La comedia

Y partirse el culo

La comedia nos salvó de la auto-destrucción, le debemos mucho a esto que incluso definirlo más allá de la simple observación de: Es aquello que genera risas y alivia tensiones, es realmente difícil.

Hacen unos programas de comedia interesantes últimamente en España. Como es La vida moderna:

Adoro el humor, me encanta reírme y lo considero un ejercicio imprescindible para cualquier ser humano que pretenda sobrevivir a esta era tan sumamente sobrecargada de estímulos (muchos de ellos negativos) que te llevan a un estrés constante y varias de las veces al odio…
Por ello, algo que no comprendo es el denunciar a un cómico… si lo que hace es hacer reír, su obra es siempre y por pura lógica un ejercicio creativo para generar risa. Podrá lograrlo o no, te gustará o no, pero un cómico, por definición, no está ahí para ofender ni hacer sentir mal a nadie… por ello, quiero afirmar la legitimidad que tiene cualquier persona que se ofenda por una broma, a darle una hostia al humorista en cuestión y no el derecho a denunciarle. ¿Se entiende? No metáis el sistema en eso, no tiene derecho alguno sobre la comedia. El sistema ya regulariza muchas cosas que no debería y no necesitaríamos que lo haga, no vendáis la comedia.

Aquí comparto mi reivindicación en forma de relato:
Por una comedia que tenga derecho a la torpeza.
La comedia es acción

Este relato mío está centrado en ofender a un máximo lograble de colectivos. En especial todos aquellos que ya han denunciado en otras ocasiones a cómicos. Todo ello en forma de ficción dramática y violenta. Lo importante es conocerse, lo bonito es ser y poder reír, aunque a veces solo te provoquen náuseas o ganas de matar… Todo lo que digo es que la comedia no debería legalizarse ni prohibirse, es un ente que vive con nosotras y debemos experimentarlo así, individualmente. Si te ofendes dilo pero no denuncies. Si no te gusta haz lo que creas al respecto, pero sin jueces ni policías…

Lo importante es conocerse, lo bonito es ser y poder reír, aunque a veces solo te provoquen náuseas o ganas de matar…

Los límites de la comedia

Dejo claro mi fanatismo por Ignatius, el mejor humorista español de la historia (quizá y a pesar de su procedencia inferior canaria).
Ya se ha hablado bastante sobre la censura y en especial en estos tiempos actuales donde en principio deberíamos gozar de más libertad pues estamos en una democracia, la cual ofrece la libertad de gobernarse (y de censurarse), pero aquí estamos, con cómicos en tribunales, titiriteros en la cárcel y raperos exiliados… que tiempos más extraños. Estoy contento de ser escritor y formar parte de una de las profesiones artísticas más marginadas y de difícil subsistencia de todas. A favor, no somos nadie, eso nos hace libres de expresarnos como queramos, creerme que los artistas más perturbados, agresivos, valientes y locos somos nosotros, los junta letras, pero no lo sabéis porque no se lee mucho y de lo poco que se lee se lo lleva el 80% Reverté, Jurado y una tal princesa del pueblo… nada nuevo ni preocupante, seguiremos escribiendo para vosotros, los y las lectoras adictas a las palabras fulminantes de estos planetas de papel.

Aquí os comparto otro relato mío donde expreso lo que no debería poder ofender (mostrando una falta de respeto si te ofendes). En este continúo con la dinámica de crear un cómico participante en el Picnic con el programa de Phi Beta Lambda:

El humor binario

Y su tercera parte que da cierre a la trilogía sobre la comedia en mi universo abriéndose y compartiéndose:

La comedia soñada

Y que no se os olvide:

El humor es la mejor vaselina para hacer entrar sabiduría.
La comedia

Un comentario en “La comedia

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s