Mecenas de nuestra era

Como el mundo del arte siempre a necesitado un apoyo económico por la lógica de que el arte en sí mismo no produce nada literalmente útil, consumible, comerciable como cualquier otro producto, ha gozado de mecenas, personas que valoran el trabajo artístico y quieren promocionarlo ofreciendo dinero para que se siga produciendo y los artistas podamos hacer lo nuestro sin morir de hambre.
En esta era tan marcada por querer usar pantallas e Internet siempre que se pueda, hemos creado varios servicios en línea para hacer mecenazgo.
La más famosa en la actualidad quizá sea patreon, que diferenciándose de lo que he ido descubriendo hasta entonces, permite hacer pagos mensuales a los proyectos que presentan los artistas/activistas/desarrolladores/científicos/ingenieros y un largo etcétera de creadores que no suelen poder hacer lo suyo sin apoyo económico.
Hoy os hablaré un poco de esto, mi opinión y dudas al respecto y no quiero entrar en detalle en los servicios propios, solo los nombraré y enlazaré y que cada cuál se informe más si quiere.

Patreon

Este servicio está muy bien diseñado para los usuarios de ahora, permitiendo de forma simple que cualquiera con una cuenta corriente pueda subscribirse en un proyecto pagando una mensualidad que puede decidir y por la que se le recompensará con una laaarga lista de distintos paquetes. Sin duda alguna, me encantaría tener ingresos fijos para poder invertirlos en esa gente tan impresionante que está ahí trabajando duro para lograr sus proyectos. Por otra parte, sería algo muy bonito poder vivir de montar uno propio… Cosa que no me atrevo, por ahora.
En contra de estos servicios, decir que se quedan más o menos la mitad de las donaciones como beneficio propio… Tienen derecho a lucrarse, claro, pero la mitad por construir y mantener una web quizá sea demasiado… Parece que ahora todos los informáticos quieren ser nuevos y poderosos ricos… Decir también que usa dólares, con el cambio de moneda constante que hacen probablemente se pierda algo en comisiones y se enriquezca el banco que usen (uno estadounidense, claro), y el vuestro.

verkami

Verkami se trata de un proyecto que conozco un poco mejor por lo que os voy a contar.

Lo fundaron tres personas de la misma familia, dos hermanos y su padre, en Mataró, Catalunya (mi tierra), España. Y aquí entra un elemento hermoso que me encanta. Verkami proviene de las palabras en esperanto Verki, el verbo crear obras de arte o ciencia y Ami, que significa amar. Siendo entonces, Verkami, amar las obras de creación. Y eso es a lo que se dedican Joan, Adrià y Jonàs Sala(biólogo, historiador del arte y físico respectivamente). Un dato que me parece muy divertido es que les hicieron una entrevista y les preguntaron cuándo decidieron embarcarse en este proyecto y su respuesta fue cuando se quedaron los tres sin empleo y pensaron que sería genial que alguien les diera dinero para financiar sus proyectos personales y ahí se pusieron a estudiar acerca del crowfunding, que ya funcionaba en varios países; simplemente adaptaron lo que ya se hacía, pero con mucha elegancia y formalismo, dejando una web impoluta, fácil de usar y de gran repercusión social.
A diferencia de Patreon, aquí no se financia un artista mensualmente para que siga creando sino que se financia un proyecto concreto. Por ejemplo, un músico querría grabar un álbum y tiene las letras y la composición pero no tiene dinero para alquilar un estudio ni promocionar su álbum, allí entra Verkami. Personalmente me parece genial el sistema que usan y lo más maravilloso y extraordinario es que no se quedan nada del dinero de las donaciones, aquí lo afirman. Por ese motivo me agrada más, puro interés cultural y no económico. Bello.

Quiero terminar con una reflexión personal. En un mundo improbable, yo quisiera que la gente llegara a un nivel de solidaridad tal como para que los que puedan, mantuvieran a los que no pueden por el mero interés de ver lo que puede hacer alguien si no necesita hacer otra cosa para seguir vivo… El progreso humano más significativo empieza cuando alguien no necesita hacer nada para sobrevivir y puede así dedicarse a pensar y eso implica casi siempre un mecenas, alguien que decide invertir sus recursos apostando por algo que quizás no tenga un beneficio económico compensativo sino uno social, o cultural o científico; todo de grandiosa valía sin que ofrezcan supervivencia como si hace la economía.
Da que pensar ¿eh? Besos y respetos mis queridos lectores y lectoras.

Mecenas de nuestra era