de los que no se rinden, de los que lo intentan todo, de los que siguen contra viento y marea, ¿cómo sino nos habríamos juntado un grupo de escritores tan peculiar para una tarea literaria como ésta? Sabemos lo que sabemos, somos como nos hemos descrito en nuestro libro propio que es la narrativa de nuestra vida y por ello, vivimos en el misterio de la siguiente página pero con la sabiduría de un buen lector. Recuerdo ese juego que me comentaste acerca de la cerveza y la adivina ¿Te acuerdas? Tan solo habíamos tomado tres rondas. Se puede leer el futuro en cualquier sitio. Los antiguos adivinos lo hacían en las entrañas de las piezas cazadas fueran las que fueran, luego seguían leyendo en sus huesos bien pelados pero todo quedó atrás cuando nació el tarot y ahora… ahora se lee hasta en el poso de café. ¿Sabías que la reina Isabel de Inglaterra le predecían el futuro a través de unos cuervos que sobrevuelan la torre de Londres? Lo que aún no me habían contado es que en la espuma de una buena cerveza rubia se puede leer los designios de lo que escribirás! ¡Literatura de bar! Quería decirte que conservo la servilleta de papel con tus predicciones pero tuve también el cuidado de transcribirla en mi libreta personal. Además, te hago saber que he practicado ese arte y aquí te comparto mi predicción respecto a tu escritura sacada de una jarra de refrescante ipa extralopulada:

Gunard había despertado, esta vez sin arrepentimiento, ahora, sin ser ni víctima ni verdugo. Veía la piel de su cara bronceada y sin cicatrices, sus ojos resguardados tras unas gafas de sol de marca que ya no ocultaban ojeras de panda y parecía que ya no pertenecía al mundo de la pesadilla. Una montaña de chapas le hacían sentir en paz, una piscina llena de agua y ésta ocupada por peces espada le hacían sentir una extraña seguridad. Un reflejo llama su atención en la piscina. Un pez espada arrastra en su arma un empalado exjefe de oficina. Gunard respira profundamente y nada apesta, es más, el aire es fresco como ya hacía tiempo había olvidado y nace un nuevo día, un verdadero nuevo día donde todo está por hacer, por escribir, una salida de la angustia inesperada se ha dibujado en la vida de Gunard.

Ya me dirás qué te pareció, reconozco que para mí, encaja, encaja fuera de todo sentido comprensible. Verás, me salió el 6 en los dados pero la pregunta de verdad es si se trataba de un dado de 6, de 10 o de 20. ¿Mantienes la cuenta? Ahora ya no bebo apenas, creo que he perdido ese espíritu bohemio con el que me disfrazaba y ahora voy con mi cara de soñador a medio deprimir, sincera, arrastrando angustia pero manteniendo ese brillo en los ojos, ese brillo que suelen tener hasta la muerte los lectores, pues hemos visto y vivido algo tan asombroso que ya nada puede matarnos la esperanza, el abismo nos ha devuelto la mirada y seguimos adelante, evitando la ceguera. Yo, reconozco, apesadumbrado, que he perdido la cuenta; es más, me temo que jamás la llevé, pero aquí sigo y ya es mucho ¿no? Es por eso, por esas ganas de continuar escribiendo, compartiendo, cervezas, lecturas, compañía… por eso. Por eso te regalé mi Amuleto, el que en su momento protegió a todos los poetas de México y hoy su manto protector nos acoge a todos, ya estemos aguantando lluvia en las calles, ansiedad en la cama, broncas en el trabajo o el impostor en la cabeza. Espero que con toda esta cháchara, al menos, hayan quedado claras dos cosas, la primera, la más obvia, mi dispersión cual aspersor de palabras regando sin ton ni son. Y dos: La sincera gratitud y hermandad por estar, escribir y compartir.

PD: hay otra carta privada en tu buzón, ignora las manchas de sangre del sobre.

PD de la PD: ¿Nos veremos en la cena de hermandad mediterránea?

