EL DISCURSO DEL ODIO. Por Juan Cuvi —

Andrea Camilleri, escritor, comunista de cepa y, por si no fuera suficiente, siciliano, murió hace pocos meses. En una de sus últimas entrevistas reflexionaba amargamente sobre la carencia de memoria de la sociedad italiana, y encontraba en ello la explicación para el fenómeno Berlusconi.

EL DISCURSO DEL ODIO. Por Juan Cuvi —
EL DISCURSO DEL ODIO. Por Juan Cuvi —

NO-PLATA, una editorial burgalesa sin ánimo de lucro, con el fin de generar cultura sin que el artista asuma ningún riesgo económico.

burgando

zine4

Así nos acercan No-Plata su trabajo en esta entrevista

El pasado mes de Mayo veía la luz uno de esos proyectos que ilusiona ver por tu ciudad, aparecía un colectivo llamado No-Plata, que ya suena bien de primeras, y que con el, llegaba su primera referencia “AGNI”. Un fotolibro de los artistas Paola Arbildua y Álvar Alonso con fotografías analógicas de India y Nepal.

Lo presentaban en espacio tangente, tanto la editorial como el primer fanzine, junto con fotografías, dos trabajos audiovisuales sobre India y Nepal de Álvar Alonso y una exposición que duró 10 días, 100 fanzines vendidos en menos de una semana y el comienzo de un proyecto que nos cuentan y desglosan un poco más en esta entrevista que les formulábamos, así nos cuenta No-Plata su proyecto 

Ver la entrada original 1.027 palabras más

Galería

Reseña de Amberes

Amberes, de Roberto Bolaño, una reseña creativa

Roberto Bolaño

Una novela escrita viente años antes de su publicación (y se nota). El autor refleja con claridad sus ideas nuevas en contraste con su versión más joven de sí mismo en las dos primeras páginas. Amberes presenta un escritor viajero viviendo una vida de poeta. Comiendo poco, durmiendo menos, fumando mucho y follando cuando se puede; fuerte, valiente, aventurero.

La edición que compré es debolsillo (muy recomendable, barata, bonita y manejable), diseñada por la editorial Alfaguara. La primera vez que se editó fue de la mano de Anagrama en el 2002.

Especialmente la recomiendo a los fans de Bolaño después de leer al menos dos o tres otras novelas (yo tenía estrella distante y Los detectives salvajes a la espalda antes de enfrentarme a Amberes). Conociendo al autor de antemano la lectura se convierte en un juego familiar que se trata de algo mucho más complejo y profundo de lo que puede parecer al iniciarse.

Amberes de Bolaño es el único libro del que se sentía orgulloso en sus últimos días de vida. La razón fue porque nadie había conseguido descifrarlo…

Después de leerlo detenidamente (más o menos dos o tres veces cada página antes de continuar) creo que es una respuesta un tanto injusta. No se trata de una novela en prosa sin más, cada línea está vestida de poema; se escucha la melodía… eso hace que sea confuso; nunca está claro cuando te cuenta un recuerdo, un sueño, algo imaginado o se trata de simbolismo. Queda todo mezclado con elegancia y belleza. Una novela enigmática, con crímenes y personajes tenuemente dibujados entre sombras y dudas. El autor, personificado como sí mismo en lugar de usar su traje de Arturo Belano, se presenta y habla con su propia voz.

Personalmente he disfrutado mucho esta lectura. Me sentí muy identificado con ella siendo un gran divertimento para mi escribir de un modo parecido, mezclando sueños y realidades con pensamientos e imaginaciones. Un mundo propio, poético. Creo que es una novela que nace partiendo de apuntes en libretas, sin orden específico, ni tampoco una intencionalidad que una cada fragmento. Por eso también los capítulos son de una página mayormente. Se podría tratar, tranquilamente, de un diario de poeta, donde se mezclan hechos y poesías en distintos estados mentales, sobriedad, soñolencia, ebriedad, fatiga, relajación…

