Salado

Salado, un relato escrito por José Andrés GranBosque y editado por Niña Loba editorial en lektu.

A diferencia de los relatos que llevo reseñados de la colección de Niña Loba, éste sí requiere un cuidado en cuanto spoilers por el juego que ofrece para con el misterio. Desvelado ya por completo en una nota del autor al final del relato. No en el propio relato, que va dejándolo imaginar al antojo del lector. Yo, personalmente, sospeché lo que pretendía sin verlo con claridad por las hermosas descripciones que hace diferenciando los personajes y mi afición a aprender un poco de historia humana.
He de decir que al principio pensaba que el narrador era un niño por el lenguaje y su forma de usarlo. Pues es de una inocencia infantil… pero conforme avanza el relato se deja ver que el contexto social lleva a los individuos a una sinceridad total imprescindible para conocer el mundo. ¡Así que nadie se asuste en cuanto se entere que el narrador tiene un hijo!
Salado es la historia de un hombre enfermo que abandona a su familia para dejar de ser un estorbo y se va a explorar el entorno que siempre temió ser estéril para vivir. Ahora que ya no le importa eso, es completamente libre.
Una narración muy fluida y agradable. Solo pondría un pero(pequeñito). Hay una parte donde el personaje principal dice: «Me fui a la guerra». A lo que continua narrando ignorando eso una o dos páginas; carcomiéndome la cabeza y sin poder disfrutar bien este impasse hasta que retoma el hilo y lo termina finalmente con elegancia.

Jefe estudió bien mi madero antes de permitir que se soplara en él en la ceremonia. No estaba seguro si constituía una ofensa, porque no entendía bien como funcionaba.
Salado, de @granbosque

También destaca el interés del autor por lograr una verosimilitud. La historia y la antropología son dos temas que me fascinan y me han encantado desde siempre, las pocas asignaturas en las que saqué buena nota cuando era un estudiante de la ESO. Con mis limitados conocimientos de esos temas (nivel aficionado internauta) he de decir que disfruté mucho de cada detalle que ofrece para situar el contexto, bien calculados y medidos. En algunos momentos me recordó a pelis como En busca del fuego, de la que comento una experiencia personal y unas reflexiones aquí. Sin duda alguna se trata de un relato bien documentado para gozar de verosimilitud de calidad. O como dice José Andrés el relato se podría clasificar como especulación antropológica o lingüística-ficción. Y sí, se podría y se debe.

En definitiva, recomiendo mucho la lectura de este relato. Descripciones precisas y muy bellas. Ameno, muy agradable y especialmente disfrutable para quien le enloquezca la historia y la antropología.

Y vosotros que pensáis ¿Somos la especie humana superior por tener un cerebro altamente desarrollado y dedo índice y pulgar oponibles o simplemente eso nos ha permitido infundir esa idea por todas partes?
Me disculpan la tontería. ¡Un abrazo y leer mucho y bien!

Salado

Los caballos me trotan

Los Caballos me trotan, un relato de Jorge Morcillo publicado en la colección de relato de Niña Loba.

He de decir, que he llegado hasta la página 9/13 sin disfrutarlo mucho aunque lo ataño una vez más a mi falta de experiencia lectora… pues desde luego esto no es un relato al uso. Como dijo el mismo señor Morcillo en su twitter:

Oír y escribir son una misma cosa. Sin música interna la prosa no me interesa. El argumento no tiene ninguna importancia. Mejor, no saber ni lo que se está escribiendo. Mirar hacia fuera y hacia adentro. Apostar fuerte. Quemarse siempre.

Jorge Morcillo

Yo, no comparto su opinión, posiblemente por lo que digo y reitero, no soy un gran lector… me quedan muchos años aún para serlo y si llego. Para mi el argumento sí importa, y la música es un arte muy distinto de la prosa. Sí estoy de acuerdo con lo de mirar hacia afuera y hacia dentro, cosa que yo relaciono con el artista, cualquier artista o cualquier obra artística.

