La indignación religiosa

Un día pasó algún tipo de desequilibrio o nuevo equilibrio químico en mi cerebro y dejé de odiar el Cristianismo, y luego el Islamismo, y luego el Judaísmo, a pesar de todo aquel daño generado por dichas religiones.
Eso pasó gracias a conocer a Paco, hombre blanco, heterosexual, padre de dos hijos varones, gordo, beodo, fuerte, seguidor fanático del real madrid y católico apostólico romano. Me invitó una cerveza en su bar. No es que fuera propietario, pero nadie osaría afirmar que el bar Las tres liebres no es su bar. Ni siquiera el dueño, amigo de Paco desde hace más años de los que uno puede llevar la cuenta y seguir siendo el mismo. Paco me invitó una cerveza fría, mahou, sin copa, claro. El dueño y único camarero me la sirvió sin decir nada. Paco me dijo que me veía triste y que no puede haber un español triste en un bar sin estar bebiendo y conversando con otro paisano. Tomé unos tragos y hablamos. Me contó que hoy no fue a misa porque con la crisis siente la obligación de cuidar de Fermín, el dueño de las tres liebres. Así que aquí estamos, tomando por el bien de la economía española.
Os preguntaréis en que momento entra toda la historia religiosa… el caso es que Paco tenía calor y se quitó el chaleco y ese medio tatuaje en el cual aún no me había fijado se desenvolvió del todo. Legion Española. Y sin embargo, a pesar de las diferencias por nacimiento, ideología, lógica incluso, lenguas, culturas… yo no odiaba a Paco. Ese hombre que en otros tiempos podría haber considerado mi enemigo era claramente un compañero, un camarada apoyándome. Quizá lo que nos une podría ser más fuerte que todo ese rencor que, después de todo, no nos pertenece a nosotros sino a nuestros ancestros…
Quizá una España que fuera capaz de verse por completo… un país que se atreviera a ser facha, rojo, de izquierdas y derechas, verde, plurinacional y tan cargado de odio podría llegar a ser un país para todas, españolas unidas por el bien común (que no comunista) y por el amor a nuestros paisanos, a nuestra tierra que es nuestra mientras estamos vivos…
Las iglesias son corporaciones lúdicas al fin y al cabo y luchan para sí mismas, para su grandeza… nada puede evitar la corrupción, ni siquiera un sistema de creencias basadas en el amor y la solidaridad pueden resistir una jerarquía basada en acumular poder y riquezas…La mayoría de grandes iglesias, han traicionado su fe. Los creyentes deberían sentir indignación y reequilibrar la religión.

¿Por qué, entonces, siguen habiendo tantos creyentes que obeceden, protegen y cuidan de las iglesias entorno a sus dioses y creencias?

Paco me alegró el día, y me dio que pensar… que hermoso sería dejar de insultarnos y dividirnos y encontrar la forma de amar nuestras diferencias y enriquecernos con ellas.

La indignación religiosa

¿Qué es un facha? vergüenzas y orgullos

Esas palabras que se popularizan hasta romperlas el sentido, no me gustan.
No debería permitirse, incluso creo, como posible solución, incentivar la inventiva de un o unos nuevos vocablos para expresar con más precisión y evitar la generalización con el uso de la misma palabra.

Facha tú, yo soy patriota, facha tú, mi enemigo.

Cid campeador (F)

Históricamente, facha es la deformación de la palabra fascista, que proviene del italiano fascio y significa «Haz» y a su vez tiene origen en la palabra latina, fasces, que simbolizaba la autoridad del imperio romano. ¿Dónde llegamos con todo esto? El fascismo es una estructura de gobierno basada en la autoridad y el reaccionismo lo que se traduce como dictaduras y constante búsqueda de enemigos con los que batirse para seguir siendo quién tiene el poder, la razón y el derecho de gobernar sin necesidad de opiniones ajenas al propio estado. Lo que complica las cosas es el hecho que esto tenía todo su sentido cuando Benito Mussolini creó el concepto desde el orgullo para con sí mismo y su régimen, pero la palabra sigue y él se quedó atrás. La colaboración de Mussolini al alzamiento nacionalista de Franco en España llevó también la palabra y parte de la filosofía fascista, adaptándose al estilo español pero con las mismas bases: enaltecer el sentimiento patrio, buscar enemigos del mismo, movilizar a las masas y crear obediencia fiel a la ideología que se imponga. Con todo esto, nos encontramos que no hay una forma clara de definir lo que es un facha, teniendo palabras más concretas para cada característica de lo que es, y ahí nacen los problemas con la palabreja, haciendo de fácil defensa para el verdadero fascista en una época donde su forma de pensar está ensuciada por los hechos que acarreó. Aquí un ejemplo de cómo alguien se defiende de dicho término peyorativo:

Partido joven de derechas «fuertes»

No cabe duda de que VOX defiende todos los valores que tiene el fascismo excepto el autoritarismo no apoyado por la democracia representativa. Destaco el uso de la palabra facha que tiene la izquierda para hablar de la derecha, lo cual acepto que es injusto y desconsiderado en muchas ocasiones, pues todo fascista es patriota pero no todo patriota es fascista, del mismo modo se puede decir respecto el racismo o la homofobia, pudiendo resumirlo todo en miedo/odio a lo que es diferente a mi pensamiento. Siempre me ha parecido graciosa la forma que tenemos de enfrentarnos a las contradicciones que tanto sufrimos (o disfrutamos) lo seres humanos. Sin duda alguna la gente de izquierdas sufre mucho la contradicción de buscar la libertad para todas las diferencias sociales imponiendo su visión de la misma y la derecha sufre del mismo mal entendiendo la libertad como la restricción de la libertad ajena (perdón por la repetición). Con todo, la palabra facha se usa al final para definir a alguien a quien odiar socialmente porque siempre es tu enemigo. Lo mismo pasó y pasa con la palabra nazi, abusando de su verdadero significado hasta perderlo por completo y ser solo un peyorativo genérico para cualquiera que piense diferente a uno mismo. Injusto, estúpido, lingüísticamente feo.

