Rango: Por dinero, pero bien

Rango es una película de animación de la Paramount, así que esta vez no linkearé creadores por mis cosas de no colaborar con empresas acaparadoras de mercado cultural. Pero mira, me vi su peli, ja.

Bien, si me he animado a reseñar está película es por dos motivos importantes:

1.- Es un tipo de animación poco común en estos tiempos, donde no se endulza la imagen (tampoco es que sea amarga). Los personajes son feos, todos ellos, incluso la mujer que se enamora del protagonista (algo que ocurre rápidamente y absurdamente, cosa que mola por el siguiente punto.

2.- Es un camino del héroe más, PERO, te lo narran literalmente, contando los puntos por los que transcurre cualquier historia con las mismas características, dando como un aire a crítica del modelo.

El camino del héroe es un modelo de historias que funciona super bien con el gran público. Siempre se trata de una historia agradable, empatizable y con un gran sentido de la superación. En muchos puntos donde alguien desconocido y más o menos marginal acaba siendo reconocido por toda su sociedad y venerado como un gran personaje, suele terminar venciendo a un enemigo del colectivo y resolviendo una graaan crisis colectiva. Él solito aunque reciba ayudas. Todo así, muy grande.

Rango, concretamente, es un lagarto sin identidad propia (porque es una hoja en blanco) y está solo en la vida. De algún modo, es un tipo de creador enfrentándose a un inicio. Como vive en el desierto de Mojave, no tarda en inspirarse por el entorno e inicia su aventura montando un western con un cierto aroma postapocaliptico, y mete todos los ingredientes de manual. La chica de quien enamorarse, el conflicto social, el villano y sus secuaces, el toque de misticismo con su clasiquísimo mentor y la suerte que lleva el protagonista a pasar de ser un cobarde a superarse a sí mismo y vencer las adversidades. Ah, y muuuchas referencias del cine más conocido. Desde miedo y asco a las vegas a piratas del caribe e incluso con una persecución que podría ser la carrera de carros voladores de Star Wars. Y es que el actor de doblaje de voz es nada menos que el protagonista de ambas pelis mencionadas a parte de otros miembros que participan en los metrajes; todo queda en familia.
Por sus formas, la película me llevaba a pensar a menudo en el momento de escribir el guión. Yo creo que nació después de ver Fear and Loathing, que sin duda alguna es la obra que más a inspirado a Rango. El protagonista, llevando la misma camisa y con el cuello torcido al igual que la portada lisérgica de Fear and Loathing. Hay una escena de miedo y asco, donde el Jonnhy Deep alucina unos lagartos en un bar… y uno si no recuerdo mal está hablando de golf… definitivamente ahí sale la semilla de Rango.


Lo que aún no había visto yo es esa sensación de hastío de un artista reflejada en su obra, haciendo lo suyo por dinero de una forma tan marcada… encontrándose contando sus trucos, desvelando lo que muestra descaradamente porque claro, ya lo ha hecho muchas veces, ya se ha hecho miles de veces… Es que de verdad, incluso hay algunos pasos del camino del héroe que están hechos como con prisa y aburrimiento, como el romance. Quizá lo mejor logrado es la parte final, la marcha hacia el sol de cara en solitario, donde el héroe vuelve a quedarse sin identidad propia para ser solo el héroe de la gente y nada más… me parece que logra cambiar la perspectiva de la película y remarcar que en realidad es una crítica pero como cumpliendo con lo exigido por los que ponen el dinero.
Una vez más, es la misma historia pero con otro atrezzo… ¡Pero que pasada de atrezzo! Ahí empiezan las cosas buenas. Y es que visualmente me parece una película deliciosa, realmente hermosa. Cada personaje tiene su caracterización pulidísima y atractiva a su modo desde la fealdad, que eso es lo mejor, pero como digo, por fuera, el dibujo está muy bien, en cuanto la personalidad ya flojean todos, pues son arquetipos clásicos y ya. En especial las escenas de soledad de Rango son las mejores para mi, logrando sacarle mucha belleza a la imagen y empatización con la mayoría de creadores que trabajen solos.

¿La habéis visto? La recomiendo para una tarde de domingo, manta y palomitas. Hans Zimmer pone la banda sonora, nada más que añadir.

