Escritura automática 8

En busca de la proporción del subconsciente.

Demonios saltarines paseaban por Figueras. Buscaban su maestro provocador, quien les lanzara huevos. Quién les enviase a convertir en pesadillas los más hermosos sueños, montando elefantes de patas hasta el cielo. Odiaban el agua y el maestro les regalaba delfines voladores.

Odiaban el francés y el maestro los azotaba con cucharas oxidadas…

Peregrinos alados azotaban los mares, cazaban peces ayudados por tortugas. Tortugas enormes emergían de las profundidades a gran velocidad brotando como islas con los peces a cuestas.

Gavinas y cuervos descendían en ellas y comían el botín. Agradecidos traían gusanos y hormigas gigantes dentro de cocos; todo un banquete para tortugas marinas. Que hermosa cooperación pintaba el maestro en tóxico rojo, sales gruesas en las arenas de la playa abandonada, conquistada por el arte. Que poco le importaban a los tabúes toda esa red. Si ellos pintaban en sangre en su piel. Tatuajes de guerra y de amor, mandalas con un brillo especial en los planetas que podían reconocer.

Las tribus rivales solían cazar de noche; lo que sea por evitar tabúes y poder andar desnudos.

Ya no quedaban cuevas tan grandes que no estuviesen excavándose por ríos negros, a base de magma, roca, lluvia salina y ese algo, ese algo… El taladro de los ancestros lo llamaban algunos, los espíritus salvajes de los bosques lo llamaban otros.

La corriente hacía crecer árboles en su interior, árboles que penetraban la roca y amplificaban las cueva.

Dibujo a medida, uno coma seis diez y ocho, cero y 33…

Guiños de chino, bol de arroz con curry, mestizaje y la nueva raza multicolor. Tantos globos ya no podemos volar más arriba sin despegarnos de la tierra cual chicle en zapatilla de niña. Felices andaremos, esquivando guerras y bebiendo hasta ponernos enfermos. Oscuros retornos el de los hombres malos, uniformados y armados no entienden que pasó, no saben cuando el salir a cazar se convirtió en maldad. El mandar el ladrón y el jefe en traidor.

Ahora cooperamos, nacen más y mejores proyectos, amamos auto-financiarnos y poder reírnos de los bancos. Nuestro poder y vuestro poder plantando árboles, formando selvas y amando como nunca lo hizo.

[Informe:

Constantemente el subconsciente salta a gran velocidad de tema en tema unido por hilos finos que los conecta. Se puede ver un entramado enorme de conexiones neuronales cuando se usa la escritura automática. Si algún día tengo la oportunidad, me gustaría mucho conseguir que me hicieran un encefalograma mientras escribo para ver como se realizan dichas conexiones. Tengo la sensación que con el uso repetido la la técnica, la velocidad y la simplicidad para escribir textos mejora.]

Escritura automática 8

escriptura automática 7

Palabras que inducen el texto creado por el subconsciente: Amor, juego, sexo, Estrella.

El objetivo del texto era intentar escribir un poema. Me temo que no es posible hacer poesía rimada no funciona bien con la escritura automática. Puede que dependa de la persona o dependa de la práctica. Haré varios poemas más de la misma manera para ver si la práctica pueden mejorarlo.
Parte del texto (texto entre comillas, Caen las persianas) está escrito sin mirar ni teclado ni pantalla.

Pinzellades de paraules estimen les estrelles.

Una llama enciende mi cigarro, las de Perú, y no de tabaco.

Unas risas resuenan por las montañas,

La nieve cae más feliz,

Los cuervos tienen hambre, estamos demasiado vivos.

Ama, gritaba aquel poeta,

Yo se lo daba todo por este presente tan hermoso…

Los rastros en el cielo brillan cada día más, como reflejándose en mi espejo,

ya no me peino, no presumo pero si me gusta mirarme, observar mi cuerpo.

Esto del surrealismo te hace hablar contigo mismo, sobrio,

aunque nadie lo diría, yonkie, amigo, yonkie.

“Caen persianas, llueven arroces chinos sin rollitos, pero l salsa roja esá cada dia más espesa. Ya no fluuye rio anajo, ua no mira por donde va.

Otelo cantana camciomes de a,or que nadie entendia, ni el, claro…

Oyo escrio poemas, desvarios, con los ojos cerrados, haciedo ra,pasoca veces”

(Texto de ojos cerrados reconstruido: Caen persianas, llueven arruces chinos sin rollitos, pero la salsa roja está cada día más espesa. Ya no fluye río abajo, una no mira por donde va. Otelo cantaba canciones de amor que nadie entendía, ni él, claro…Yo escribo poemas, desvaríos, con los ojos cerrados, haciendo trampas a veces.)

