La maleabilidad de la poesía

Tan volátil, tan libre que…

No necesita esqueleto.

Es viento, por el movimiento de gigantes,

Aves,

Montañas incluso.

Si la creatividad no parece tener ningún final, la poesía se creó para representar eso.

Hace poco me retaron a crear un micro poema usando únicamente los títulos de 3 a 5 libros.

Este fue el mío:

micro-poema, libros.png

El reto vino dado por un profesor de un conservatorio de León llamado, Juan Luís García. Aquí la noticia.

TinaDeLuisMicro-poema
Tina de Luis
Lorena IpuntoMicro-poema
Lorena Ipunto
MicroPoemaRoman
Román Sanz

 

Micro poema con libros
Elisa García
MicroEli01
Elisa García

 

Jordi Ledesma

Al participar en este reto, me acordé de un libro del que hablé en el blog. Escritura en a libertad. La poesía permite tantas formas de expresarla como un río de cambiar de forma, profundidad, dirección…

La poesía no necesita forma. Es río sin estar sujeta a nada.

Poema propio a la poesía, semi-automático.

La manzana del árbol creció tras la última lluvia, sin más futuro que una única caída libre como vida. Se la estaba comiendo un gusano, un humano la cogió y la mordió. Mordió la manzana y medio gusano. No hay disgusto para aquellos que aprecian la vida, para los que conocen su lógica.

Se la terminó, y el gusano también.

Se tumbó bajo el manzanar, aquella persona sabía disfrutar de su fruto, de su sombra y hasta de su tronco como apoyo.

Semillas sintieron su nacimiento en aquel antro cálido y húmedo como vientre de madre.

Hermosas manzanares brotaban del interior de la persona. Rápido crecieron, a explosiones.

Atravesar la piel fue mucho más fácil de lo que una persona pudiera creer.

Los nuevos manzanares querían abrazar a su progenitora y se afanaron a crecer. Se retorcían en el aire, ampliaban sus cuerpos con hojas captadoras de luz.

Espirales, espirales vegetales vivían y respiraban fuerte. Duendes suicidas se colgaban de ellas. ¡Que bueno ser inmortal!

Yo no quiero ser más alimento, no quiero reciclarme más. Para ello me aparto del ciclo. Rompo con el Samsara. Lo abandono. Lo dejo. Como si nunca lo hubiera amado. Como si siempre hubiera podido irme.

Ahora me reinventé.

Copié del viento y el agua sus formas.

Me llené el cuerpo de sangre, y aprendí algunos bailes. Reinventé los pasos.

Crecí hacia abajo y reinventé la espiral.

Ahora si que sí. Ya sé volar.

Soy canto, y mujeres y hombres sueñan con que vivo en sus corazones.

Los ocupo, los acelero, los reinvento y me voy otra vez. Una y otra vez.

Hincho tus pulmones, reinvento el grito eufórico.

Reinvento tu latido.

Soy y seré vuestro lenguaje favorito.

El único lenguaje que interprete vuestra alma.

Que la exprese con palabras.

Estos son unos pocos ejemplos de la libertad de la poesía. Puede que muchos poetas no estén de acuerdo (Nada más humano que la contradicción), y también tienen razón.

No hay otro lenguaje que exprese mejor las emociones humanas. Este nuestro lenguaje emocional, la poesía. Quizás es por eso que cuando intentamos analizarlo nacen muchas interpretaciones. Solo nuestra lógica emocional (nuestro sistema neuronal en el corazón) es capaz de interpretar correctamente un poema, pero expresar ese entendimiento con otras palabras se vuelve todo un muro.

¿Lo has intentado nunca?

La maleabilidad de la poesía

La creatividad ahogada

Con el transcurrir del tiempo, la sociedad va exigiendo más al individuo.

Ya no era un niño, era un adulto que puede empezar  producir. Ahora soy un adulto al que se le puede empezar a desangrar un poco…

La manipulación es obvia. Todas las herramientas sociales que sirven para convencer y someter están ahí, usadas con este fin, descaradamente, sin necesidad de enmascarar.