PD de la PD de la PD: Felices fiestas.

Ft: ॐduart.

Testimonio recogido de Arancha:

Carta a K.Redgar

Sueños radioactivos

Reseña de una película de Albert Pyun

He quedado muy sorprendido tras ver esta película del año 1985 y también tengo claro que una de mis sagas favoritas de videojuegos le debe bastante a Sueños radioactivos.

La película empieza con dos jóvenes que se arreglan para salir al exterior. Viven en un Búnker cargado de basura en el que sus padres los encerraron ya de niños durante años para que permanecieran protegidos en plena guerra nuclear. Al salir, están mucho más desubicados de lo que podían imaginar. Se criaron leyendo revistas y aman e imitan a los Blues brothers. En una estética postapocaliptica madmaxiana van avanzando con su coche descapotable y no paran de encontrarse rarezas asombrosas. Mutantes, niños atracadores…

Una delicia de película entra la fantasía, comedia, thriller y hasta musical (en su parte final). De verdad os digo que es de las pelis más extrañas y originales que he visto.

Después de jugar a varios fallout, puedo afirmar que la idea de los mutantes podría ser sacada de ahí. La estética de rockeros postapocalipticos, la gente en traje, las armas recicladas, las ciudades construidas a base de metal y todo tipo de basura reciclada y el espíritu de supervivencia mediante la formación de bandas podría venir todo enterito de está peli.

Tiene un ritmo muy raro y un tono igual de raro, pasan del terror a la comedia sin asentarse en ningún género en específico en ningún momento y los cambios que hacen los personajes quedan raros también. Es como que no sería una buena película si no fuera tan increíblemente original. Algo que me gustó mucho también fue el hecho que el film sitúa la acción en el año 1986 (un año después de hacerla) cuando empieza el holocausto nuclear y continúa en el año 2001 cuando los protagonistas deciden salir del búnker. Puede que tenga un worldbuilding tan bueno y una trama interesante que ensombrezca todo lo demás.

Es cierto que se tiene que ver con ojos amables, pues se nota que no había un gran presupuesto y por la época en la que se hizo tampoco unos grandes efectos especiales. Pero sí hay mucho cariño y una gigantesca creatividad. Al inicio del todo caen piñas simulando ser bombas… a mi me gustó mucho eso. Nada de lo que he dicho pasa antes de los 5 minutos excepto lo del musical, que ahí os jodo la sorpresa pero vamos, no os perdéis nada pues tampoco hay mucho que esperar, todo el rato pasan de una escena a otra de forma muy sorprendente, no sabréis cuando de repente empezarán a bailar. Espero que la podáis disfrutar tanto como yo.

No sabría qué más añadir, tan solo os comparto amablemente el link desde donde yo la vi a la vieja usanza y os animo a verla. Os sorprenderá.

Ok.ru: https://ok.ru/video/1822921394776

Sueños radioactivos

La justicia

La justicia no existe y jamás existió.

Yo, lo dejaría aquí, sin más, pero la verdad es que me apetece explayarme un poco.

Esta mañana me levanté rabioso. El lugar en el que vivo actualemtne trabajo en el campo y una de las tareas pendientes es cortar árboles muertos. Así que nada mejor para mi que descargar la rabia arremetiéndola contra ellos con mi desafiladísima hacha. A veces rebota, otras se clava, pero cuando logro un corte que hace saltar la madera siento que en ella, en las astillas, se pega esa rabia insalubre y en ese instante en la que la madera muerta flota en el aire me llena de paz y relativiza mi dolor. Nuestro dolor.

No hay justicia, pero hay jueces, prisiones, juicios y policías.