La mejor forma que tengo de reseñar esta novela es con mi ya clásico sistema creativo. Y aquí os lo dejo, disfruten:

En la Estrella de mar sucede cine nocturno. El jorobadito se encarga de entablar la pantalla blanca entre los árboles. Las proyecciones suelen tratar de policías, crímenes, misterios y poesía enmarañada como decenas de viejas redes de pesca. El autor camina en la oscuridad, se acerca a cada mujer que huele a mar; sabe que las palabras clave son «playa», «rubia», «bodega». El policía se pasea por el acertijo, mantiene la luz apagada, la mantiene; fuma, fuma mucho, el autor invita. Decían que de noche vagueaba, se dormía, que pagaban a un guardia por mantener la pantalla encendida y la puerta cerrada. No es cierto, por la noche trabajaba, por la mañana escribía y leía, por la tarde hacía el amor con turistas que no hubieran sido asesinadas esa semana. Ser perseguido podría darle interés a la vida, siempre y cuando no sea Colan Yar.

Muchas sombras se aprecian en la pantalla hablando con otras que permanecen fuera de plano; hay todo un mundo más allá de los laterales del monitor del vigilante y él puede intuirlo.

De Barcelona a las calles de Amberes solo hay un par de copas de vino y arena envejecida entre los dedos de los pies. Un poco de sangre y una perversa mirada que se clava en la nuca de una joven morena. Unos libros mal cuidados y libretas perdidas. Jóvenes desnudos, sexo, sexo y espectadores horrorizados. Nadie sabría cómo actuar… y una joroba se dejaba entre ver en aquel pasadizo hacia ninguna parte. Całkowita anarchia.

De verdad que ellos y ellas quieren hablar; lo intentan, gritan, puedo ver sus labios moverse y gesticular su mandíbula pero no hay voz. ¿Sigues la pista? ¿Ves el largo pasillo terminar?

Reseña de Amberes

Arte por todas partes

No hace falta inventar mil conceptos y dimensiones para demostrar que cualquier basura puede ser arte. Tampoco hay necesidad de engañar ni mentir ni cobrar en oro.

«Aunque tu no conectes con ello, ni significa que otros tampoco puedan hacerlo». Un gran pretexto para vender mierda y enriquecerse mientras artistas que se dedican a desarrollar su técnica, voz propia, métodos de transmisión de ideas, estructuras y demás siguen trabajando de camareros, recepcionistas, guardias y porteros.

Comparto con vosotras, mis queridas lectoras, un pequeño texto automático sobre el arte y unas cuantas fotos artísticas hechas en esta nueva aventura que vivo en el país del ceviche, Perú.

Parapente en Miraflores, Lima

Hay arte por todas partes. Puedes observar sin esforzarte mucho que hay pintadas en las paredes, niños que corren descalzos, perros que juegan y buscan un rincón privado para aparearse, gatos pidiendo comida, hombres de bigote plateado limpiando las botas de una bella mujer que quizá se prostituye noche sí noche no… hay arte, abundante, por todas partes. Un cartel afirma que se encuentran hombres trabajando; al lado, dos mujeres manteniendo limpio e parque. Gente humilde que pide dinero para dar de comer a sus hijos afirmando que mejor eso que robar, mejor eso que seguir pidiendo trabajo y escuchar un: ya te llamaremos al salir de la entrevista. Vendedores de caramelos que asaltan los coches en semáforos. Comida. Verdadera delicia de comida, olores intensos de fritanga variada por las calles; estrechas y sucias calles con pegatinas llenas de números de teléfonos. Masajes: whatsapp, alquilo apartamento, habitaciones para estudiantes, vendo opel corsa… Por todos los rincones; arte. Gente vociferando las rutas que hace su envejecido y maltratado autobús.