El arte sigue vivo. Siempre hay artistas, en todas las épocas; en mitad de espantosas guerras se siguen creando maravillosas obras.

Sin embargo la creatividad se ahoga cuando se aprieta al individuo para sonsacarle todo su jugo. Si debo dar mucho más de lo que recibo, a gente que recibe muchísimo más de lo que da (que lo que da es dolor), y soy capaz de darme cuenta de ello; lo que me provoca como artista son delirios de pura rabia. Matando, ahogando así mi creatividad.

Y si hablar de justicia en un sistema tal ya me parece una cruel burla; decir que en el pasado estábamos peor (antes del industrialismo) no significa nada para mi. Que ahora pueda enriquecerme si me lo propongo, significa que ahora las herramientas de ladronicio y estafa se han ampliado y creado niveles de uso. Pues cualquiera tiene herramientas (en la medida que es capaz de usarlas o tenerlas en su mano); pero eso no es mejor que cuando solo unos pocos (los que ahora tienen las mejores y más potentes herramientas de ladronicio) disponían de facilidad para enriquecerse.

En el fondo, de lo único que me quejo es de la falta de sinceridad. Como en la película de The invention of Lying, un mundo donde no existe la mentira, la depresión que sienten todos los individuos (todos ellos) es tan palpable como para demostrar lo mucho que valdría la pena modifica el sistema social. ¿Porqué no?

Ni los ricos sienten felicidad de verdad (ni siquiera sabrían distinguirlo del éxtasis provocado por el consumo)

Por estadística, la pobreza disminuye… Por estadística, eso significa una mejora social para la humanidad. Y, por estadística, deberíamos ser más felices. También una vez más, por estadística las enfermedades mentales han aumentado considerablemente…

La creatividad puede verse acrecentada cuando se precisa de ella para buscar soluciones al sentir dolor, sufrimiento y amargura.
Por contra, lo que provoca nuestro sistema social es una obligación constante a producir para aquellos que lo tienen todo (lo material), para que no nos engulla la deuda (en la que ellos nos sumergen). Y eso, eso… Es el ahogo de la creatividad.

Para crear tiene que haber una cierta serenidad. Son muchas las emociones que se pueden sentir sin que impidan por ello la creatividad. Pero la ansiedad que provoca este estilo de vida (Necesito ganar dinero, necesito gastarlo (deber social)), ataca duramente todo interés por algo que se salga de esta base.

Entonces, para mi, un artista, este sistema no me sirve para nada… Ni que el dinero me diera la felicidad, no la quiero si no puedo crear libremente.

Si asumes la injusticia social que tiene el sistema puedes liberarte de la ansiedad que provoca si puedes ganar suficiente dinero, sin necesitar ganar más (entrando en el ciclo de ganar/gastar más todo el rato).

Termino diciendo solo, que esto es un desahogo, como antaño hacia, con la diferencia que ya entendí lo que aquí expongo, y que ahora no significa tanto para mi estos hechos.
Solo es un poquito de verdad, que nada importa.

La creatividad ahogada

Reseña Hamlet

Hamlet, de William Shakespeare

¡Oh mi señor! Mi corazón quiere huir de mi pecho como bala de cañón! Es menester que te presentes, tú, sombra terrorífica, sombra de los avernos, el sol te ahuyentará cual noche, apresura.

¿No dices mote alguno? Tus cuerdas están mudas, afónicas, espectrales. Pocos poetas le dedicarán más versos si no osas abrir tu boca.

¿Eres tú, onírica y difusa imagen, difunto rey de mi patria Dinamarca, señor fallecido en extrañas circunstancias, motivo de cantos, lloros y poemas, eres tú, valeroso señor?

El mago literato anglosajón és. Quien copiando reinventa. Quien recuerdan su nombre y olvidan sus fuentes, bravo bribón, maestro de muchos a quienes no nombró discípulos.

IMG_20170516_164124.jpg

Hamlet es una de las obras más famosas de Shakespeare junto a Macbeth y Romeo y Julieta.