Rango: Por dinero, pero bien

La importancia de hacer la cama

La importancia de hacer BIEN la cama es un relato de Daniel Hermosel Murcia, publicado por Niña Loba editorial en su colección de relatos independientes semanales en la plataforma Lektu.

Hacer bien la cama, como la madre de Alicia le exigía, generó en ella un sutil programa mental, un pequeño y vírico recurso que se acomodaba en una rutina con forma de jaula.

Que elegantemente se puede criticar un sistema industrial, con sutilezas y saber hacer, con poesía y encanto. Así es como se presenta esta historia.

Al principio, se podría pensar que se trata de un manual de como hacer BIEN la cama, pero no tarda tanto en mostrarnos a un personaje atrapado y consumiéndose en una prisión en la que muchos nos hemos metido alguna vez (sino es que estamos ahí y lo llamamos nuestras vidas).

Esa sensación de convertirse en una herramienta, en parte del engranaje que mueve el gran monstruo, o como dijeron Pink Floyd, un ladrillo más en el muro.

Cuando todos los días son iguales, no hay forma de saber qué momento corresponde a qué jornada, pero da lo mismo. Cuando son iguales los recuerdos de uno u otro, ¿a quién le importa?

Como muchos otros relatos de Daniel, en la importancia de hacer la cama, se puede escuchar una musicalidad de fondo que acompaña el relato. En este caso (el mío), yo escuchaba una melodía deprimiéndose en un blues, envejeciendo Alicia, oliendo a fruta y ropa sudada, buscando en sus recuerdos momentos de libertad…

No quisiera hablar de más, sencillamente decir que se trata de una historia sutil, hermosa y triste, elegante y con una sonoridad increíble. Recomendaría leerla y hacerlo en voz alta, con un ritmo pausado, saboreando las palabras y dejando espacio para pensarlas.

Una vez más, Niña Loba toma otra buena decisión y hace un excelente trabajo publicando otro buen relato.

Y por si aún no os convencí, mañana en la mierda postmoderna, en el canal de YT de Daniel, presentamos su relato, no os lo perdáis! Aquí está:

Lo que yo me caí casi la mitad del programa. Cosas del directo y mi conexión de cueva.

¡Me lo lean!

La importancia de hacer la cama

Un poquito sobre La surfera de Higuer

Estuve reticente en escribir esta entrada, pues es como una reseña a mi propio relato… lo cual queda feo… pero me decidí cuando leí la entrada que escribió: José Andrés, sobre su relato Salado también publicado en la colección de niña loba (y reseñado por mi, jiji), José añadió un montón de información sobre todo lo que envuelve a Salado y después de leerlo me dio como un gusto extra al recuerdo de la lectura del relato; mola. Me parece que puede quedar bonito y ser divulgativo sin caer en el spam excesivo ni pesado ¿no? probaremos.

La surfera de Higuer, embrionada:

El relato nació en una semana de verano en la que yo moría de nostalgia. Soy nostálgico ya de personalidad, pues además regresaba de casa de mis padres después de una larga temporada de viaje. Fui a la playa con amigos y amigas con los que me crie por la noche, algo que algunos años atrás nos gustaba mucho y quisimos revivirlo. Lo bueno de esa experiencia es la tranquilidad que suele haber y el gusto de bañarse desnudos sin ningún tipo de pudor ni incomodidad por la penumbra y la confianza. Y ahí estábamos ya secándonos en la orilla y fumando un poco… ahí nació la idea inicial, que como siempre mutó bastante antes de llegar delante del portátil para transcribirlo. Ahí, mirando el mar en la penumbra, con un oleaje suavísimo y el agua aún caliente de todo un día de sol.

La anécdota del D20:

Esta es una historia divertida de aquellas que solo ocurre cuando te juntas con peña interesante que por su forma de vivir siempre se apuntan a un bombardeo, a una aventura. Así fue como partiendo del programa la mierda postmoderna donde presentamos La surfera con Daniel Turambar y Darío Méndez, editor de Niña Loba, Raúl Sánchez me propuso tirar un dado D20 en la web Roll20 para decidir cuantos euros pondrá para comprar mi relato que está a precio libre. Eso fue lo que pasó:

Reseña en vídeo Daniel Turambar:

De qué trata La surfera de Higuer, subtexto/autolectura

Esto es lo típico que no recomiendan que cuentes, pues no se explica lo que uno escribe… pero eso no es una explicación, sino mi lectura propia de la Surfera.