Autobús Limeño

Pegatinas del tiempo donde el comunismo decía hacer la revolución a base de bombas y asesinatos. Manchas de sangre con forma de corazón; noticias a todas horas de ladrones organizados. Taxis rosas, verdes, azules. Moto-taxis. Hay arte por todas partes y si no lo hay se monta. Exposiciones de cuadros en el parque Kennedy. Exhibiciones de parapente en la playa con señales de humo, poemas aéreos. Y el sol, sacándole color a la ciudad gris, como pintura en un lienzo. Gente cantando, tocando el arpa, el saxo, la gaita, flautas de todos los tipos, por tan solo unas monedas, lo que tengas suelto en ese bolsillo medio raído antes de que te las roben o las pierdas dentro de una máquina tragaperras… Belleza en forma de mujeres sentadas en banquetas decoradas. Enanas, vivas y guerreras comprando flores. Lectoras en parques verdes disfrutando de la soledad. Idiotas esforzándose en demasía en sacar un pequeño intento de risa… y yo, un humilde escritor, recitando poemas con el sombrero puesto, tocando la armónica, aunque sea mal acierto una de cada cuatro notas.

Parque Kennedy- Miraflores, Lima
Gente leyendo en Miraflores
Exposición de cuadros en Miraflores
Equilibrio en Barranco, Lima
Enana comprando flores en el Parque Kennedy, Lima
Belleza sentada en mosaico
Idiota y su gracioso ojo reseco

Hay arte por todas partes ¿lo puedes ver?

Arte por todas partes

Los comienzos

Hoy reviví mi infancia después de ver este vídeo:

De niño, en el colegio, hicimos un taller de una semana (creo recordar) sobre la prehistoria. En él aprendimos a hacer fuego con barras de magnesio, con piedras y con palos. Aprendimos a hacer bolsas de piel y la forma natural de organizarse de los seres humanos de la época. Esas memorias, el vídeo, la película… me hizo reflexionar. Ahora, después de haber descubierto el fuego hace tanto tiempo… ¿Cuántos de nosotros sabría hacerlo sin utilizar un encendedor de algún tipo? ¿Se acostumbraron a comer cocido nuestros ancestros y olvidaron el sabor de la carne cruda hasta el punto de rechazarla automáticamente una vez tuvieron el fuego a su disposición? ¿Hasta qué punto sabríamos desarrollar de nuevo la tecnología a la que nos hemos aclimatado hasta olvidar cómo hacíamos las cosas sin ella… sí la perdiéramos. Pienso en cómo escribiría lo mío si solo tuviera papel y lápiz, o incluso más lejos, si solo fuera capaz de redactar rallando una superficie usando un mineral más fuerte… o quizá tinte vegetal sobre piedra. En cualquiera de esos casos, ahora mismo no soy capaz de hacerme la idea de lo que supone eso. Me asusta, me asusta la dependencia a ese nivel, tanto que llevo ya unos años intentando aprender cosas que me permitan ser un poco más libre, autónomo. He aprendido un poco sobre construcción de casas, otro poco de electricidad, otro poco de tuberías, agua, su transporte y acumulación. Aprendí a hacer un secador solar, un horno y también y muy importante, a cultivar. Creo que no deberíamos olvidarnos de esas cosas, como raza humana estamos en una fase en la que ya solo aprendemos a usar la tecnología moderna que hemos logrado generar y olvidamos lo anterior, que era más sencillo y exigente en recursos. ¿Has pensado alguna vez cómo se fabrica un teléfono móvil? ¿O una lavadora? Su versión anterior sí está en manos de la mayoría de humanos, limpiar la ropa al río o ir a la plaza del pueblo para encontrarse con los conocidos y amigos. Ahora todo requiere una cantidad de conocimientos solo alcanzable por pocos o particionado entre muchos; todo igual de inalcanzable si se pierde la información de cómo fabricarlo y usarlo.

Aquí os dejo mi reflexión para que debatís o penséis en ello mientras navegáis por las redes entre memes y fakes news.

Unas raíces soterradas, convertidas en un show y no en una memoria de seguridad.

Somos tecnológicamente huérfanos.

Los comienzos

Reseña de Pornoburka de Brigitte Vasallo

Mini descripción de la propia autora.