No soy un gran aficionado a la poesía, pero me gusta leer poemas de vez en cuando y también escribirlos. Estoy seguro que alguna vez habréis oído/leído hablar sobre la justicia poética. Para las que no, se trata de esos momentos donde alguien recibe un castigo en el que la gran mayoría de personas estaríamos de acuerdo que a sido justo y que en sus formas a ocurrido sin premeditación. Sin jueces, sin policía, sin prisiones ni juicios. Un torero recibe una cornada antes de salir a torear por visitar al toro que asesinará esta tarde, le ocurre porque decidió tomarse tres carajillos de más, cosa que hizo para terminar el brandy. Un cazador muere en un accidente de tráfico provocado por el cruce de unos enormes jabalíes. Un juez es encerrado a una cárcel tras descubrir decenas de juicios fraudulentos.

Mientras cortaba arbolitos viejos, las ovejas que viven allí, en su campo, me miraban, una se acercó con curiosidad, por detrás un gatito negro se frota entre mis tobillos. Por un par de instantes, el viento parece que hable, escucho el capricho poético susurrarme. Gotas de sudor me resbalan de la frente a las mejillas y de allí al cuello y continúan por los hombros para perderse luego entre mi pecho y brazos.

No encuentro tiempo para escribir, ni para leer. Escucho atentamente en el viento unas risas amables.

La justicia no existe porque es un concepto teórico y subjetivo pero a la vez solo tiene sentido cuando hay interacción entre seres vivos. La justicia no existe porque castigar un error, un ataque premeditado o cualquier otra agresión implica también generar un daño que a su vez genera injusticia. Inventamos ese término tan extraño para gestionar la injusticia que tanto nos duele. Pero no funciona, jamás lo ha hecho ni lo hará.

Escucho unas voces en el viento, unas carcajadas y ya lo entiendo. La justicia solo puede ser poética y solo puede ser una diosa caprichosa que aparece cuando quiere, invocada o no, a placer.

Y eso es todo lo que quería compartir hoy, espero que tengáis un buen día y que las injusticias no os hundan demasiado en la mierda.

La justicia

Un poquito sobre La surfera de Higuer

Estuve reticente en escribir esta entrada, pues es como una reseña a mi propio relato… lo cual queda feo… pero me decidí cuando leí la entrada que escribió: José Andrés, sobre su relato Salado también publicado en la colección de niña loba (y reseñado por mi, jiji), José añadió un montón de información sobre todo lo que envuelve a Salado y después de leerlo me dio como un gusto extra al recuerdo de la lectura del relato; mola. Me parece que puede quedar bonito y ser divulgativo sin caer en el spam excesivo ni pesado ¿no? probaremos.

La surfera de Higuer, embrionada:

El relato nació en una semana de verano en la que yo moría de nostalgia. Soy nostálgico ya de personalidad, pues además regresaba de casa de mis padres después de una larga temporada de viaje. Fui a la playa con amigos y amigas con los que me crie por la noche, algo que algunos años atrás nos gustaba mucho y quisimos revivirlo. Lo bueno de esa experiencia es la tranquilidad que suele haber y el gusto de bañarse desnudos sin ningún tipo de pudor ni incomodidad por la penumbra y la confianza. Y ahí estábamos ya secándonos en la orilla y fumando un poco… ahí nació la idea inicial, que como siempre mutó bastante antes de llegar delante del portátil para transcribirlo. Ahí, mirando el mar en la penumbra, con un oleaje suavísimo y el agua aún caliente de todo un día de sol.

La anécdota del D20:

Esta es una historia divertida de aquellas que solo ocurre cuando te juntas con peña interesante que por su forma de vivir siempre se apuntan a un bombardeo, a una aventura. Así fue como partiendo del programa la mierda postmoderna donde presentamos La surfera con Daniel Turambar y Darío Méndez, editor de Niña Loba, Raúl Sánchez me propuso tirar un dado D20 en la web Roll20 para decidir cuantos euros pondrá para comprar mi relato que está a precio libre. Eso fue lo que pasó:

Reseña en vídeo Daniel Turambar:

De qué trata La surfera de Higuer, subtexto/autolectura

Esto es lo típico que no recomiendan que cuentes, pues no se explica lo que uno escribe… pero eso no es una explicación, sino mi lectura propia de la Surfera.