El sol brillaba mucho y quise levantar las persianas de nuevo.

Fluye río abajo, ya sabes a donde vas.

Otelo cantaba canciones de amor, que nadie entendía, ni él, claro, pero tu sí, y no te gustaban.

Yo, escribo poemas, desvaríos, ahora abro los ojos, y sigo sin querer hacer trampas, pues yo no capturo nada. Amo el ave porque amo verla volar. ¿Esto suena como si me hubiera vuelto a enamorar?

Escuchar, escucho, amar, amo, esto no se sale de mi vía pero ¿Palpitar? Palpito arítmico, y suena más bailable…

Conclusiones

Cuando el cerebro no puede hacer una revisión de lo que crea se producen cambios significativos. Aunque a nivel creativo suele fluir mejor al reducir la necesidad de conciencia en el sentido de la vista.

escriptura automática 7

Escritura Automática 5

En esta ocasión haré una prueba, estaré todo el rato pensando en bosque.

Raíces escarban fondo buscando el río subterraneo. Aguas oscuras llenas de peces descoloridos. Descoloridos, pero bien vivos, vivos y escurridizos. Cada oso y almendrugo comían y vivían allí debajo. Una red de túneles salían a la superfície a base de cuevas sombrías. No llegó fexa-endesa y eso la liberó. Cuevas libertarias no privatizables. Esos eran los bosques libres, cada ser que pisaba esas tierras las liberaban del capitalismo infausto. Cañas marcaban la cercanía del río saliendo a la superfície a respirar y a dar vida a los seres díurnos. Me bañaba como cualquier buen ciervo, admirando la sombra proyectada de olmos y quercus. También altos pinos habitaban en comunidad pero eran más generosos y dejaban pasar el sol entre sus acículas. Poetizaban los rincones oscuros con sus hojas punzantes. Los romanos disfrutaban mucho de su madera, sobretodo recien cortada y preparada para contruir malvadas galeras empujadas por esclavos, torturados solo por ver si eran fuertes como para remar horas y horas sin morir…

Prueba fallida, pues el consciente se apodera del texto más rápido de lo normal.

AutoW.5 segundo intento.

En esta marcaré la diferencia meditando durante cinco minutos antes de empezar.

Baja una corriente directo a mi vientre.

Veo en el agua burbujas brullanes, me susurran el pro venir,

En el viento se huele sangre, habrá pasado por una ciudad o un campo de batalla.

El bosque crece fuerte, como si jamás hubiera ardido, como si nunca hubieran llovido piedras de hierro.

Trúanes se enorgullecen de sus trajes blancos. A mi me gustan mis pantalones llenos de manchas marrones tierra, rojos sangre y verdes planta. Ya no me tumbo desde que la relacioné con la muerte. Ahora hago el pino o me siento. Así nada me tumba. Ni Poe escribía de la muerte sin cortarse alguna vez. A veces con plumas afiladas, otrras con amigos, o en las mastristes soledades delo escreibir en la oscuridad, con los ojos cerrados, negando el paso de la luz del día, negando al sol.

Negando incluso la oertograffia… Este texto lo escribo sin mirar, apuntando al teclado, si el instinto no me lleva a la tecla que buscannas es que no tenia que llegar. Un balazo marca la salida, pero esto nunca fue una carrera, es un expermiento.

Las letras se funden al dfigital. Hacen una masa de ceros y unos y yo pensaba en hacer pan. ¿Pan de letrsdas? Podría ser delicioso… Podría ser bajo en azúcar pero alto en dulce.

Dejó esop. Cp,p so ìedoera pciàrñp— Ñps átp,ps dekam esàcop. U mp ,e qiekp. Asḉo estça boem. Sin el espacio ni siquiera podríamos hablar de formas, ni de lleno ni de vacío. Estelas guían mis dedos hoy y pienso en ti. Algo me vibra muy bien…

Este si se realizó correctamente según el ideal de la escritura automática. Varios fragmentos fueron escritos con los ojos cerrados para comprobar las diferencias. La fluidez no se pierde en ningún momento pero al escribir con los ojos cerrados aumentan los errores gramáticos y dificulta mucho la lectura posterior. A pesar de eso me doy por satisfecho.

Texto parcialmente corregido, muchas de las faltas me parecen formar parte del método y prefiero mantenerlo así. Esta escrito íntegramente en castellano a pesar de tener una frase completamente ilegible.

Escritura Automática 5

Escritura automática 4

Estos textos están escritos usando la técnica de escritura automática. Con cada uno voy entre viendo su forma de funcionar. Espero poder adaptarla un poco para crear algo nuevo, una variación.

