Violines horripilantes

Texto automático 22

Calentando dedos y leyendo mucho. No sé, porqué. No hay más días. Sueños, pulmones limpios. El profesor terminó la lección y su estudiante, dientes perdidos, pintando el suelo de rojo oscuro, sucio. No aprendió nada. La violencia le gusta, es su herramienta, su amiga, incluso cuando le rompe la cara.

Cara-ratón. Números tatuados y mucho hip-hop. Bebidos a todas horas, luz baja y nada de drogas sólidas. Está bien, el pegamento; es lo que nos mantiene unidos, ni el amor ni el dinero ni el camello.

Perdidos, perdidos, perdidos, perdidos, perdidos… Escritos sin trucos. Ella, ese rayo de luz que no raya en la mesa. Nos es blanca, ni cortada, es pura y extraña.

Me excita, y parece que no mienta… Parece la primera vez; puede que lo sea. Y estoy triste.

Una pantalla tapada en un trapo de limpiar ventanas no muestra el tele-noticias. Gracias, gracias ¡Joder!

Estaba loco, entraron en la consulta, y aquel psicólogo era el sabio joven negro estudiante que habían despedido, quien destrozó la vida del racista, del supremacista y todas las reglas sagradas de su vida y también quién se folló a su hija y provocó que pegara a su mujer.

Vida, cotidiana. Esto no es pop. El automatismo volvió, pero sigue sin ser tan bonito como cuando Dalí pintaba con su pipí.

Quiero ser yo mismo aunque sea cinco mismos, si no soy violento ¿no es suficiente? ¡Déjame! Dame tu dinero. Soy casi libre, casi hombre, casi budista y casi, pero casi casi, por muy poco, una persona completamente sana…

Suenan unos violines tan horripilantes. Muy violento… Pero sabe y promete ser pacífico, no pacifista.

Yo soy otra cosa… Esto es demasiado. Y no hay árboles. Esto está muy oscuro y me cuesta dar las gracias… Soy un tipo alegre e inteligente. Quiero ir al norte opulento, donde engañarse es deporte, ser rico normal y tener el corazón de hielo lo más común… Piensa lo que quieras. Yo no puedo mirar a otro lado pues el dolor lo llevo dentro, aunque no sea “mi” dolor.

¡Sí! Lo siento todo, vete a la mierda. No puedes comprender que és ese fuego innato.

Luego sigue en tus cigarros. Tus venenos ocasionales y buenas acciones. Tus discursos de mierda y tu cara de buena persona.

Todo sigue igual que siempre. Bien, cuerdas en todas direcciones y personas en ca extremo, tirando. Algunos obedecen, otros deciden y otros duermen. Algunos están muertos con las manos cosidas en la cuerda. Mientras las cuerdas vayan por todos lados todo seguirá en movimiento y cambio. Hacia ningún lado… Evolucionando. Buscando la paz y el entendimiento en el dolor; como siempre.

Violines horripilantes

Escritura automática 19

Menudo error le salió de la probeta

relato corto automático.

Breve preludio de disculpas:

Por encontrarme inmerso en una nueva aventura en otro país, mi tiempo y mis energías las tengo invertidas en aquí y ahora, en una acción directa. Sigo escribiendo pero he decidido dar menos horas al blog con la correspondiente bajada de calidad; lo siento mucho mis queridos lectores, serán debidamente recompensados en cuanto tenga una estabilidad que me permita volver a invertir en mi blog. Gracias.

Recordar que un relato automático mío tiendo a no corregirlo para ofrecer lo que es.

Vendí mi dolor por no poder arrastrarlo. Me dieron tiempo. Me regalaron tiempo. Pero, a cambio de esas lágrimas que ya no derramo, los demás, que sí seguían odiando, rabiando y llorando mucho… Me miraron como si hubiera vendido mi corazón entero.

Zanahorias atraviesan mi piel, no hay colores naranjas ni rojos. Puntos blancos y café negro amargo, amargo como la victoria americana sobre Japón. Drogas blandas y el cesar el humo en mis pulmones, purificándose. Cicatrizando tengo mi corazón maltrecho, a jirones, pedazos que no volverán cinta catalana que no pega.