Se intentan resumir sus obras en pocas palabras, catalogando Hamlet de vacilación y duda, como esencia. Sí, en parte, claro. Hamlet vacila, Hamlet duda. Hamlet tiene el papel de héroe al que tiene la empírica misión de venganza contra el asesino de su padre.

Sin embargo no tiene el carácter del héroe. Pues no es fuerte, no es un hombre de acción. Por contra es un listo, dado a la razón, el pensamiento, lo que lleva siempre a la duda.

Ser o no ser, es la reflexión que hizo famosa la obra. Y yo digo que aun más hermosa es la escena entera, y la anterior y la posterior.

Lo más atractivo de Hamlet es como personajes que en otras obras serían muy secundarios, adquieren un valor inestimable al vivir tan interesantes conversaciones.

Que maravilloso el cantar del sepulturero, que obvio su desapego a la vida y al respeto por los muertos. Los huesos, huesos son, y mañana con su polvo quizás se construyan casas.

Ser o no ser, es la cuestión, lo es porque no hay otras cuando te alejas de lo mundano.

(Cava y canta)

Al amor quedó rendido
de joven mi corazón;
sin embargo, de marido
nunca tuve vocación.

Mas la vejez sigilosa
con su garra me atrapó,
conduciéndome a la fosa,
cual si fuese la tierra yo.

(Saca una calavera)

Una pala, y una azada,
lienzo que lo ha de envolver.
Y un hoyo como morada
debe este huésped tener.

(Saca otra calavera)

Mía.
Un hoyo como morada
debe este huésped tener.

(La canción del sepulturero, sacada del libro)

Debo confesar que el libro me asustó en las primeras páginasIMG_20170516_164221 y me costó un horror decidirme a comprarlo. Leí varias veces el inicio hasta comprender de lo que hablan los personajes, pues la lengua Shakespeareana no es cosa fácil. Sin embargo te haces a ella, la musicalidad que le da acaba sonando muy bien y muy familiar. Al usar un estilo tan poético, te encuentras a menudo con preguntas que no alcanzas a recordar qué preguntaban, o como alargar el tono de pregunta si lo lees en voz alta. Creó un estilo propio tan bien definido como un tenedor de ocho puntas, o una calavera humana, pulida por el tiempo.

En resumen, y como casi siempre (sino siempre, pues soy un crítico armado de flores y no de hachas), leed Hamlet, no decepciona.

Reseña Hamlet

El refugio del Dharma

Mochilas, bolsas de dormir, mate, bota, cerveza, vino y carne. Piernas, alegría, amigos, la montaña y el paraíso acostado en ella.

17796379_1536803073005079_7616439593215039517_n

Las estrellas y la luna iluminaban nuestros felices pasos acercándonos al refugio.

Un colorido camino, serpenteante, boscoso, lleno de piedras de miríadas tamaños. Monolitos construidos por nuestros antecesores montañeses adornaban (a la vez que ejercían su sentido, la mejoría de la “evolución” de las piedras) la ya muy bella montaña, el hermoso sendero.

Cruzamos un puente con un árbol caído en medio de él. La ilusión, la energía de la montaña y su maravilloso aire soplaba fuerte las velas de nuestro barco. Tan fuerte, que sólo parábamos a mear y beber agua; nunca más de dos minutos.

El tramo final era un claro, como la noche.

DharmaPic
Símbolo del Dharma (la rueda del Dharma)

La luz de las estrellas rebotaba en la nieve; nieve, que allí mismo empezábamos a pisar, nieve costra, resbaladiza, dura pero penetrable. Como escaladores, clavábamos el pie en ella.

Una sombra tapaba unos cuantos árboles. Nuestro destino, el refugio de Coma Obaga, ya estaba al alcance de nuestra vista.