Batería vacía me deja tirado. Como una máquina más de engranajes doblados. Ojos rotos a llorar en frentes sucias de tierra. Mineros en huelga y misiles abriendo brechas. Mi reloj no se paró por nada, ni nadia. Se fugó sin patas huyendo de mi escopeta preparada para el apocalipsis.

Eran drogas duras, decía mi mamá al médico que se reia. Recetaba opio edl sur este asiático para curar la subida de azúcar. Yo solo quería seguir mi siesta tranquilo, pescar nubes bajas llevadas por el viento por debajo de mi.

Una avioneta se quería suicidar estrellandose contra la isla que habitaba. Que asco de casa, pasa de escobas y lanchas y escupele a la cara. Ese político no sabe nada sobre sobornos, no sabe nada ni de cartas de navegación de de aviones de propursión. Jugaba al trivial con su papá mucho antes que existieran enciclopedias espasa o barcos de papel ignífugos.

Que sea la última vez que un bombero tiene que llevarte en brazos, ni gatos ni esfuerzos.

Acentúa tu agresividad antes del partido, puede que fluyan mejor las piezas de cada puzzle, incluso aquí, tan lejos de la India.

Pantalones a rayas no se manchaban. Si lo hacían las planchas de aplanar. Les dije que freír huevos en ellas no era buena idea. Les hablé sobre el vapor y los motores steam, de los punks sin pelos mowak. Ni que fueran escritores no sabrían cocinar nada que se salga de manteca y carne deshuesada…

Escritura automática 4

Escritura automática 3

Luciérnagas dejaban de brillar y fundían sus cuerpos con el fríos suelo. Paredes llenas de balas, ejecución tras ejecución, niños honda las pintaban una y otra vez. Cráneos, cráneos detrás del rostro.

Faltas que nadie pitaba, ni uniones ni aliados hacían nada. Bombas llueven y se siembra muerte. Tormentas de silicio enviaba la plaga del ciclo sin más elefante que el rinoceronte sin colmillos, desarmado y pacífico fluía por el Nilo. Nilo que usaban para brodar viejas alfombras rojas llenas de cocodrilos y así dar vida a malvadas empresas de ensueño.

Ni que quisieras dormir le decían a Amancio, ni que te importasen tus gallegos hijos. Le cortaremos piernas y brazos y trabajara más de lo que nunca ha hablado. Hachazo le clavaron y ahora todo suena arrugado, por gotas que caigan nadie piensa fregar, todo el mundo está ocupado fumando la pipa, pero nadie quiere hacer la paz. Matar, matar siempre fue el más grande negocio, que manía con salirse del ciclo natural, que manía de apegarse al Samsara sin querer llegar pero lo peor es no querer levantarse del sofá…

Ay mamá, me dejé la tele encendida y el doctor salió a darme las malas noches. No quería comer más, estaba a tope de anuncios, ni cocacolas ni tes, ni más puta sangre azul anunciando el fin de las tempestades.

Violines surfeando el cielo era mi sueño de oro. Amando cada uno de las nubes cada uno de nosotras. Volábamos atados en globos que dios sabe quién los puso ahí. Ni pájaros ni camiones nos atrapaban allí. No queríamos bajar, pero nos querían derribar. Una vez más, el consciente se está comiendo el juego, y a pesar de no planear esto ya no és una caída libre…

Sigo practicando esto, creo que se esconde más magia de la que me pareció la primera vez que probé esta técnica tan divertida que es la escritura automática.

Escritura automática 3

Auto-Escritura 01

Esta es una nueva colección de relatos cortos creados en base el sistema surrealista. Escritura automática, del subconsciente al papel, sin filtro alguno, sin más corrección que la ortográfica.

Pum, disparó una pistola sin cañón. Volaba libre surcando cielo y mar, la más rápido vulgaridad que regía una bandera blanca, como aquel señor con traje descosido y sucio que vendía jabón de segunda mano.

Leían biblias robadas de iglesias recién quemadas por los Búlgaros, rabiosos por la ebullición del esclavo.

Dadá gritaban fuerte hombres y mujeres mancos. Sin codicia ni alma corrían al río.

Que circula por este río sangriento?? que respira bajo el agua sin esmero? Borrón y cuenta nueva. Banderas negras volvían a echarse a la mar sin orden alguna. Gente unida por el inverso. Por volver la balanza al otro lado. Como siempre…

Ggrog y verde y amarillo eran los licores que pintaban, las calles. Nada de rojo, nada de ron barato.

Poemas como churros nacen del subconsciente que puede pasarse todo el día escribiendo. Noto su calentar, su enorme excitación como horno quemando el pavo. Esto ya es demasiado consciente y se perdió la esencia… La materia gris congeló el mar aprovechando su evaporación. Y él, el mar, que sentía vivir la ascensión a los cielos gota a gota vaporizada.

Auto-Escritura 01