Violines horripilantes

Texto automático 22

Calentando dedos y leyendo mucho. No sé, porqué. No hay más días. Sueños, pulmones limpios. El profesor terminó la lección y su estudiante, dientes perdidos, pintando el suelo de rojo oscuro, sucio. No aprendió nada. La violencia le gusta, es su herramienta, su amiga, incluso cuando le rompe la cara.

Cara-ratón. Números tatuados y mucho hip-hop. Bebidos a todas horas, luz baja y nada de drogas sólidas. Está bien, el pegamento; es lo que nos mantiene unidos, ni el amor ni el dinero ni el camello.

Perdidos, perdidos, perdidos, perdidos, perdidos… Escritos sin trucos. Ella, ese rayo de luz que no raya en la mesa. Nos es blanca, ni cortada, es pura y extraña.

Me excita, y parece que no mienta… Parece la primera vez; puede que lo sea. Y estoy triste.

Una pantalla tapada en un trapo de limpiar ventanas no muestra el tele-noticias. Gracias, gracias ¡Joder!

Estaba loco, entraron en la consulta, y aquel psicólogo era el sabio joven negro estudiante que habían despedido, quien destrozó la vida del racista, del supremacista y todas las reglas sagradas de su vida y también quién se folló a su hija y provocó que pegara a su mujer.

Vida, cotidiana. Esto no es pop. El automatismo volvió, pero sigue sin ser tan bonito como cuando Dalí pintaba con su pipí.

Quiero ser yo mismo aunque sea cinco mismos, si no soy violento ¿no es suficiente? ¡Déjame! Dame tu dinero. Soy casi libre, casi hombre, casi budista y casi, pero casi casi, por muy poco, una persona completamente sana…

Suenan unos violines tan horripilantes. Muy violento… Pero sabe y promete ser pacífico, no pacifista.

Yo soy otra cosa… Esto es demasiado. Y no hay árboles. Esto está muy oscuro y me cuesta dar las gracias… Soy un tipo alegre e inteligente. Quiero ir al norte opulento, donde engañarse es deporte, ser rico normal y tener el corazón de hielo lo más común… Piensa lo que quieras. Yo no puedo mirar a otro lado pues el dolor lo llevo dentro, aunque no sea “mi” dolor.

¡Sí! Lo siento todo, vete a la mierda. No puedes comprender que és ese fuego innato.

Luego sigue en tus cigarros. Tus venenos ocasionales y buenas acciones. Tus discursos de mierda y tu cara de buena persona.

Todo sigue igual que siempre. Bien, cuerdas en todas direcciones y personas en ca extremo, tirando. Algunos obedecen, otros deciden y otros duermen. Algunos están muertos con las manos cosidas en la cuerda. Mientras las cuerdas vayan por todos lados todo seguirá en movimiento y cambio. Hacia ningún lado… Evolucionando. Buscando la paz y el entendimiento en el dolor; como siempre.

Violines horripilantes

escriptura automática 7

Palabras que inducen el texto creado por el subconsciente: Amor, juego, sexo, Estrella.

El objetivo del texto era intentar escribir un poema. Me temo que no es posible hacer poesía rimada no funciona bien con la escritura automática. Puede que dependa de la persona o dependa de la práctica. Haré varios poemas más de la misma manera para ver si la práctica pueden mejorarlo.
Parte del texto (texto entre comillas, Caen las persianas) está escrito sin mirar ni teclado ni pantalla.

Pinzellades de paraules estimen les estrelles.

Una llama enciende mi cigarro, las de Perú, y no de tabaco.

Unas risas resuenan por las montañas,

La nieve cae más feliz,

Los cuervos tienen hambre, estamos demasiado vivos.

Ama, gritaba aquel poeta,

Yo se lo daba todo por este presente tan hermoso…

Los rastros en el cielo brillan cada día más, como reflejándose en mi espejo,

ya no me peino, no presumo pero si me gusta mirarme, observar mi cuerpo.

Esto del surrealismo te hace hablar contigo mismo, sobrio,

aunque nadie lo diría, yonkie, amigo, yonkie.

