El el fondo siempre caben más palabras 02

Ser ciudadano es lo que más dolor de cabeza me ha dado. La política para quien la quiera, para mi la poesía, la paz y ser Dios unos instantes, los suficientes para seguir creando arte.  Y seguir bajando a la tierra para acordarse de andar, y querer ser humano para aceptar todos mis defectos, y «defecos». Seguir siendo humano, demasiado humano.

poemasdecuadro03
Escribir una leyenda
El el fondo siempre caben más palabras 02

El ejecutado quiere escupir sus últimas palabras

–Pan, mantequilla, arroz, pepinillos… ¡Ay no perdón! vuelvo a empezar, esto es mi lista de la compra.

–La que ya no harás, bastardo.

–Todos aquellos que se niegan a colaborar, con el esfuerzo y el heroísmo de una revolución, no los queremos, no los necesitamos. ¡Ostia! otra vez que equivoqué –hablaba bien alto removiendo papeles entre sus dedos.

Ahora va. Espero que sepáis lo mucho que se equivoca un humano, que recordéis que no hay bala que atraviese la historia, la memoria; no la hay la que mate ideales tan hermosos como el querer el amor por encima de toda avaricia y miedo.

Espero que os deis cuenta de la estupidez que es elegir el rifle en lugar del libro, o la espada en lugar de la mano… Espero que lloréis por cada vida arrebatada.

Espero… Espero… Que no apuntéis y pueda salir de…

Y veinticinco balas, de veinticinco rifles, atravesaron pulmones, corazón, hígado y demás órganos del libertador del pueblo.

Asustaron también a más de cincuenta aves que descansaban en un árbol cercano. Hicieron gritar a la madre del hombre, llorar a su hermana y ensanchar el odio de sus camaradas, que no tardarán en movilizarse.

También inspiró a aquel niño pequeño que jugaba a la pelota cerca de allí. Quién, de no muy mayor, escribió un hermoso poema dedicado.

Sigue haciendo armas que se seguirán escribiendo poemas. Sigue matando que se seguirá amando igual… Sigue tu estúpida lucha contra ti mismo, que no hay victoria posible más que la más humilde y sincera rendición.

El ejecutado quiere escupir sus últimas palabras

La educación es revolución

EducacionRevolucion

Enseñar a aprender por uno mismo. Enseñar a ser humano, ni productor ni gestor de recursos, humano. La revolución armada nunca funcionó. Es demasiado primitivo y ya hay muchos grandes maestros de la guerra a los que no se les puede vencer con sus armas.

Lo más hermoso de la revolución de la que hablo es que no es una guerra; es algo así como una recuerdo de conceptos y objetivos como raza. Plantearse qué es lo que de verdad necesitamos, lo que buscamos con la vida…

Pensar, pensar un poco…

 

La educación es revolución