Señoritas en la carretera. Suenan alto los gritos de auxilio. Pero no son ellas, son ellos, sin cojones por no saber usarlos. A tijerazos, a cuchilladas y sprays aliña ensaladas de ojos, castaños o azules. Ya no quedan más cojones, ovarios a las elecciones..

Si es que ya os lo dije: el odio genera más odio. El resentimiento se resiente a sí mismo… El dolor quiere compartirse o enterrarse, pero siempre a lo grande.

Shell told you. May the source be with you. Y no quisiste escuchar la bendición. La contradicción de la tecnología.

Otra vez este jazz suave, esa ventana la montaña nevada y esa mujer de bella alma… No, no querrás. Pero yo si lo hago; me quiero, me libero. Mi corazón está un poco menos maltrecho.

Ya no uso grapas, ni pegamento. Se cierran solas, aunque sea lento. Lo lamo, cicatriza, cicatriza, cicatriza…

Vendí el terror. Después de la vergüenza este era el siguiente paso. No más hielo, por favor. Este vaso de licor baja bien solo, como yo. Trabajo mejor así, más creativo, menos borracho, más lleno de amor que casi no oso compartir. ¿Qué extraño, no? Buda está en mí, pero ya no quiere dar pan a compartir todo el rato, con cualquiera… Se lo daré a esos pájaros que tan bien pían. Sus cantos me alegran y estresan al estresado.

Ese elefante de patas largas… Ese dios que no quiso dejar de serlo por muy triste que se sintiera y esa goma que no quería usar.

Esas palabras automáticas, que espero ningún robot pueda imitar. Literary bot, eres mierda porqué te hizo un matemático sin corazón pensando ser poeta.

Puede que pasara algo parecido con nuestro creador… Menudo error más hermoso le salió de la probeta…

 

Para más profundidad:

El poema del robot (english)

Ovarios a las elecciones

May the source be with you (TE RETO A GOOGLEARLO)

Muchas gracias y de verdad que quiero volver fuerte bien pronto.

Escritura automática 19

El sueño millennial

Prosa poética recitada automática. Esa es la mejor forma que he encontrado de definir este audio tan divertido que salió de mi surrealista cerebro.
Descarado, burlón y con mucha comedia.
Espero que lo disfrutéis.

Texto completo del audio:

Sexo, sadomasoquista homosexual en mitad de una futura guerra santa. Aullidos estadounidenses, desnudos, apuñalándose con jeringuillas compartidas. Una visión alegre de la guerra de Israel. Médicos atendiendo a civiles recién heridos por francotiradores semitas.

Esto que lluevan bombas no es gracioso… Pero mejor que fuego es el gaseoso pedo de Trump.

Que montón de chifladuras y que pocos artistas de verdad, de los que mueren drogados y lúcidos por miedo a perder la cabeza antes de terminar su primera obra.

Y yo escribo y escribo más. Me distraen, dejo el alcohol y otras drogas. Me engancho a la meditación, al zen, al lado sano de la realidad, la plurirealidad inclusiva, sin luchas sociales, sin fascismo, ni del bueno ni del peor.

Y escribo mi novela, y preparo más experimentación. Estallan algunos vasos en mi habitación, y yo preparo más gazpacho fresco para librarme de este apestoso calor veraniego.

Hecho tanto de menos la nieve que puse mis huevos en el congelador.

Se engancharon y perdí una parte de la bolsita escrotal que tanto caracteriza a un hombre. Y me reí. Y me acordé de aquel chamán moderno, de su sangriento sacrificio a los dioses homosexuales que ofrecía su sangre exigiendo la destrucción de la masculinidad.

Ya no hacía tanto calor y se me pasó el miedo a ser cobarde. A ser tildado de cobarde, el miedo a la sumisión; a ser tildado de sumiso. Yo si lucho, todo el rato; en la lucha más grande e importante de todas ellas. La lucha por no luchar de la que hablaba Cabral.