Yo quisiera proponer desde el ámbito literario nuevas opciones para definir el fascismo actual (una que es democrático y apoyado en la economía y entorno político global) y otra para hablar de alguien peyorativamente en un debate. Se me ocurren estas:
Para el fascismo actual:

  • Limonismo, de la raíz Limo que significa frontera en esperanto. pudiendo acortar con solo limo o limolo.
  • La konstata, que viene de permanencia, también en esperanto.
  • Mendinismo, como último término que propongo viniendo de la palabra Orden en esperanto, mendi.
  • Fachócrata.
  • Demofascio
  • Modfachista, acortando, Modfa.

Para una palabra peyorativa que se refiera a un odio social, diferencia de pensamiento no debatible:

  • Peyón, más inclinado a su uso desde la derecha hacía la izquierda.
  • Castín, más inclinado a su uso desde la izquierda a la derecha.
  • Pejora, con un uso más neutro o despolitizado.

Quiero terminar hablando de las famosas dos Españas y lo que creo que es el conflicto actual que existe entre la izquierda y derecha y lo que hace que no avancemos como por ejemplo con los países nórdicos dónde los extremos se perdieron y ahora se mueven mayormente en varios intermedios, reduciendo el odio y convirtiendo todo en lo que es mejor para los habitantes del país. En el siguiente vídeo se ven reflejadas de forma clásica, clara y simple:

Si es que lo que pasó es que los vencedores quisieron seguir siéndolo cuando perdieron su mayor fuerza representativa que es en estos casos(las dictaduras) siempre que fue Francisco Franco. Cuando eso ocurre la tendencia es que esa dictadura perezca de alguna o otra manera. En España, Franco pudo gobernar con bastante facilidad una vez ganado la guerra civil y eso le permitió que al final de su vida pudiera orquestar una serie de actos para que su España siguiera siendo como era con él en vida, una narrativa que todo el mundo aceptara y no se aprovechara su muerte para rebelarse. Eso fue la transición, una democracia parlamentaria y monárquica pactada entre la dictadura anterior, los nuevos poderes políticos y monárquicos y los ciudadanos españoles. Todos aceptaron, siendo siempre el mayor recordatorio parte de la derecha de estar ahora en una democracia sana y fuerte (ahí nace el fascismo democrático que simplemente elimina el concepto de imposición y acepta el democrático como antes de la dictadura). Ahí se conserva el origen de una guerra sin terminar… Pues en las guerras civiles el vencedor impone las reglas y escribe la historia y en algún momento u otro debe ser apreciado y aceptado por una gran mayoría o por lo contrario derrocado y satanizado su ideología por completo. Aquí pasó que hubo demonización del franquismo sin que él mismo perdiera poder social en ningún momento legando las posiciones en distintos puntos sociales ya sean estos militares, policiales, políticos y judiciales, quedando así un rencor, un odio abierto, una división ideológica que se confronta irremediablemente…

Mis propuestas pasan desde lo más extremo, una segunda guerra civil llevada a la erradicación del abuelo, dejando un vencedor vivo sin rencores ni enemigos. A una mucho más saludable que sería tener los COJONES de dejar de ser un capullo SORDO y CIEGO de mierda y ser capaz de hacer una verdadera auto crítica desde la derecha y la izquierda por igual, ilegalizar los partidos clásicos: PP y PSOE por alejarse en demasía de lo que es representar a los ciudadanos y tener un exceso de nombre propio, actuando más como una organización lucrativa y grupo de presión. Financiar universidades para mejorar las carreras sociales y políticas y llevar un potente trabajo para conocer España en profundidad, compartir dichos conocimientos y posterior animar al amor y no al odio como hasta ahora, incentivar el turismo nacional, crear comedia basada en reírse de TODOS los «defectos» que pueda tener cada región española, buscando con ello vernos entre iguales, en definitiva NO OBLIGAR A SER ESPAÑOL, PROVOCAR QUE SE QUIERA SERLO, no imponer españolidad sino compartirla, eliminar todo rastro de fascismo en la simbología patriótica, que la patria sea de quien la ame y no basada en todo aquel que la odia y de la que hay que defender. Ahí está, para mí perspectiva, la raíz gran parte de los conflictos españoles y lo que hace que no crezcamos más fuertes y sanos como nación. Os dejo de despedida la canción viral de Sofía Rincón, la fundadora del movimiento La derecha como performance, quién me inspiró para escribir este artículo y me hizo pensar muchísimo acerca de España, el patriotismo, la derecha, la izquierda, el fascismo… Al final lo importante seguirá siendo generar cultura y humor que también es cultura.

¿Qué es un facha? vergüenzas y orgullos