El objetivo que me propuse fue imprimir de la forma más sencilla posible el sentir de la nostalgia. Una historia que cualquier persona pudiera leer, comprender, disfrutar independientemente de su edad, cultura, experiencias y lo que sea que nos divida, excepto la lengua, claro…
Pero por mi gusto por la metáfora y el simbolismo diré:

Que la surfera es el espíritu aventurero imbatible, superviviente y curioso de las personas.

El pescador es el recuerdo, el pasado que da perspectiva al presente.

El mar es el ritmo vital, que nos lleva y manda, nos da y nos quita.

El barco del pescador son las costumbres que se arraigan fuerte hasta convertirse en tradiciones de las cuales no se recuerdan sus inicios.

Y la historia, el relato, es la propia vida, construyéndose infinitamente en esa amalgama de subjetividades y sentidos, confusiones y placeres y dolores.

Presentación en la Mierda postmoderna

Y eso es todo por ahora, espero que os haya gustado y que os animéis a leerlo, La surfera de Higuer, a precio LIBRE en Lektu.

Un poquito sobre La surfera de Higuer

La mierda postmoderna

La vida moderna, aquel programa de radio que me me daba curiosidad y una cierta gracia en sus primeros programas. Luego, me gustaba y me sacaba carcajadas. Un poco más adelante me fanatizó más allá de lo que quisiera admitir… y ya casi la mitad de sus programas después de su auge es basura que se corrompe hasta casi inventar nuevas pestes…. tanto es así que me desubscribí y lo grabé metiéndolo en un cortometraje que hice para participar en el segundo festival de cortos de la filmoteca maldita.

Pero esto es la mierda postmoderna. Un programa inventado por el escritor Daniel Turambar, con la colaboración de la escritora/poeta Andrea Dones, Raúl Raw y la mía, Omduart, además vienen invitados maravillosos de vez en cuando.

El programa se realiza todos los viernes de 8 a 9 de la tarde horario de España en el canal de Youtube y su Twitch de Daniel Turambar. Que por otro lado, Daniel sube video-relatos muy emotivos, reseñas de libros muy divertidas cuando le acompaña su compañero el tiburón. También tiene una serie de éxito para escritores novatos! buenísima y muy recomendable.

La mierda postmoderna es un experimento social, un plagio bienintencionado, un ejercicio de libre expresión y una manera agradable de esperar el apocalipsis desde la tranquilidad de tu casa.

Todo empezó con el reto del agowrimo, creo que se podría llamar, no estoy seguro. El caso es que consistía en quedar cada día un ratito para picarse unos a otros a escribir más durante todo el agosto de 2020. Creo que ya estábamos confinados y esa una forma de supervivencia y positivismo. Sacarle partido a los problemas. Incluso había un ranking, cuyo podio fue de la gran Lehna perseguida por Andrea y Daniel. Todos unos escritores geniales. El caso es que después de cada sesión escritoril, había una charleta desenfadada, a menudo out of context en el que también nos lo pasábamos muy bien y salían temas muy interesantes relacionados con la literatura aunque no fuera directamente. Y eso derivó en lo que es ahora la Vida postmoderna. Una copia sin apenas recursos pero con ilusión, conocimientos y mucho humor.
En cada programa hablamos de un tema concreto que intentamos perder de vista lo antes posible, y aun así volvemos a él misteriosamente. Daniel al mando introduce y y capitanea currándose un montón unos buenos audiovisuales iniciales y seguimos abriendo tema.