“Caen persianas, llueven arroces chinos sin rollitos, pero l salsa roja esá cada dia más espesa. Ya no fluuye rio anajo, ua no mira por donde va.

Otelo cantana camciomes de a,or que nadie entendia, ni el, claro…

Oyo escrio poemas, desvarios, con los ojos cerrados, haciedo ra,pasoca veces”

(Texto de ojos cerrados reconstruido: Caen persianas, llueven arruces chinos sin rollitos, pero la salsa roja está cada día más espesa. Ya no fluye río abajo, una no mira por donde va. Otelo cantaba canciones de amor que nadie entendía, ni él, claro…Yo escribo poemas, desvaríos, con los ojos cerrados, haciendo trampas a veces.)

El sol brillaba mucho y quise levantar las persianas de nuevo.

Fluye río abajo, ya sabes a donde vas.

Otelo cantaba canciones de amor, que nadie entendía, ni él, claro, pero tu sí, y no te gustaban.

Yo, escribo poemas, desvaríos, ahora abro los ojos, y sigo sin querer hacer trampas, pues yo no capturo nada. Amo el ave porque amo verla volar. ¿Esto suena como si me hubiera vuelto a enamorar?

Escuchar, escucho, amar, amo, esto no se sale de mi vía pero ¿Palpitar? Palpito arítmico, y suena más bailable…

Conclusiones

Cuando el cerebro no puede hacer una revisión de lo que crea se producen cambios significativos. Aunque a nivel creativo suele fluir mejor al reducir la necesidad de conciencia en el sentido de la vista.

escriptura automática 7

Escritura Automática 6

Después de varios textos escritos usando la escritura automática veo un patrón simple.

Mayormente, las palabras se relacionan entre ellas aunque en su conjunto no lo hagan.

Por ejemplo si escribo puente, es probable que hable de un río más adelante, aunque puede que sea un río de lava que pasa por encima de un pueblo y no haya ningún puente en él.

No es mucho avance quizás pero los caminos se hacen piedra a piedra.

Escritura automática.6

Una fuerte dolor de cabeza auguraba un nacimiento. Olas de legumbres pasaban como jinetes del apocaliposis. Vivían como nñómadas, sin casas pero más libres que el viento.

“leo en una caja de galletas: Jugar con todo el tiempo del mundo…” Caballos-pincho dan vueltas alrededor de un niño, que ríe como si hubiera un mañana para seguir ríendose.

Ojos cerrados:

El dharma me contaba historias pasadas sin mñas esmero del que lo haria mi abulas si aun viviese.

Eso si, sus historias eran magnidicas, pero no tme daban luego ningun premio, ni leche con cacao ni pan con tomate yu embutido… Viva el chocolate despuesde nadar.

Viva el correr entre la lluvia,. Buscando amigos al puevlo del lado…

Ojos abiertos:

Y un ferrari aparcado delante la farmacia. Siempre se dijo que las drogas dan mucho dinero, el negocio de la muerte cada vez más en manos mortales… Si llega el apolalipsis nos lo habremos ganado a pulso.

-PARÓN POR VUELTA AL INCONSCIENTE-

Si cayese por el vater decidle a mi hermano que metraiga papel, decidle que nunca le quité su coche favorito. ¿Alguien puede imaginar u color que no conozca?

A mi me gusta el color del dinero… ARDIENDO. Sacándome por un rato a pasear fuera de la neurosis económica en la que es difícil no sumergirse… ¿Alguien adivinaría que pantalones llevo?

Escritura Automática 6

Escritura Automática 5

En esta ocasión haré una prueba, estaré todo el rato pensando en bosque.