Entramos los cuatro; Diego, nuestro asador, guía, portador de ánimo y alegría; Borja man, portador de hierbas de buen fumar, risas y energías para dar y tomar; Ro, la hermosa, quien daba equilibrio sexual al grupo, buena onda y más y más risas; y yo, humilde poeta llevador de vino, mate y rimas. ¡Maravillosa compañía!

A oscuras dejamos las cosas. Salimos al instante siguiente a admirar el cielo y el valle. ¡Qué hermosura!

Manjares para el alma apreciar todo aquello…

Tras llenar llenarnos de estrellas, luna y montaña, quisimos llenar la panza.

Cortamos troncos con una vieja pero afilada sierra. Recogimos ramas y juntamos papel, paquetes vacíos de tabaco y hojas secas.

Nuestro asador se puso manos al fuego, sabiendo que no iba a quemarse.

El fuego ardía bien, pero las brasas se hacían esperar. Así que, con el Indio nos pusimos a cantar (los redondos) y bailar. Reímos mucho. El vino y la cerveza bajaban rápido.

Un tenso momento fue aquel donde el fuego peligraba, amenazaba con extinguirse.

Entre soplos y cantos lo hicimos resurgir.

¡Arde fuego, arde!

Arde sin parar,

arde y hazte grande, arde, arde, arde.

Arde fuego arde,

arde y hazte grande,

¡Arde fuego arde y ásanos la carne!

Canción ritual improvisada

El fuego creció, calentando nuestros huesos.

Comimos fuet con pan. Cebollines, pepinillos y zanahoria en vinagre; con eso matábamos el hambre mientras nacían las brasas que nos iban ha asar la carne.

En ese momento yo, vuestro humilde escritor, se mareó. Exceso de mezcla… Todo se vuelve borroso…

Apenas podía andar. Me tumbé un rato. Sin mejora.

Salí y me senté a mirar el cielo. Ro me prestó unos prismas con los que vi los cráteres de la luna.

Eso me animó, sin llegar a reanimarme.

El estómago revuelto quería exprimir el veneno de sí.

Me aleje un poco y arrojé todo esa dañina bilis.

La barriga dejó de quejarse, y el mareo se calmó bastante.

A pesar de eso, no pude recuperarme del todo, no como para seguir despierto.

Abrí mi bolsa, me metí dentro y mañana será otro día.

Espectacular amanecer. Rosado, verde y amarillo contrastando con el azul claro y lindo del cielo…

Solo Borja y yo teníamos que ir al trabajo, en la estación de esquí. “Ordy-Arkalaska”. Compartimos un café soluble en agua fría y galletas. Respiramos un poco de aire fresco. Buscamos un lindo árbol (cada uno por su lado), donde plantar un pino, liberándonos de todo lastre.

Listos y con la mochila a cuestas, empezamos el descenso. Felices disfrutábamos de todo el entorno. Pasando por el lado del río, marcando piedras en el camino para los próximos que lo anden.

Construimos un monolito, como buenos caminantes.

Llegamos al coche, victoriosos.

Eran las 8.30, empezaba nuestra jornada laboral. Llegamos tarde, sí, pero poco o nada importaba, hicimos lo que queríamos hacer, elegimos la vida. Llegamos al trabajo, asumiendo encantados la responsabilidad.

Un día y una noche en el camino del Dharma, como vagabundos amantes de la vida, el andar, la montaña y el infinito firmamento.

(Historia real poetizada)

OmDuart-Eduard Balcells

El refugio del Dharma

Resenya de: Sota pressió

Resenya de Sota pressió – Ricard de la Casa – Editorial Pagès editors

Llibre compost de dos relats i una novel·la curta.

IMG_20170416_173240

Primer relat: Capvespre

Una bonica història sobre l’empatia i la comprensió entre humans i els extraterrestres amables de tentacles i mucoses roses. Imaginar un ser tan complex i posar-lo a ballar amb sers humans te que ser tot un repte.

Planteja una interessant i subtil teoria sobre el desenvolupament de la humanitat… Us repto a llegir-lo i descobrir de quin sabor es el pastís.

