El paraíso del poeta

Relato de Diego Valbuena, publicado en la colección de relatos de Niña Loba editorial en Lektu.

Divertidísimo relato que parodia y critica con agudeza el mundo de la poesía. Premios por amiguismo y politiqueo, acosadores pervertidos, alcohólicos, enormes egos y poca poesía suelen ser elementos comunes… O no, pero así se parodia.
Como admirador irremediable de Roberto Bolaño que soy y que no dejo de repetir y reiterar, mientras leía este relato no pude evitar pensar en Ulises Lima, el poeta amigo de Belano en los detectives. Podría ser Lima El poeta, podría ser Madero, el narrador sin nombre y podrían estar en México, pero también podría ser otro lugar… ¡Es más! podría ser Guatemala, cuando Ulises viaja allí… ¡Toda una referencia que a lo mejor me imagino o quizás podría ser intencionada de Valbuena…
¡Detectives literarios! ¡Misterios! eso es algo que adoro encontrarme en novelas.

La historia narra desde un personaje anónimo la conversación con El poeta y la observación de una presentación del poemario de Manosalva. Todos los personajes presentes y descritos podrían ser caricaturas de ejemplares comunes en el mundo del poeta.
Uno de estos es La vaca sagrada; realmente genial y muy claro ejemplo de ello. Siendo este un personaje emblemático en su atmósfera, con mucha trayectoria, admirado, galardonadísimo y viejo, gordo, decrépito. Hay otros igual de interesantes que os animo a descubrir por vosotros mismos.

Lo que más me a gustado es la compresión del relato, logrando que en cada frase haya chistes, referencias y juegos de palabras riquísimos y bien metidos en eso, muy poco espacio, o mejor dicho el estrictamente necesario. ¡Bravo!

En definitiva, he sentido leer un capítulo de los detectives salvajes de Roberto Bolaño inédito. Lo cual es un grandioso halago viniendo de mi parte.

Por último, quisiera preguntarte, amigo lector: ¿Has estado en alguna presentación de poemario? Si es así, te recomiendo encarecidamente leer este relato y hacer una comparativa, aunque sea solo para reírse.

El paraíso del poeta

Si poesía eres tú…

Fueron días de poesía, de frescos baños de emoción, sin que me pasara más que lo que siempre estamos experimentando… La vida. Este es un poema para el concurso Zenda, pero lo habría escrito de igual modo tarde o temprano.  Mando un saludo a todas las personas implicadas en las lecturas de los poemas, espero que puedan mantener el espacio entre la profesionalidad y el humanismo y se dejen emocionar por la poesía que tanto nos describe. Ama, ama y  ama, y ensancha el alma.

Si poesía eres tú, el amor te arropa de dentro hacia afuera

El barrer tu parte y la contigua de la acera,
echar las migas de pan en el comedero de pájaros,
Las dudas…

¿Me amas,
te amo,
me amo?

Certezas…

¿Qué es el viento soplando caliente?
¿Y un polluelo que remonta el vuelo en el último instante?
¿Y esa naranja que se ofrece entera, radiante?

Ama y sorprende tus pulmones trabajando a otro ritmo
en una cálida y apaciguada marea
tu corazón creciendo, latiendo.

Si poesía eres tú, el amor te viste incluso cuando usa el azul.

Tercetos pasos por unos escalones desmesurados
pretenciosos, vivos y babeados,
es un cha-cha-chá donde la música hace ecos.

Torpeza o ceguera que me acerque a ti
seas quién como seas, tus juegos y caras
un indescriptible espíritu que nos guía, tu innegable existir.

Si poesía eres tú, el amor te desviste de verde.

Sacarte de dudas, frotar tus lámparas
caminar centímetros a dedo y leer en braille tus labios
compartiendo las palabras aprendidas.

Demostrar la húmeda acidez recorriendo tus poros
endulzados por la reacción con tu contacto
todo fundido en un el hiperfluído del espacio inclinado.

Sí poesía eres tú, el amor también lo es en las mismas veces.

No sé qué eres pero te anhelo
no sé definirte, pero te exhalo y comparto
no sé verte siempre, pero sí siento tu calor.

Una cosa sí sé, y es que no puedes convertirte en cliché
como un color identificado consigo mismo
y eso es suficiente para hablar de ti para siempre.

Si poesía eres tú, quiero versar contigo el amor el resto de nuestras poemas.

Dedicado a mi amor, Valeria.

Eduard Balcells Cardó – Omduart

Si poesía eres tú…

23, fluya el Abril

Flow my tears

Sonaba tan fuerte que tiró la tele por la ventana.

papá se enfadó,

le dio un diario y le señalo el exterior,

mi hermanito no lo dudo, y saltó.

Llovía, pero nadie se sorprendió,

Abril nubloso como tantos otros, nadie sabe volar

con tan mala visibilidad,

si al menos le hubieras dado un libro,

de tapa dura, con un mundo tan grande que

pudiera mantenerlo a flote.

Papá gruñía y hacía temblar su sillón,

mamá aplastó su rosa con su última adquisición:

Más y más historias en el Mundo disco.

Gotas celulósicas impregnaban páginas y mesa,

era imposible seguir aguantando aquel ambiente.

Fluyan mis lágrimas, dije.

Sin ser policía jamás hijo,

Philip, dije,

Muerto, dijo,

Como tu orgánico corazón,

ojo, solo veo lo que hablo y lo que leo.

Digo que habrá más de un caballero, con o sin armadura,

valiente como antaño.

Interesado y caradura,

moderno, de lanza y escudo.

De táctil, dedos y sofá,

avariciosamente moderno.

Ya no quedan más, Cervantes nos regaló uno de grande,

esperando la imitación nacieron muchos soñadores,

algunos escribían sueños otros los dibujaban y tantos muchas personas los exigían.

Tiempos de molinos que siembran nuevos vientos,

frescos vientos llenos de polen a lo que no solo rosas penetrará.

Arítmicos dedos escriben versos que casi parecen morse.

A latidos te quiero y por eso llueve a ratos,

Como un buen abril.

23, fluya el Abril