El objetivo que me propuse fue imprimir de la forma más sencilla posible el sentir de la nostalgia. Una historia que cualquier persona pudiera leer, comprender, disfrutar independientemente de su edad, cultura, experiencias y lo que sea que nos divida, excepto la lengua, claro…
Pero por mi gusto por la metáfora y el simbolismo diré:

Que la surfera es el espíritu aventurero imbatible, superviviente y curioso de las personas.

El pescador es el recuerdo, el pasado que da perspectiva al presente.

El mar es el ritmo vital, que nos lleva y manda, nos da y nos quita.

El barco del pescador son las costumbres que se arraigan fuerte hasta convertirse en tradiciones de las cuales no se recuerdan sus inicios.

Y la historia, el relato, es la propia vida, construyéndose infinitamente en esa amalgama de subjetividades y sentidos, confusiones y placeres y dolores.

Presentación en la Mierda postmoderna

Y eso es todo por ahora, espero que os haya gustado y que os animéis a leerlo, La surfera de Higuer, a precio LIBRE en Lektu.

Un poquito sobre La surfera de Higuer

El día que todo empezó a ordenarse

El impulso suficiente para aletear un poco más y seguir siendo comida para el entorno, que observamos impacientemente, se parece en lo de observar y aletear de un buen lector.
El día que todo empezó a ordenarse es un relato corto de Raúl Sánchez publicado en la colección de relatos de niña loba.

Escribiendo una especie de diario, un vigilante de zoológico describe como las mariposas de todo el mundo han muerto y el efecto que levanta el huracán… un huracán tranquilo, sin anunciar, desconcertante. Un relato que a mi parecer muestra una visión de la humanidad respecto a su forma de actuar ante la existencia. Decantándose casi siempre por una contemplación, una acción pasiva y poco decidida. Marcando también que quien se atreve y se envalentona para participar activamente tiende a ser visto (o a ser) como un loco, porque al fin y al cabo la incertidumbre de la vida lleva a eso, o no actuar, o actuar sin referencias que remarquen seguridad, lógica. No estamos diseñados para ello por nuestro tamaño y dominio de nuestras habilidades… tan solo peleamos cuanto ánimo tenemos para hacerlo y punto.


He de decir que su final es muy de escritor flipado… como un Bukowski en su mejor época. Lo cual estaría mal si no estuviera bien metido. Pero lo está… y es esa guindilla que te deja un regusto ácido y vicioso, lo suficiente para reactivar en la lengua las ganas de saborear.
La historia marcha a un ritmo muy pausado y medido como un paseo en mitad de un apocalipsis silencioso…

Una vez más, otro relato que recomiendo mucho de leer de la colección de Niña Loba.

Como curiosidad diré que presencié virtualmente el momento en que se aceptó la publicación de El día en que todo empezó a ordenarse, además, está grabado. Aquí lo comparto, peña, HISTORIA DE LA LITERATURA:

Leed mucho, leed bien, disparad a los coches para observar como sus cristales se rompen sin estallar en una gran decepción. Ah, y amad… si nos vamos a morir, a matar y joder, por lo menos no os vayáis de la vida sin haber amado profunda y sinceramente…

El día que todo empezó a ordenarse

El cielo de los topos — TAM-TAM PRESS

Por MIGUEL CASADO.— El poeta y crítico literario Miguel Casado (Valladolid, 1954) llega al XIII artículo de su sección “Tienda de fieltro”, en la que va desgranando sus reflexiones al hilo de distintas lecturas, en una reivindicación de la escritura como manera de estar en el mundo y de reinventarlo. La poesía del chileno Bruno Montané y su lengua propia protagoniza esta nueva entrega.

El cielo de los topos — TAM-TAM PRESS
El cielo de los topos — TAM-TAM PRESS

El nido de Hubris

Un relato escrito por J.V. Gachs, publicado en Lektu en la colección de relatos de Niña Loba editorial.

