Reseña creativa. INTRUSIÓN

Reseña Intrusión, de Román Sanz Mouta.

Fase cero

La única persona en el mundo a la que no capturaron, mataron, comieron o esclavizaron desde la invasión hasta el presente, se escondió; en la montaña más alta del planeta.
El resto seguimos prisioneros, tiranizados, cobardes…
Juntos.

LA INVITACIÓN

Vamos a conocer los mecanismos del camino de la memoria, los recuerdos soñados o vividos.
Descubrir toda la verdad y la mentira en aquellos rincones del cerebro donde escondemos, temerosos, nuestros miedos y vergüenzas, traiciones y maldades inconfesables.
Os invito a leer la intrusión de Román Sanz, tal y cómo él lo hace. Os convido a ser el lector detective, el cual es el que más diversión y aprendizajes se lleva de cada lectura.
Intrusión trata sobre un arriesgado experimento mental que realizan Beatriz, Joan, Adrián y tú, lector. Un viaje entre sueños, charlas, recuerdos y la desconcertante realidad a la que no sabemos cómo hemos llegado a ella.
Para esta reseña, creí oportuno probar algo distinto. Pues, podéis creerme que no se trata de una novela común. No es líneal y esconde tanto como muestra (sino más). Así es como inspirado por el estilo Romaniano (del que se hablará), decidí crear un nuevo tipo de reseña (creo es nuevo).

Acechando. “¿Quién nos mira? ¿Quién nos sigue? ¿Quién nos vigila?” Eso se pregunta, eso se preguntan.

La reseña creativa

La intrusión

Joan no podía quitarse la sensación de estar siendo observado. Ninguno de los dos podía, pero más le costaba a Joan por encontrarse en su territorio, sus dominios.
Había algo, en el resquicio de la mirada, un ángulo oculto. Algo que escapaba al intentar enfocarlo. Una sombra solapada a cualquier otra sombra, disfrazándose de ella, robándola.
Acechando. “¿Quién nos mira? ¿Quién nos sigue? ¿Quién nos vigila?” Eso se pregunta, eso se preguntan, incluso alguna vez con percepción compartida. Pero no hay respuesta a la paranoia.
Porque, a estas alturas de la vida, confunden fantasía y ficción con realidad.
Porque viven fuera del presente. Porque quieren vivir fuera del presente.

Robin Soenz , acude a a la sección de historia, para ver si ya figura en ella y puede morir.
Observa con atención aquel par de jóvenes en la última mesa de la biblioteca y elige uno como víctima de su juego. El viejo juego consiste en escribir sobre una persona desconocida presente en el lugar donde te encuentres.

Empieza:

Se levantan y deciden abandonar la biblioteca. Tienen una cita. Con la misma mujer.
Para que queden claras las dudas, una performance, ésta en concreto, es como una obra de teatro, una representación que puede ser colectiva o individual. Y que suele estar apartada del arte convencional por alguna faceta diferente.
Lo extremo, lo cruel, lo extraño, y así sucesivamente. En este caso, asisten, previo abono de la entrada a la intrigante:

“TEATRO KABUKI DE MARIONETAS INVISIBLES QUE DISCUTEN”.

Intrigados, los dos jóvenes, que ahora bautizo, como autor que soy del juego, Adrián y Joan. Ojean entre las filas de sillas, buscándola a ella, y ella aparece para colocarse detrás, con ventaja.
La función va a empezar, y estéis listos o no, no podréis cerrar los ojos, ni el libro. Bienvenidos a la intrusión.

Mapa de recuerdos, la segunda intrusión.

Ella lo tenía claro, más tras la noche anterior. Ya sabe cómo son. No ha pensado en elegir. No se digna a ello. Merece más y se valora como debe. Deja que sean ellos quienes decidan. Están igualados siendo distintos, el valiente, el más atrevido, el que no dude, el que haga lo suficiente, y eso es mucho, la ganará.
Con todo lo que han ganado hoy, la sensación en la suma es de pérdida.

Joan y Adrián se miran. Hay una competición en marcha. Cada uno tiene sus virtudes y sus armas para este juego. Jo lo corta de raíz. No habrá rivalidad, porque no dará lugar. Antas hubo algunas ellas. Pero no eran ella. Me voy a pasar la noche con ella, dice Joan. Será si ella te deja, responde Adrián. Y joan solo sonríe, con la confianza de un siempre ganador.

COMPRENSIÓN Y DESCOMPRESIÓN

Beatriz se debate entre tres corrientes de pensamiento, que varían dependiendo de cuánto quiere, cuánto sabe y cuánto cree. El amor, el conocimiento y la certeza.