Retomo.

Faltas automáticas que no hay árbitro que pite. Ni pito. Maradona invita y ya tenemos rallas kilométricas contando. Tomando apuntes. Bailan y bailan más. Que sexys, no parece ni siquiera un campo de muerte, un battlefield sin nada que ver con los vídeojuegos, o eso parece.

Cómprate una skin, otra piel, una de reptil, endurecida, imposible de humedecer.

¡Bájate la luna! Pues ya no hay nada que ver por ningún telescopio. Están todos llenos de pop-ups que creo ser el único bloqueador.

Pero ahora si es bonito. Lo absurdo, la victoria definitiva del fascismo. El no querer ser el malo, el no trabajar escondido ni en toda la cara. El tendero simpaticón detrás de la pantalla. Si te venden todas las drogas que quieras y todo. ¿Qué más puedes pedir? Lunas de cristal, papeles arrugados, papeleras desbordantes y reciclajes imposibles. Los otakus si que saben lo que hacen, confeccionando cada vez con menos tela.

Gracias japón, enhorabuena capital. Jódete estupido Marx; deberías haber matado a la gente correcta y engatusado a los surrealistas si pretendías sobrevivir al tiempo….

Escrituras automáticas, nuevas biblias, psicólogos chamánes y cómicos de Shiva. Nuevas conquistas espaciales, debajo de faldas, encima de pechos, héroes y heroína en nuevas venas sudorosas y culos rojos de tantos latigazos.

La libertad social es esto amigos… Culpar y ser culpado. Sin justicia, la convivencia entre monstruos, bombas y balas, drogas y monjas, fuego en los museos y muchísima cocaína en la borsa. No lo entiendas, sé surrealista. No te preocupes, solo evita la publicidad y conserva el cerebro dentro del vaso de formól. No te preocupes más, lucha por seguir viendo youtube y sentir que hay tiempo que perder, TIEMPO QUE ENTRETENER.

La matemática del ser, confundida al querer interpretarse. El agua que fluye hacia arriba, la heroína cortada. Todos y todas ellas buscando la nada, o nadando hace ella, la sociedad soñada. No. no es cierto ni tampoco tiene valor alguno. Lo bonito es no pensar, no gestionar ni juzgar. No pretender comprender. No rezar, por supuesto. No ser ni estar… Lo bonito es crear y destruir.

El sueño millennial

Japoneses Soñadores

Segundo trabajo de edición de sonido. Poesía automática experimental.

Cada vez me divierte más este soporte (nuevo para mi). Permite un nivel de juego muy interesante. Estoy pensando que puedo hacer un cut-up directamente una vez gravado el poema.
Inspiradoras ondas rebotantes y vibrantes.
Causan efectos febriles, la sensación de caer, de volar.
Causan adicción, repulsión incluso obediencia.

Disfruten del sonido y perdonen la falta de calidad. Sigo experimentando y mejorando.

Japoneses Soñadores

El Cyberpunk automático y reorganizado

Hola a todos los lectores que os animéis a salir de la comodidad de lo mainstream y os alejéis del centro para adentraros en los submundos de lo alternativo.

Os traigo, esta vez, un texto automático y transformado en cut-up, gravado en audio y adornado musicalmente.
Estoy en una fase muy experimental y requiero tiempo de mejoría. Aun así estoy muy contento con el resultado. Seguiré creando material de esta índole.

Engranajes rodando calle abajo, váteres escupen grasa de oso y zarpas enteras. Cañerías estallando.
Cables conectados a una red libre de enchufes externos, vuelan pájaros enfermos por cielos rojizos y hambrientos. Cielos hambrientos? Comen sueños, enseñan brillantes estrellas entre sus dientes transparentes, llenos de agua.
Cubos cerrados con candados, custodiados por enormes hombres/armario, con tricornios agujereados de más de un tiroteo.
En los cubos hay la comida desperdiciada de los ricos y a veces, son puertas a clubes alternativos.
Vi un gordo poseedor de por lo menos 50kg de grasa interna entrar en uno de esos cubos (con cierta dificultad.