Raíces escarban fondo buscando el río subterraneo. Aguas oscuras llenas de peces descoloridos. Descoloridos, pero bien vivos, vivos y escurridizos. Cada oso y almendrugo comían y vivían allí debajo. Una red de túneles salían a la superfície a base de cuevas sombrías. No llegó fexa-endesa y eso la liberó. Cuevas libertarias no privatizables. Esos eran los bosques libres, cada ser que pisaba esas tierras las liberaban del capitalismo infausto. Cañas marcaban la cercanía del río saliendo a la superfície a respirar y a dar vida a los seres díurnos. Me bañaba como cualquier buen ciervo, admirando la sombra proyectada de olmos y quercus. También altos pinos habitaban en comunidad pero eran más generosos y dejaban pasar el sol entre sus acículas. Poetizaban los rincones oscuros con sus hojas punzantes. Los romanos disfrutaban mucho de su madera, sobretodo recien cortada y preparada para contruir malvadas galeras empujadas por esclavos, torturados solo por ver si eran fuertes como para remar horas y horas sin morir…

Prueba fallida, pues el consciente se apodera del texto más rápido de lo normal.

AutoW.5 segundo intento.

En esta marcaré la diferencia meditando durante cinco minutos antes de empezar.

Baja una corriente directo a mi vientre.

Veo en el agua burbujas brullanes, me susurran el pro venir,

En el viento se huele sangre, habrá pasado por una ciudad o un campo de batalla.

El bosque crece fuerte, como si jamás hubiera ardido, como si nunca hubieran llovido piedras de hierro.

Trúanes se enorgullecen de sus trajes blancos. A mi me gustan mis pantalones llenos de manchas marrones tierra, rojos sangre y verdes planta. Ya no me tumbo desde que la relacioné con la muerte. Ahora hago el pino o me siento. Así nada me tumba. Ni Poe escribía de la muerte sin cortarse alguna vez. A veces con plumas afiladas, otrras con amigos, o en las mastristes soledades delo escreibir en la oscuridad, con los ojos cerrados, negando el paso de la luz del día, negando al sol.

Negando incluso la oertograffia… Este texto lo escribo sin mirar, apuntando al teclado, si el instinto no me lleva a la tecla que buscannas es que no tenia que llegar. Un balazo marca la salida, pero esto nunca fue una carrera, es un expermiento.

Las letras se funden al dfigital. Hacen una masa de ceros y unos y yo pensaba en hacer pan. ¿Pan de letrsdas? Podría ser delicioso… Podría ser bajo en azúcar pero alto en dulce.

Dejó esop. Cp,p so ìedoera pciàrñp— Ñps átp,ps dekam esàcop. U mp ,e qiekp. Asḉo estça boem. Sin el espacio ni siquiera podríamos hablar de formas, ni de lleno ni de vacío. Estelas guían mis dedos hoy y pienso en ti. Algo me vibra muy bien…

Este si se realizó correctamente según el ideal de la escritura automática. Varios fragmentos fueron escritos con los ojos cerrados para comprobar las diferencias. La fluidez no se pierde en ningún momento pero al escribir con los ojos cerrados aumentan los errores gramáticos y dificulta mucho la lectura posterior. A pesar de eso me doy por satisfecho.

Texto parcialmente corregido, muchas de las faltas me parecen formar parte del método y prefiero mantenerlo así. Esta escrito íntegramente en castellano a pesar de tener una frase completamente ilegible.

Escritura Automática 5

Escritura automática 4

Estos textos están escritos usando la técnica de escritura automática. Con cada uno voy entre viendo su forma de funcionar. Espero poder adaptarla un poco para crear algo nuevo, una variación.

Batería vacía me deja tirado. Como una máquina más de engranajes doblados. Ojos rotos a llorar en frentes sucias de tierra. Mineros en huelga y misiles abriendo brechas. Mi reloj no se paró por nada, ni nadia. Se fugó sin patas huyendo de mi escopeta preparada para el apocalipsis.

Eran drogas duras, decía mi mamá al médico que se reia. Recetaba opio edl sur este asiático para curar la subida de azúcar. Yo solo quería seguir mi siesta tranquilo, pescar nubes bajas llevadas por el viento por debajo de mi.

Una avioneta se quería suicidar estrellandose contra la isla que habitaba. Que asco de casa, pasa de escobas y lanchas y escupele a la cara. Ese político no sabe nada sobre sobornos, no sabe nada ni de cartas de navegación de de aviones de propursión. Jugaba al trivial con su papá mucho antes que existieran enciclopedias espasa o barcos de papel ignífugos.