Hablamos de cosas tan interesantes como los bots que escriben poesía. Como por ejemplo éste micro-poema tan genial y perturbador:

En el mundo hay tres tipos de personas:
Los que quieren mantenerlo como es, los que quieren cambiarlo y los que quieren desayunar.
BotPoet

Hablamos de la auto-exigencia y la auto-explotación: un mismo concepto, pero uno es usado por el mercaderío y el otro por el placer de crear de un artista. Hablamos de la censura, en todas sus vertientes de la vida postmoderna. Del proceso creativo. Del dinero y la muerte del artista. El clickbait, las redes de los escritores. Desvaríamos acerca de los derechos de autor, cancelaciones, corrección política. Entre carcajadas, soltamos ideas de cómo mejorar nuestra sociedad y sobre todo nuestro modo de preparar cócteles con alcohol. Hablamos de psicología y de responsabilidad social. Hablamos de lectura y de editoriales, de premios literarios y otros temas de igual o más o menos importancia.
Lo más destacable, diría yo, es la sorprendente capacidad de soltar grandes reflexiones mezcladas con risas y absurdismo extremo. Nos han descrito como el mejor podcast para cocinar y procrastrinar de la tarde. Y eso es una medalla que llevamos con orgullo.

Aquí la lista de reproducción con todos los programas hechos hasta ahora:

Espero que algún simpático lector de este blog le dé por curiosear un viernes de esos tontos que cualquiera puede vivir y más ahora, y se pase a saludar en directo… a mi me haríais muy feliz, peña.

Un fuerte abrazo y a cuidarse mucho.

La mierda postmoderna

Mi amigo Artur

RESEÑA DEL RELATO: MI AMIGO ARTUR

Hacía ya un tiempo dilatado que no leía un relato… y, ¡qué bien remediarlo!

La verdad es que la historia no me llamaba mucho así de entrada. Más segunda guerra mundial… más dolor e injusticia intragable y más y más e infinitísimo odio humano… ¡PERO! Ésta estuvo bien.

Sospecho que está feo quejarse todo el día del sufrimiento propio… y peor aún cuando se predica todos los días que hay un terror nuevo invadiendo el mundo entero y dejando en segundo y tercer plano los efectos adversos que siguen ahí a pesar del ruidoso «nuevo terror». Por eso me sienta bien un relato así, contando la historia de la vida de siempre. La narrativa del miedo a las inevitables pesadillas y las migajas de valor que podemos usar para defendernos. A veces estamos armadas con baguettes enteras y aún así tendremos que aceptar tarde o temprano que se acabó el pan, pero que bueno estaba, cuando aún olía a recién cocinado.

Después de esta extraña introducción os hablaré de Mi amigo Artur.
Un joven rubio, hermoso, alto, músico, rebelde orgulloso y judío, demasiado judío por los tiempos que le tocó vivir, en una Krakóv invadida por nuestros queridos y preferidos villanos, los Nazis. A partir de aquí, la historia se intuye conocida y sin embargo con Lubomir de narrador melancólico, un cuenta-cuentos con una memoria viva a pesar del cuasi ineludible(o sin el cuasi) cocheo, el relato fluye y te deja apreciar la dureza de unos tiempos durísimos, la vitalidad y valentía de la juventud polonesa que partiendo de una derrota, siguen decididos a intentar disfrutar el tiempo que tienen y mantenerse fuertes ante la violencia sistemática de sus enemigos.
Todo una oda a la amistad que no pide más que un corazón sincero, un deseo del bien común (que no comunista), un agradable compartir de ese tiempo que se deforma con el dolor y el placer y el aburrimiento y sobretodo la buena lectura como la que ofrece este relato tan ameno.

Artur no pasaba por ser judío si lo mirabas a los ojos. Más bien parecía ser un distinguido oficial del Tercer Reich.

El autor, Jorge Morcillo, me intriga, pues no es o no aparenta ser un autor/empresario de los que se habla ahora y tanto me disgusta, al menos cuando eso se traduce en convertir el trabajo de escritor en una máquina de producción más en la industria que parece querer convertirse la raza humana a tiempo completo. Más allá de mis suposiciones sin fundamento, en el relato de Artur denota tener más sensibilidad que afán de realismo y documentación. Lo cual tampoco prueba mucho… así que dejaré que cada cual descubra a Jorge a su modo, como debe ser.