Ay, peña, que bonito relato con tanto contenido bien metido. ¿Qué pasaría si alguien inmortal se muriera? ¿Qué haría su familia con él? que no dispone de ningún método funerario pues… nunca han usado uno. Tremendo y profundo relato que explora la vida, la muerte, sus significados, la transcendencia, el aburrimiento existencial…

Creo que está será mi reseña más corta de los relatos publicados individualmente por Niña Loba, y no porque no tenga mucho que decir sino que hay demasiado; me iría por las ramas constantemente y quedaría una reseña kilométrica sin sentido. Así que intentaré evitar eso en la medida de lo posible.

La historia nos cuenta como la muerte de un ser inmortal perteneciente a una tribu de inmortales desmorona todo el funcionamiento social de la misma. Rompe el equilibrio perfecto encontrándose con un montón de cuestiones irresolubles cuando ya llevaban milenios repitiendo los mismos patrones de comportamiento con un éxito total, rotundo, absoluto.
Se trata de un relato clásico, con su inicio, desarrollo y desenlace. Con su momento de impacto que desenvuelve toda la historia a continuación y su lectura es super amena y agradable como montar en ferry o ir en tren un día soleado y apacible. Una delicia que he disfrutado mucho de leer en un bosquecillo que hay cerca de mi casa con el lujo añadido de escuchar los pájaros cantar. Los cuales me han dado como un envolvimiento extra para leer el final…
Me ha encantado que en este relato exista la idea del ciclo de la vida de muerte y resurrección, que queda a lo largo de toda la historia impregnado como un perfume suave y dulce. Es una de las cosas que no me gustaron del relato que reseñé anterior, mil muerte por lápida, aunque tampoco es que importara lo más mínimo, pues cada historia tiene su cosmología personal y adecuada y así debe ser y lo importante es respetarla tanto como autor de la obra (imprescindible) como lector de la misma (altamente recomendable). Para mi la muerte es solo el inicio obligado de otro viaje y es bello y perfecto que sea así… no hay más descanso que el que puedas proporcionarte asumiendo la idea del mismo, pues ni dormir es descansar solo es otra experiencia de vida.. ¿Veis? Ya desvarío… lo cual pensándolo bien, es uno de los regalos que ofrecen los relatos de este tipo, sencillos por fuera pero muy complejos y llenos de ideas enormes que te permiten darle vueltas después mientras paseas o te relajas tumbado en la hierba de un parque.

Las llamas flotaban alrededor del Hubris sin otro efecto que proporcionar una bonita iluminación púrpura…
J.V. Gachs

Retomando, Nido de Hurbis es un hermoso relato con una importante espiritualidad, buen humor, deliciosamente escrito por una autora filóloga clásica con unas iniciales misteriosas como una anglosajona que me intriga considerablemente…

En definitiva, una obra idónea para abrir la colección de relatos de Niña Loba, y seguro que eso mismo pensaron cuando tomaron la acertada decisión de publicarlo. Imperdible, corto y super agradable, te deja con un poso al que puedes recurrir las horas que desees y puedas darle vueltas a todo lo que te plantea.

¿Os gustaría ser inmortales? ¿Qué haríais en ese caso con el “tiempo inacabable” de vuestra existencia?

El nido de Hubris

Omduart — Altavoz Cultural

¿Quién es Omduart? ¿Cómo y desde cuándo te relacionas con la literatura y qué otros intereses tienes? Omduart es un ego artificial que me inventé para escribir sin volverme gilipollas como me ocurriría si me identificase conmigo mismo como “el gran escritor” que por otro lado necesito ser para sentarme y terminar cualquier obra. Me […]

Omduart — Altavoz Cultural
Omduart — Altavoz Cultural

Ele y lo imperdonable, Omduart — Altavoz Cultural

Ele estaba maravillado, le caían las lágrimas de la profunda emoción arrancadas por ese final tan misterioso y que seguramente solo él había entendido. Tras terminar de leer Los detectives salvajes, Ele, como siempre, se quedó callado unos segundos, observando la portada. Él llamaba a esa meditación final la vuelta al caos. Una vez más, […]

Ele y lo imperdonable, Omduart — Altavoz Cultural
Ele y lo imperdonable, Omduart — Altavoz Cultural

¿De qué va Lía?