Que sea la última vez que un bombero tiene que llevarte en brazos, ni gatos ni esfuerzos.

Acentúa tu agresividad antes del partido, puede que fluyan mejor las piezas de cada puzzle, incluso aquí, tan lejos de la India.

Pantalones a rayas no se manchaban. Si lo hacían las planchas de aplanar. Les dije que freír huevos en ellas no era buena idea. Les hablé sobre el vapor y los motores steam, de los punks sin pelos mowak. Ni que fueran escritores no sabrían cocinar nada que se salga de manteca y carne deshuesada…

Escritura automática 4

Escritura automática 3

Luciérnagas dejaban de brillar y fundían sus cuerpos con el fríos suelo. Paredes llenas de balas, ejecución tras ejecución, niños honda las pintaban una y otra vez. Cráneos, cráneos detrás del rostro.

Faltas que nadie pitaba, ni uniones ni aliados hacían nada. Bombas llueven y se siembra muerte. Tormentas de silicio enviaba la plaga del ciclo sin más elefante que el rinoceronte sin colmillos, desarmado y pacífico fluía por el Nilo. Nilo que usaban para brodar viejas alfombras rojas llenas de cocodrilos y así dar vida a malvadas empresas de ensueño.

Ni que quisieras dormir le decían a Amancio, ni que te importasen tus gallegos hijos. Le cortaremos piernas y brazos y trabajara más de lo que nunca ha hablado. Hachazo le clavaron y ahora todo suena arrugado, por gotas que caigan nadie piensa fregar, todo el mundo está ocupado fumando la pipa, pero nadie quiere hacer la paz. Matar, matar siempre fue el más grande negocio, que manía con salirse del ciclo natural, que manía de apegarse al Samsara sin querer llegar pero lo peor es no querer levantarse del sofá…

Ay mamá, me dejé la tele encendida y el doctor salió a darme las malas noches. No quería comer más, estaba a tope de anuncios, ni cocacolas ni tes, ni más puta sangre azul anunciando el fin de las tempestades.

Violines surfeando el cielo era mi sueño de oro. Amando cada uno de las nubes cada uno de nosotras. Volábamos atados en globos que dios sabe quién los puso ahí. Ni pájaros ni camiones nos atrapaban allí. No queríamos bajar, pero nos querían derribar. Una vez más, el consciente se está comiendo el juego, y a pesar de no planear esto ya no és una caída libre…

Sigo practicando esto, creo que se esconde más magia de la que me pareció la primera vez que probé esta técnica tan divertida que es la escritura automática.

Escritura automática 3

Auto-Escritura 01

Esta es una nueva colección de relatos cortos creados en base el sistema surrealista. Escritura automática, del subconsciente al papel, sin filtro alguno, sin más corrección que la ortográfica.

Pum, disparó una pistola sin cañón. Volaba libre surcando cielo y mar, la más rápido vulgaridad que regía una bandera blanca, como aquel señor con traje descosido y sucio que vendía jabón de segunda mano.

Leían biblias robadas de iglesias recién quemadas por los Búlgaros, rabiosos por la ebullición del esclavo.

Dadá gritaban fuerte hombres y mujeres mancos. Sin codicia ni alma corrían al río.

Que circula por este río sangriento?? que respira bajo el agua sin esmero? Borrón y cuenta nueva. Banderas negras volvían a echarse a la mar sin orden alguna. Gente unida por el inverso. Por volver la balanza al otro lado. Como siempre…

Ggrog y verde y amarillo eran los licores que pintaban, las calles. Nada de rojo, nada de ron barato.

Poemas como churros nacen del subconsciente que puede pasarse todo el día escribiendo. Noto su calentar, su enorme excitación como horno quemando el pavo. Esto ya es demasiado consciente y se perdió la esencia… La materia gris congeló el mar aprovechando su evaporación. Y él, el mar, que sentía vivir la ascensión a los cielos gota a gota vaporizada.

Auto-Escritura 01