Una novela cómica desde el enfado. Una historia escrita desde la ficción para reivindicar el derecho al respeto cultural, religioso, social, sexual, humano. El tema central de la novela es el carnaval de máscaras que es la raza humana, donde cada cual se construye a sí mismo creyendo que eso es lo correcto y lo justo, en un barrio de Barcelona, el Rabal, el antiguo y más sincero barrio chino. A cada página, Brigitte aprovecha la oportunidad para dibujar el paso del tiempo en una comunidad cada vez más trastornada por un ayuntamiento que se cansó del tipo de personas que vivían en la zona, a su manera y posibilidades que ellas mismas tenían que buscarse.

Algo muy interesante que plantea la escritora es el hecho de la meta-literatura cuando habla de una performance denominando Pornoburka. Este show se hizo de verdad en el MACBA, se trataba de una presentación performática del libro organizada por Colectivo Cautivo.

Creo que mi escena favorita es la fantasía sexual exagerada de Jor-dee, quién es un catalán, gay, blanco y joven que se queda embobado observando a un más joven paquistaní, llamado Lahore, inmigrante, trabajador en un supermercado como chupa con verdadera y muy improbable pasión un plátano. Se trata de una escena de humor que con sencillez y risas muestra claramente lo que creo yo es el mensaje central de la novela. La perspectiva de unas personas que, sin dejar de ser una fantasía en su mente, creen que es cien por cien real la forma en que viven, piensan y son los demás, los extranjeros. Aquí, en ese instante entra un burka azul, desbaratando la idea de libertad barcelonina, entre homosexuales, inmigrantes que se buscan la vida trabajando muy duro, policías, charnegos que construyeron una ciudad que ya no les pertenece, putas, yonkies, delincuentes de poca monta y un largo etcetera que da para ocupar toda la rambla/frontera del rabal. Una cosmovisión acotada que no permite empatización fuera de la misma. Pues una mujer es libre de chupar dos pollas desconocidas por noche por su placer y disfrute, pero no lo es cuando decide ponerse un vestido que le cubra la cara, aunque ello no tenga porqué limitar su libertad.

En definitiva, se trata de una narrativa pulida, muy divertida, especialmente si se conoce un poco Barcelona. Intuyo después de ver varios vídeos donde Brigitte hace conferencias, que hay una cierta cantidad autobiográfica, mezclada con la ficción. Como escritor me pareció un poco floja técnicamente, y es que su autora no es escritora de raza, en el sentido de que no escribe para ofrecer el mejor de los libros que es capaz sino más bien es una activista, cuyo objetivo principal es transmitir ideas. Con eso quiero decir que sí escribe bien y logra su objetivo a la perfección y muy buen humor, pero no se interesa por el aspecto más literario, cosa que se nota en algunos fragmentos donde se podrían usar herramientas más adecuadas o precisas, o una forma de marcar la voz de los personajes más poderosa y definida.

Insisto, es una buena novela que he disfrutado mucho y la que recomiendo. Fácil lectura, te atrapa con fuerza (he llegado tarde al trabajo por terminar el que ya era el cuarto “último” capítulo que leo y paro).

Algo que también quiero recomendar es conocer mejor a Brigitte Vasallo, es una mujer muy inteligente e interesante, lúcida y gran conocedora sobre género y relaciones afectivas; tan es así que (Para los que necesitan crédito y validez de licenciaturas) da clases en la universidad autónoma de Barcelona.

Aspectos que destacaría fuera de la esencia del mismo es el uso de varias lenguas. Tiene fragmentos en catalán, gallego e inglés, todos muy bien meditados pues siendo solo castellano-hablante puedes comprenderlo perfectamente. Como catalán, me resultó sencillo, divertido y muy bien escogido, incluso la parte gallega es fácilmente entendible. Otro aspecto interesante es las escenas de fantasía que son espectaculares, petardas, a veces casi sexys y siempre hilarantes y divertidas.