Por último, comentar el bonito proyecto anti-crisis, pro-cultura y adaptación a las nuevas lectoras y las de toda la vida que llegaron a estas fechas, que lleva a cabo la editorial Niña Loba.
Como cuentan ellas mismas, ahora muchas artes venden sus obras cambiando el orden de la compra. Primero obtienes, luego pagas. Algo bastante lógico para estos tiempos, donde el consumo está tan alto y está tan al centro de nuestras vidas que necesitamos saber exactamente qué compramos y porqué, desapareciendo el placer de acertar intuitivamente la obra que queríamos o basándonos en recomendaciones, reseñas y demás herramientas para simplificar o acondicionar la compra. Pero vamos, no es lo mismo comprar papel higiénico que un libro, el primero ya sabemos que haremos con él, el segundo deseamos no hacer lo mismo.
Pues con esa premisa, Niña Loba ofrece una serie de relatos al precio primero de cero euros y al precio segundo de lo que tu creas conveniente. Una buena solución para quienes tengan ingresos periódicos y los que no, también, aunque podrían vivir un sentimiento de culpabilidad. Por ahora yo sigo en la categoría de: ¡Gracias por dejarme este libro, amigo! ¡Ésta es justo la novela que quería para mi cumpleaños! o como molan los relatos a precio social de Lektu!

Por cierto ¿Alguien tiene trabajo (pagado) para un: cocinero, reseñista, profesor de yoga, tarotista (aficionado), obrero, transportista (coche o bici) y cualquier cosa(suena atractivo ¿no?) que me propongas hacer? Podéis contactar conmigo por redes o por mi correo electrónico. edu.artbalcellsARROBAgmail.com

¡Muchas gracias y por encima de todo, lean mucho y bien y diviértanse!

Mi amigo Artur

Un día de furia 1993

¡Hola hola, lectoras!

Normalmente en mis reseñas destripo un poco la obra, pero con cariño, como romper un poco el envoltorio para que se aprecie ligeramente aquello de los que os hablo. Pues bien, con esta película tengo un problema porque me muero de ganas por empezar destripando salvajemente el final.

Duke nuken, digo, Día de furia

Pero me aguantaré.

Todo empieza con nuestro protagonista, un AMERICANO, hombre, blanco y sin más expresiones que las de un cubito de hielo angustiado por estar derritiéndose dentro de su coche que está atrapado en un terrible atasco.
Una mosca le recuerda lo insignificante que es y la de mierda que aún le queda por soportar. El hombre tiene la habilidad o la maldición de transmitir un mal rollo impresionante, una sensación escalofriante de que en cualquier momento va a matar a todo ser vivo presente. Con ese título parece que no pueda ocurrir otra cosa. Toda la trama ocurre en un solo día, lo cual siempre le da un ritmo acelerado incluso en los momentos más tranquilos. La banda sonora de todo el film es una delicia, mayormente un tecno suave que acompaña muy bien la atmósfera de estar todo a punto de estallar en una orgía de violencia sin parangón. Tan es así, que quien haya jugado a algún GTA (Grand Theft Auto) pensará que es un tributo a dicha saga. La verdad es que buena parte de la peli corre mostrando un prota que parece controlado por un jugador de dichos juegos… armas, violencia gratuita, locura, más violencia y todo ello en un mundo como el nuestro y en la cotidianidad de nuestras vidas.

SIN EMBARGO, y aquí viene la genialidad que me ha hecho amar mucho esta obra, lo que va a ocurrir o incluso quién es el protagonista se mantiene en una incógnita casi absoluta. Incluso cuando te dan entender lo que pasará, lo que sientes es que en algún momento u otro todo será una explosión de violencia, llamas y explosiones, como cualquier pelí de acción «yankee» más y… no… es más, se ríen de eso.

Y éste tío es el poli que se va a jubilar hoy:

Su último día de trabajo, como no podía ser de otra forma, se lo pasa queriendo resolver un último caso bien complejo e irse con todo el orgullo. La verdad es que en la peli se le trata como la trama secundaria para mantener la atención y el deseo de más bien alto, pero logran que sea bien interesante y una vez más procuran machacar un poco los clichés policíacos tan sobados ya en el 1993.