Uuuuh, que bien suena todo esto! comedia negra y repleta de filosofía. Imperdible! seguidle la pista a Yordanka Almaguer.

Dejé de ser Gorda y Ahora soy... Escritora

Oh, qué desgracia
la gente nace y se muere,
nosotros también nos moriremos pronto
así que actuemos como si estuviéramos
muertos ya.El pájaro se posa en el espino
pero también se muere, enseguida.
A algunos tipos los cuelgan, a otros les disparan.
La condición humana es desgraciada.
¡Oh, qué desgracia!, etcétera.Londres es un sitio muy triste,
Shropshire es mucho más agradable.
Así pues, sonriamos para hacernos un sitio
en la gracia malsana de la amable naturaleza.
¡Oh qué desgracia, qué desgracia! etcétera.

¿Por qué comencé con ese poema?

El exergo de mi novela Lía, el Sexo Oscuro, pertenece a uno de estos versos de Ezra Pound.

¿De qué va Lía?

Lía solo puede tener sexo con hombres que están a un paso del suicidio.
Esvelta es la mejor amiga de Lía y la ama en silencio.
El hombre de las hierbas disfruta exponiendo su cuerpo a las mujeres, pero…

Ver la entrada original 218 palabras más

¿De qué va Lía?

Un taller automático

Texto escrito desde el inconsciente alrededor de mi concepción de un taller.

No hay lecciones que alumbren más que las verbenas de san juan en mitad de una embarcación. No dejes que se apague, pero tampoco que lo queme todo. Bebimos demasiado ayer, pero cuánto aprendimos. Las profesoras y los alumnos a veces se casan y otras se rebelan y tienden al asesinato de sus antecesores. Vivimos tiempos extraños, pero es mejor eso, vivirlos ¿no? todos lo son, pero algunos van más cargados de información y opciones que otros. La esclavitud cambia de forma per nunca jamás se puede abolir. Ni se crea ni se destruye, lo recuerdo, nada lo hace, ni se crea ni se destruye, se transforma y no necesariamente desde la voluntad de un ser consciente. Que tiempos más extraños. Me toca escribir un relato donde un héroe inicia su camino. Donde un maestro le da una mano. Encuentra algo, como podría ser una impresora 3d, bebe algún tipo de veneno porque no todo puede ser tan fácil, se pelea contra algún dragón porque no todo puede ser tan original y usa una espada para atravesar algo porque que más podría usar? bebemos, bebemos mucho. Pero Dani invita, sabe que cuanto más tragamos mejor escuchamos y puede soltar buenas lecciones que servirán para forjar relatos trabajados, de aquellos que da gustirrinin de leer. Qué tremendo amanecer nos espera cuando cierren la terraza. Oh, no, espera, está cerrada… por eso bebemos de botella, nadie no s sirve y para mear usamos el callejón. Somos escritores, y cometemos faltas y delitos como cualquier otro, pero somos junta letras y hay que hacer sacrificios a nuestras divinidades de vez en cuando. En salud, en tiempo, en amistades incluso y hasta en dioptrías, que también son salud, dijo el cerebro chamuscado. Escupa frases, verdes que te quieran y que no quieran votar, ya no hay representación. Pero seguimos estudiando, aprendiendo y compartiendo. Mis virus son tus virus en cuanto me hayas leído y se apoderen de tus ondas cerebrales, ay, que feo suena, conspiranoia pura, anti lo que sea menos contra la irracionalidad del ser, lo que nos mantiene unidos. Estaremos a salvo mientras terminemos una sesión más de escritura automática y mañana dios dirá, o no porque suele hablar mudo, porque no nos hizo a su imagen, para qué haría algo así pudiendo hacerlo todo. ¿Alguien llegaría tan abajo en la lectura de lo que podría ser la vida? ¿Tan integrado estás? ¿Taaan loco? Ama, ama y ama.

Al terminar el texto, he corregido ortográficamente para que se pueda leer sin dolor en los ojos, más o menos. Pero conserva la frescura de lo que surja sin decidir, sin pensar propiamente dicho. Gracias por leer.

Un taller automático