Dicho esto, me centro en el relato en cuestión:

Lo que saqué en claro del argumento es que una mujer, posiblemente prostituta, grita al viento o quizás a la tumba de quien fue su amor, Juan. Un hombre borracho que ajusticiaron ya fuese con o sin razón. El relato es a grandes rasgos una narración en primera persona de dicha mujer añorando y repasando su relación con Juan.
Pero nada de esto tiene ni la más mínima importancia pues ni te cuenta una historia ni quiere hacerlo, no hay inicio ni final ni medio.

¡Gozad de tan hermosa portada!


Todo transcurre en una carrera a caballo que da vértigo. Me dio la sensación que el autor no quería poner ni un solo punto pero por limitaciones del lenguaje o para evitar que los lectores muriesen ahogados, puso algunos. Pero vamos, hacen un efecto indistinguible de las comas a efectos prácticos. Mientras leía iba desconectando de lo que decía la narradora y simplemente imaginaba a una mujer con el torso desnudo cabalgando mientras cantaba una canción en una lengua desconocida para mi. Lo cual me parece sublime, una sensación poderosa.
Me sacó de la lectura el hecho de que parecía una mujer poco leída en cuanto el uso de las palabras pero a la vez muy leída en la cantidad y cualidad de vocabulario. Pero como digo, esto no es un relato al uso. Más bien parece una canción que podría sonar en un prostíbulo del salvaje y viejo oeste americano y todo se torna en pro a esa musicalidad. Se deforman las palabras para lograr ese sonido salvaje, ese acento sincero de la narradora.
Algo que me llamó fuertemente la atención fue que el personaje de esta historia podría ser sin problemas uno creado por la poeta Laura Maldonado, protagonista de la novela del mismo autor, Cielos y escarabajos.

En definitiva: Con la mente abierta, este relato se disfruta y una vez más, Niña Loba editorial asume con valentía representarse con autores «locos» buscadores profundos, provocadores y desmedidamente dados a la literatura con todas sus consecuencias.

Por último quisiera interpelarte, amiga persona lectora.

¿Te gustan los textos que te exigen más que el seguir el hilo de una historia de inicio a fin? ¿Me das algún título?
Muchas gracias por leer.

Los caballos me trotan

De cielos y escarabajos

Hola queridas lectoras ¿qué tal se encuentran hoy?

Hoy traigo una reseña de la última novela que me ha conseguido herir gravemente y hasta podría resultar mortal si hubiera muerto mil veces ya (exagero y me luzco en mi «exclusivo» dolor personal). Se trata de, como dice el título: De cielos y escarabajos.

La novelita fue escrita por Jorge Morcillo y publicada por Niña loba. Lo primero que quisiera comentar es que mantiene un ritmo frenético y agobiante con muy pocos recursos. Pues es «simplemente» una carta donde escupir todos los recuerdos imbuidos en una rabia insoportable que siente la poeta y narradora Laura Maldonado, sobre EGI, Eusebio Gutiérrez Incordio y su suicidio. Aprovechando la ocasión para cagarse en todo lo justamente cagable de nuestro mundo. Empezando necesariamente por el mercado editorial y continuando por el psiquiátrico (muy relacionado) y el político (muuuuy relacionado).
Y con eso ya está todo dicho porque lo demás es la vida entera y nada menos…
Pero por inquietud y ánimo de traer lectores a esta interesantísima obra, continuaré diciendo que el juego de escribir realismo y usar personajes para despotricar sin parar es un juego perverso… al menos para una mente como la mía que se rompió en desconfianza por las realidades impuestas en base a la política y el mercadeo… me hace sufrir mucho pensar que el autor pueda haber construido los pensamiento de su criatura tan destrozada y bella y poderosa poeta que es Laura Maldonado… un personaje super hermoso y creado tan bien que soy casi incapaz de creérmelo ficticio… parece que tenga que ser el propio autor vestido de mujer… vestido de sensibilidad poética y enfermiza… parece una de esas musas que te guían y luego dices que solo fuiste un «canal». Pero claro… puede ser un muñeco, puede ser construido con asombrosa habilidad y todo el desapego que un autor puede permitirse tener con uno de sus personajes. Pero por otro lado, podría ser también que se tratase de un juego distinto… y quiera hacer algo que me maravilla y es que en una realidad plurirealista… la ficción y la realidad se entremezclan y follan y tienen hijos bonitos como podría ser ésta novela que nos ocupa… quisiera quedarme con esta última posibilidad.
Otro detalle que me gustó es que al principio me dio la sensación que todos los personajes eran ficticios o quizás ficcionados. Cosas que me pasan por ser tan ignorante y mal lector y no conocer a escritores como Wolfgang Borchert o Thomas Bernhard. También decir que es porque desde el primer momento me invadió la sensación de estar leyendo una obra de Roberto Bolaño. Probablemente tenga una pequeñísima obsesión con él… y era típico en sus obras inventarse a escritores y críticos y hasta lectores y poetas. Probablemente a Bolaño le gustase las obras de Borchert y Bernhard y probablemente si los llego a leer (ojalá sí) a mi también me gustarán.
De Cielos y escarabajos es una obra que te hace sufrir…
Llena de referencias a grandes sufridores de la literatura y que usa el tedioso juego de la reiteración una y otra vez como herramienta para remarcar la rabia y la visceralidad de una poeta… que está bien… pero a mi me da dolor de cabeza y me quita la concentración.