De alguna forma, se podría considerar un tributo modernizado de «Taxi driver», lo cual ya es toda una hazaña. Pero sinceramente, a mi me gustó más ésta(«Taxi driver» la vi de jovenzuelo sin apenas culturilla cinéfila), principalmente por la necesidad que tengo de optimismo… pues acaba imposiblemente bien… y hace héroes a quien nunca siento que puedan serlo por sus circunstancias, u se ríen de clichés constantemente. Adoro que una obra se ría de los clichés… es una de las maneras más cómodas y agradables de ser originales y conseguirlo.

¿Qué le da esa madre a esa hija?

Irremediablemente regreso a la necesidad de contar el final… tan inesperadamente conseguido… y es que una película que aparenta ser una chorrada para pasar la tarde resulta tener mensaje, poso, moraleja. Incluso me atrevería a decir que es feminista cuando no da casi ni una señal de ello.
Para terminar quiero resaltar lo bello del personaje principal, donde su violencia es siempre elegante, sutil incluso, consigue transmitir rabia, fuerza, capacidad destructiva al máximo nivel, pero al final solo quiere cumplir su objetivo, llegar a tiempo al cumpleaños de su hija…
Otra BUENA historia sobre la relatividad de la bondad y la maldad, la psique humana, tan compleja, delicada, contradictoria…

Creerme, son dos horas de peli muy bien aprovechadas, sorprendentes, entretenidas, y para todos los públicos a partir quizá de los 14 años o así… tampoco sé muy bien como proteger a los niños en este mundo donde todo lo que se puede hacer, se hace… da igual leyes, justicias o morales.

Un día de furia 1993

Dioses Menores, reseña

Terry Pratchett… me siento una mierda cuando recuerdo que conocí a Terry Pratchett hace relativamente poco, y que no me dolió el alma con su muerte… cosa que sí ocurrió después de leer Dioses Menores y ver algunas adaptaciones al cine de sus obras de Mundo Disco.

Dioses menores forma parte de la famosísima (y más que tendría que ser) saga de Mundodisco, la mejor e insuperable saga de libros de fantasía aplicada. Una fantasía que recoge el testigo de los cuentos con moraleja, pretendiendo parodiar la realidad del mundo humano. Ya sea para pasarlo bien o sufrir con los descubrimientos de uno mismo y su entorno. Ya sea para aprender, y llorar, y reír…
Como me ocurre a menudo últimamente… siento que ya se ha hablado mucho y mejor sobre Mundodisco, por ejemplo en este vídeo que cuenta la filosofía Pratchiana con mucha claridad y estilo:

Pero retomemos, con DIOSES MENORES Terry decide tratar la religión. Así que nuestro protagonista es un monje, firme seguidor de Om, un poderoso dios representado con la forma de un toro. Deidad que el bueno de Terry no tarda ni cinco páginas en presentarnos en forma de tortuguita indefensa que habla y que nadie cree que pueda ser su poderosísimo dios del que habla la iglesia de Omnia, la ciudad estado bastión de la fe en Om. Aunque como digo, la fe hace tiempo que cambió de lugar y pasó de Om a la misma estructura de la iglesia que pretendía adorarle y ganar seguidores.

Fragmento del libro:
Muchas historias comienzan mucho antes del principio, y la de Brutha tuvo sus orígenes miles de años antes de su nacimiento.
En el mundo hay billones de dioses. Hay más dioses que mosquitos en un pantano. La inmensa mayoría de ellos son demasiado pequeños para verlos y nunca llegan a ser adorados, al menos por nada más grande que las bacterias, las cuales nunca dicen sus propias oraciones y no son lo que se dice demasiado exigentes en cuestión de milagros. Son los dioses menores, los espíritus de los lugares donde se cruzan los caminos de dos hormigas, los dioses de los microclimas que hay entre las raíces de las hierbas. Y la mayor parte de ellos se quedan así.