Y nada más queda que dejar info varia, cosa que siempre hago linkeando palabras clave.

Aquí un vídeo presentando el libro:

Link de compra en físico online:
https://www.traficantes.net/libros/pornoburka

Reseña de Pornoburka de Brigitte Vasallo

La comedia

Y partirse el culo

La comedia nos salvó de la auto-destrucción, le debemos mucho a esto que incluso definirlo más allá de la simple observación de: Es aquello que genera risas y alivia tensiones, es realmente difícil.

Hacen unos programas de comedia interesantes últimamente en España. Como es La vida moderna:

Adoro el humor, me encanta reírme y lo considero un ejercicio imprescindible para cualquier ser humano que pretenda sobrevivir a esta era tan sumamente sobrecargada de estímulos (muchos de ellos negativos) que te llevan a un estrés constante y varias de las veces al odio…
Por ello, algo que no comprendo es el denunciar a un cómico… si lo que hace es hacer reír, su obra es siempre y por pura lógica un ejercicio creativo para generar risa. Podrá lograrlo o no, te gustará o no, pero un cómico, por definición, no está ahí para ofender ni hacer sentir mal a nadie… por ello, quiero afirmar la legitimidad que tiene cualquier persona que se ofenda por una broma, a darle una hostia al humorista en cuestión y no el derecho a denunciarle. ¿Se entiende? No metáis el sistema en eso, no tiene derecho alguno sobre la comedia. El sistema ya regulariza muchas cosas que no debería y no necesitaríamos que lo haga, no vendáis la comedia.

Aquí comparto mi reivindicación en forma de relato:
Por una comedia que tenga derecho a la torpeza.
La comedia es acción

Este relato mío está centrado en ofender a un máximo lograble de colectivos. En especial todos aquellos que ya han denunciado en otras ocasiones a cómicos. Todo ello en forma de ficción dramática y violenta. Lo importante es conocerse, lo bonito es ser y poder reír, aunque a veces solo te provoquen náuseas o ganas de matar… Todo lo que digo es que la comedia no debería legalizarse ni prohibirse, es un ente que vive con nosotras y debemos experimentarlo así, individualmente. Si te ofendes dilo pero no denuncies. Si no te gusta haz lo que creas al respecto, pero sin jueces ni policías…

Lo importante es conocerse, lo bonito es ser y poder reír, aunque a veces solo te provoquen náuseas o ganas de matar…

Los límites de la comedia

Dejo claro mi fanatismo por Ignatius, el mejor humorista español de la historia (quizá y a pesar de su procedencia inferior canaria).
Ya se ha hablado bastante sobre la censura y en especial en estos tiempos actuales donde en principio deberíamos gozar de más libertad pues estamos en una democracia, la cual ofrece la libertad de gobernarse (y de censurarse), pero aquí estamos, con cómicos en tribunales, titiriteros en la cárcel y raperos exiliados… que tiempos más extraños. Estoy contento de ser escritor y formar parte de una de las profesiones artísticas más marginadas y de difícil subsistencia de todas. A favor, no somos nadie, eso nos hace libres de expresarnos como queramos, creerme que los artistas más perturbados, agresivos, valientes y locos somos nosotros, los junta letras, pero no lo sabéis porque no se lee mucho y de lo poco que se lee se lo lleva el 80% Reverté, Jurado y una tal princesa del pueblo… nada nuevo ni preocupante, seguiremos escribiendo para vosotros, los y las lectoras adictas a las palabras fulminantes de estos planetas de papel.

Aquí os comparto otro relato mío donde expreso lo que no debería poder ofender (mostrando una falta de respeto si te ofendes). En este continúo con la dinámica de crear un cómico participante en el Picnic con el programa de Phi Beta Lambda:

El humor binario

Y su tercera parte que da cierre a la trilogía sobre la comedia en mi universo abriéndose y compartiéndose:

La comedia soñada

Y que no se os olvide:

El humor es la mejor vaselina para hacer entrar sabiduría.
La comedia