23, fluya el Abril

Flow my tears

Sonaba tan fuerte que tiró la tele por la ventana.

papá se enfadó,

le dio un diario y le señalo el exterior,

mi hermanito no lo dudo, y saltó.

Llovía, pero nadie se sorprendió,

Abril nubloso como tantos otros, nadie sabe volar

con tan mala visibilidad,

si al menos le hubieras dado un libro,

de tapa dura, con un mundo tan grande que

pudiera mantenerlo a flote.

Papá gruñía y hacía temblar su sillón,

mamá aplastó su rosa con su última adquisición:

Más y más historias en el Mundo disco.

Gotas celulósicas impregnaban páginas y mesa,

era imposible seguir aguantando aquel ambiente.

Fluyan mis lágrimas, dije.

Sin ser policía jamás hijo,

Philip, dije,

Muerto, dijo,

Como tu orgánico corazón,

ojo, solo veo lo que hablo y lo que leo.

Digo que habrá más de un caballero, con o sin armadura,

valiente como antaño.

Interesado y caradura,

moderno, de lanza y escudo.

De táctil, dedos y sofá,

avariciosamente moderno.

Ya no quedan más, Cervantes nos regaló uno de grande,

esperando la imitación nacieron muchos soñadores,

algunos escribían sueños otros los dibujaban y tantos muchas personas los exigían.

Tiempos de molinos que siembran nuevos vientos,

frescos vientos llenos de polen a lo que no solo rosas penetrará.

Arítmicos dedos escriben versos que casi parecen morse.

A latidos te quiero y por eso llueve a ratos,

Como un buen abril.

23, fluya el Abril