Un relat molt agradable de llegir, pinta el paisatge de colors molt vius i càlids; es possible que com jo, pugueu visualitzar-vos assentats al cantó de Sheerin.

Novel·la: Sota pressió

Com amb la primera novel·la de Ricard de la Casa, «més enllà de la equació QWR», aquesta em va costar de seguir al principi. Arribant a rellegir les primeres 10 pàgines. En poques paraules es presenten personatges de diferents races, a diferents indrets i diferents objectius. Pel meu gust, falten paraules clau que et donin informació suficient per entendre la situació.

Per aquest mateix fet, l’autor, en poques paraules, en crear un univers molt gran, varies trames i personatges molt rics en personalitat, molt vius.

La història conta com la raça humana vol ocupar un planeta, perquè el que ocupen es queda sense recursos. Amb el que això comporta.

Modificacions genètiques, entrenaments, conflictes socials, tecnologia, armes… Un pla de llarga durada (En el passat, i al present) sense errors per arribar a una nova llar.

Un detall molt bonic de la història es el mostrar tants punts de vista diferents, eliminant rols de «bons/dolents».

En definitiva, una novel·la molt complerta, originals personatges, complexes i imaginatives tecnologies i unes trames que permeten finals imprevisibles.

Segon relat: 3 segons, la eternitat.

Aquest últim relat es molt interessant des de el punt de vista científic; dons està basat dintre de la possibilitat de pogué arribar a crear a un ser robòtic amb poders divins.

Especialment metafòric, bonic i de gran complexitat. Amb menys personatges que manejar, però de més dificultat de fer-ho per les seves característiques.

Si la humanitat avances tecnològicament fins al punt de ser capaços de crear portes que permeten viatjar a través de l’espai de manera instantània… A què conduiria un acte d’aquest calibre?

Després de llegir la segona novel·la de Ricard de la Casa ja em faig una idea del tipus d’autor que es.

Ambiciós, escrupolós en la profunditat dels seus personatges, enigmàtic i li encanta plasmar ucronies sense partir de cap punt històric. El seu estil li permet trames molt imaginatives i amb tota mena de missatges i metàfores. Gran fan de la ciència ficció, demostrat el domini dintre d’aquest gènere des de la primera pàgina.

Resenya de: Sota pressió

Ressenya de: Més enllà de l’equació QWR

Novel·la de Ricard de la Casa. Blog personal.

Narra l’historia d’un jove esclau de la raça dominant a la terra, els Zrin. Que troba en la seva llibertat, la seva identitat.

Una novel·la curta fantàstica, una aventura galàctica amb un ritme ideal. Molt visual i amb fragments de prosa poètica (o pot ser, senzillament, fragments de gran musicalitat).

dsc_0654La equació QWR pot espantar a qui no li agradin les matemàtiques, però jo prometo que no cal ni saber sumar per disfrutar d’aquesta novel·la. La equació es una part important de la trama, un element relacionat amb tot el conflicte i del qual no vull parlar més per evitar ensenyar les vísceres.

Jo, com a lector no habitual del gènere de ciència ficció, he trobat complex el inici de la novel·la. Amb poques pàgines et situa en planetes, races i tecnologies, que no es fa fàcil de seguir fins que avances…

Sens dubte es podria fer una pel·lícula de qualitat amb aquest llibre. El protagonista es molt entranyable, i Ricard de la Casa te’l acostar molt al cor.

Per altra banda, els conflictes plantejats son meravellosos pel fet de crear una escala de gran mida. Es a dir, des de conflictes interns del protagonista fins a trifulgues espacials entre races que controlen sistemes solars sencers.

Una novel·la molt agradable de llegir i recomanable a tota persona amb gust per la ciència ficció, al igual que la segona novel·la de Ricard de la casa, de la que escriuré la ressenya ben aviat.

Dir només que es tracta de una novelette (novel·la curta amb francès), una novel·la curta acompanyada de dos relats molt bonics. A mi personalment m’han agradat més els relats que la pròpia novel·la (que no es pas despreciable).

Ressenya de: Més enllà de l’equació QWR