De cielos y escarabajos es como un taladro apoyado en la sién. Mantiene la amenaza de agujerearte el cráneo y de vez en cuando lo penetra un poco, lo justo para bajar la presión cerebral.

Leí la novela (son solo ciento veinticuatro páginas en total) a pesar de todo en tres días, en quizás ocho sesiones de lectura, y mira que te encarrila y te anima a hacerlo de una sola sesión como si fuera un buen y extenso relato más que una novela… pero sin embargo me detuve en la lectura como unas veinte veces para despotricar en voz alta los pensamientos que me provocaba. Es dura, es agotadoramente dura. También tengo que admitir que soy muy mariquita por lo que respecta las emociones… en mis días buenos me llamo hipersensible, en los técnicos persona PAS y en los menos buenos «muy mariquita». Además de ser un lector lento… quizá aprenda a mejorar el ritmo ¿Algún lector por aquí que dé clases? ¿Consejos, quizá?
Yo creo que quien ya a sufrido bastante en la vida ya no puede sentir miedo a nada que pretenda asustarle activamente y por lo contrario solo siente miedo a ese estado de ansiedad que genera el caer y revolcarse en el sufrimiento… ese estado mental que se asemeja a un puto y maldito pozo negro que pretende extenderse hacia el abismo infernal y acrecentarlo por si acaso te atrevieras a salir. Y sin embargo, se sale, eh, siempre que quieras. A mi me basta con recordar lo hermoso que es tomar aire y reírme como un imbécil por estar disfrutando de tomar aire y nada más… y por éste motivo esta novela me dio miedo… pero respiré y me reí y seguí.
Por todo eso, me siento en el deber de recomendar activamente esta novelaza a cualquier chalado que quiera o ya se haya embarcado en la aventura sin fin que es escribir. Sobre todo si siente la fiebre rara que te da y te pones a escribir o te coge un ataque al corazón o al menos esa es la sensación… Sé que hay autores que escriben por hobby puro y también está bien y es comprensible, y a veces envidio poder ver esto como un juego…( o un trabajo, lo cual aún me sorprende más) a mi me pica mucho como para tomarlo como un juego… por otro lado, normalmente recomiendo todo lo que me gusta a cualquier lector pero esta vez hago excepción. Pues esto no podría sacarle el gustillo ni las leccioncillas que se pueden ver. Y no porque haya que ser muy… listillo… (aquí es cuando flanders me posee, por algún motivo) pues está bien escrito y con respeto y todo y es fácilmente leíble a no ser que te pase como a mi y tengas que tomar pausas para cagarte en la madre de uno y dos y tres para acompañar a Laura en este viaje…

Leed De Cielos y Escarabajos… y luego podéis seguir con lo que publica Niña Loba, pues por algún motivo, esa gente en otros tiempos habrían fundado ciudades y engendrado hijos divinos, en esta dan luz a libros desheredados.

De cielos y escarabajos