Empecemos por el principio del desorden.

No sabe qué ni cómo, pero cada noche llega a ellos, a él. Espía, descubre, está presente…
Han vuelto a entrar. El último viaje ha sido una promesa. Algo a cambiado. Adrián lo sabe, es él mismo. Jo solamente lo nota. Siente el peligro. Suenan alarmas por el interior de la cabeza, y es una sensación curiosa, ya que ambos están dentro de esa mente.
Echan a correr, sin elegir dirección, porque no pueden. Salen disparados en el mismo sentido. No debiera ser así, no tendría que haber sido una competición.
No hay apenas espacio físico, mucho menos caminos, calles o carreteras. Cajas y cajas, cajas dentro de cajas que están dentro de otras cajas. Cajas amontonadas, cajas enterradas, cajas tituladas y otras sin marcar, cajas precintadas y otras abiertas; miles de cajas de cartón, papel, hierro, plástico y madera. Entre ellas, se abre camino…

Plan B. Pienso en quedarme solo. ¡Qué difícil! ¡Joder, se me va la olla! La suya y la mía, la tuya y la nuestra. Harto de tanto pensar, de tan rebuscado habla…Jajajajaja.

Todo sobre intrusión

Cómprala

Presentación del autor

BookTráiler

Entrevista a Román

Editorial camelot

Espero haberos llenado la mente de ganas de haceros con intrusión. No os dejará indiferentes.
También deseo que esta intrusiva reseña os haya impactado y sorprendido, voy a probar el método par otros libros a ver que tal funcionan.

Muchas e intensas lecturas

Reseña creativa. INTRUSIÓN

Fluyan mis lágrimas, dijo el policia

Reseña de: Fluyan mis lágrimas, dijo el policía – Philip K. Dick

Philip .K Dick es muy conocido por su obra, ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? , la cual fue llevada al cine más adelante con la película Blade runner. Por quien no conozca a K. Dick. Él se movía por el género de la ciencia ficción, así que en la novela veréis con claridad a coches voladores, armas extrañas y demás futurismos.

fluyan-mis-lagrimas-dijo-el-policia-philip-k--L-j0JkZF

La novela nos sitúa en un mundo distópico donde la sociedad esta regida por un fuerte control policial. Nuestro protagonista, Jason Taverner, emprende la búsqueda de su propia identidad, pues ha sido olvidado por los demás, cosa realmente horrible para cualquiera y más aun por un famoso presentador.  El interrogante de cómo a podido pasar queda a la libre interpretación del lector, lo cual es fantástico. Toda la narración está emborronada por drogas, olvidos y confusiones que ayudan a mantener el misterio y a crear una ambientación más fuerte inmersiva en un mundo oscuro, cyberpunk y mucho menos distópico de lo que quisiera admitir.
Disfruté mucho de esta lectura, me recordaba por momentos a un videojuego que adoro llamado The longest journey, una aventura gráfica que ocurre en un planeta dividido por la mitad, separado entra Ancaria, donde la magia y la religión rige la vida y Stark, donde lo hace la ciencia y el escepticismo. Stark se parece al mundo de Fluyan mis lágrimas, dijo el policía… la decadencia social inmersa en una depresión y confusión y pérdida de todo valor del que sentir orgullo, tan grande como para querer pasarse el día bajo los efectos de cualquier droga… Arrastrando el esquema clásico basado en ricos y pobres, famosos y don nadies, importantes y prescindibles… un sistema jerárquico como el de siempre. Pues podréis leer como Jason Taverner, siendo un 6, un humano mejorado, famoso, rico e importante se hunde en la mierda al perder todo aquello que lo hacía especial en el momento en que es olvidado por la sociedad.

Un detalle muy curioso es su final (tranquilidad, no voy a estropearlo), donde Philip cierra todas las tramas por secundarias que sean, dejando el lector bien tranquilo y con la seguridad de que no habrá segunda parte. Algo interesante este hecho, pues el señor K se obligaba ha hacer nuevas historias cada vez sin recrearse en una.

Más curiosidades interesantes es el seis, es ser un seis, el punto de misterio extra a la trama… Un seis un seis… ¿Qué contará? Solo puedo deciros que es mejor un seis que un humano, y ese misterio será mejor que lo averigüéis leyendo el libro vosotras mismas.

En definitiva, otra buena obra que recomiendo de leer, de lectura agradable a pesar del mundo asqueroso que presenta, interesante y original. Dick no suele decepcionar.

Fluyan mis lágrimas, dijo el policia