Literapintura: Albergue imaginíl

‘Literapintura’. Se podría decir que tuvimos mucha suerte. Era un albergue bastante barato y limpio. Su dueña usó sus cuadros para hacer ‘literas’ .  Escaleras de libros, páginas cosidas a modo de mantas y lienzos estructurales. El arte no tiene porqué ser cómodo, y a pesar de ello nosotros preferimos los cuadros recién pintados. Levantarse de verdes y de repente rojos al suelo era siempre un buen primer paso matinal.

Eran habitaciones pequeñas pero muy bien iluminadas por un traga-luz y una salida al balcón que invitaba a salir a tomar el sol.

Resultó ser sol de rayos ocres resplandecientes solo por las rallas blancas. Al menos nadie tuvo que usar protector solar, con no tener alergia a la pintura basta.
Así que respondiendo a tu pregunta, si, el albergue ‘Literapintura’ mola. Sobre todo para viajeros como nosotros. Lilith hizo un gran trabajo montándolo aquí en medio de la ruta de la cima del Matterhorn.

¿Quién te preguntó?

Pues esa chica de ojos lluviosos  que ahora está de espaldas. Si, ya sé que está pintada, era un ejercicio de imaginación amigo mío.

Literapintura: Albergue imaginíl