Porque les falta fe.
Un puñado de ellos, no obstante, terminan subiendo de categoría. El cambio puede ser provocado por cualquier cosa. Un pastor busca una oveja perdida, la encuentra entre los zarzales y dedica un par de minutos a levantar un montoncito de piedras en señal de agradecimiento general a cualquier espíritu que pueda haber por ahí. O un árbol de forma peculiar llega a ser asociado con una cura para la enfermedad. O alguien talla una espiral encima de una piedra solitaria. Porque lo que necesitan los dioses es que crean en ellos, y lo que quieren los humanos son dioses.
La cosa suele detenerse ahí. Pero a veces va más lejos. Más rocas son añadidas, más piedras son levantadas, un templo es edificado allí donde antes se alzaba el árbol. El dios se vuelve más fuerte y la fe de sus adoradores lo impulsa hacia arriba como mil toneladas de combustible para cohetes. Para unos cuantos, el cielo es el límite.
Y a veces ni siquiera eso.

Fin del fragmento.

Me encanta estos párrafos. Yo como escritor me ocurre a menudo que escribo un párrafo así pero con cualquier otra idea y ya no logro desarrollarla… Pratchett me da unas buenas lecciones literarias.

En el mundo hay billones de dioses. Hay más dioses que mosquitos en un pantano.
Terry Pratchett- Mundodisco: Dioses Menores

Bien, ciñámonos a la novela en sí.
Brutha, el monje analfabeto de corazón de oro, se encuentra con una extraña tortuga parlante mientras está trabajando en el huerto como le han mandado sus superiores de la iglesia de Om a la que pertenece. Todo esto ocurre en la ciudad-estado isleña de Omnia, cuya cultura recuerda, misteriosísimamente a la cristiana en su época de mayor poder político, con obvios márgenes de diferenciación. Omnia tiene una disputa con otra ciudad estado llamada Efebia, cuya cultura recuerda misteriosamente a la ateniense clásica en su época de esplendor filosófico. Ello, lleva a Vorbis, líder de la inquisición, a llevarse a Brutha que a su vez se lleva a la tortuga endemoniada o divina, ya cada cual lea a negociar la paz con Efebia. Para ello cruzarán el mar, y el desierto, y la ciudad, y todo tipo de divertidos peligros. Y luego regresar, disfrutando entonces de un poco más de seriedad (habiendo espacio durante toda la novela tanto para las risas como para las reflexiones) y experiencias místico-religiosas.

Para mí ha sido todo un descubrimiento. Como presenciar un milagro. La fantasía es un género que disfruto mucho en el cine y que en novela no me atraía nada por lo que se conoce como las dragonadas. Pratchett machaca el género y nos recuerda a todas que NO HAY LEY INAMOVIBLE hecha por las personas. Lo celebro. El mundodisco es un canto a la creatividad por erudición. Estudiar infinitamente todo lo que hay en la humanidad repartida por el azul mundo y luego retocar, fusionar, cortar y recortar, coges un nombre por aquí, una leyenda por allá, un dios por más allá y un cuento infantil, y una serie policíaca, y otra sobre abogadas, y hombres, y mujeres, y niñas y bebés, y verdes y rojos… y lo montas todo en una tortuga… pero le falta altura para darle epicidad, y montas cuatro enormes elefantes a la tortuga que ahora es cósmica, y encima de los lomos de los elefantes ya cabe perfectamente un planeta, un planeta plano circular (esto para vosotras, mis queridas seguidoras terraplanistas) y tan hermoso como peligroso, tan sumamente bello como absurdo… tan auténtico como el nuestro.

Para terminar, quisiera dar mis más sinceras gracias al gran escritor Guillermo Estiballes, quien me regaló este delicioso libro (porque dejarlos y que no los devuelvan nunca es una pérdida de energías absurda).

Así que ya sabéis niñas y niños y niñes, leed mucho, regalad libros y explorad la vida con la misma pasión que la literatura y al revés y viceversa o multiversa.

Dioses Menores, reseña