Cut-up

Cielos hambrientos? Engranajes rodando, comen sueños, cerrados con candados. Cubos ricos y a veces grasa interna. Hambrientos a una red libre llenos de agua. Zarpas enteras, cables conectados, dientes transparentes, tricornios y cielos rojizos estallando cañerías.

Son puertas a clubes alternativos, por lo menos 50kg con cierta dificultad, enseñan brillantes estrellas. Vi en los cubos enormes hombres/armario agujereados, pájaros enfermos por grasa de oso escupen enchufes, váteres custodiados por un gordo poseedor y vuelan calle abajo.

De externos, de los cubos esos, entre su comida, la desperdiciada, hay más de un tiroteo.

Entrar en uno.

El Cyberpunk automático y reorganizado

Escritura automática 8

En busca de la proporción del subconsciente.

Demonios saltarines paseaban por Figueras. Buscaban su maestro provocador, quien les lanzara huevos. Quién les enviase a convertir en pesadillas los más hermosos sueños, montando elefantes de patas hasta el cielo. Odiaban el agua y el maestro les regalaba delfines voladores.

Odiaban el francés y el maestro los azotaba con cucharas oxidadas…

Peregrinos alados azotaban los mares, cazaban peces ayudados por tortugas. Tortugas enormes emergían de las profundidades a gran velocidad brotando como islas con los peces a cuestas.

Gavinas y cuervos descendían en ellas y comían el botín. Agradecidos traían gusanos y hormigas gigantes dentro de cocos; todo un banquete para tortugas marinas. Que hermosa cooperación pintaba el maestro en tóxico rojo, sales gruesas en las arenas de la playa abandonada, conquistada por el arte. Que poco le importaban a los tabúes toda esa red. Si ellos pintaban en sangre en su piel. Tatuajes de guerra y de amor, mandalas con un brillo especial en los planetas que podían reconocer.

Las tribus rivales solían cazar de noche; lo que sea por evitar tabúes y poder andar desnudos.

Ya no quedaban cuevas tan grandes que no estuviesen excavándose por ríos negros, a base de magma, roca, lluvia salina y ese algo, ese algo… El taladro de los ancestros lo llamaban algunos, los espíritus salvajes de los bosques lo llamaban otros.

La corriente hacía crecer árboles en su interior, árboles que penetraban la roca y amplificaban las cueva.

Dibujo a medida, uno coma seis diez y ocho, cero y 33…

Guiños de chino, bol de arroz con curry, mestizaje y la nueva raza multicolor. Tantos globos ya no podemos volar más arriba sin despegarnos de la tierra cual chicle en zapatilla de niña. Felices andaremos, esquivando guerras y bebiendo hasta ponernos enfermos. Oscuros retornos el de los hombres malos, uniformados y armados no entienden que pasó, no saben cuando el salir a cazar se convirtió en maldad. El mandar el ladrón y el jefe en traidor.

Ahora cooperamos, nacen más y mejores proyectos, amamos auto-financiarnos y poder reírnos de los bancos. Nuestro poder y vuestro poder plantando árboles, formando selvas y amando como nunca lo hizo.

[Informe:

Constantemente el subconsciente salta a gran velocidad de tema en tema unido por hilos finos que los conecta. Se puede ver un entramado enorme de conexiones neuronales cuando se usa la escritura automática. Si algún día tengo la oportunidad, me gustaría mucho conseguir que me hicieran un encefalograma mientras escribo para ver como se realizan dichas conexiones. Tengo la sensación que con el uso repetido la la técnica, la velocidad y la simplicidad para escribir textos mejora.]

Escritura automática 8

escriptura automática 7

Palabras que inducen el texto creado por el subconsciente: Amor, juego, sexo, Estrella.

El objetivo del texto era intentar escribir un poema. Me temo que no es posible hacer poesía rimada no funciona bien con la escritura automática. Puede que dependa de la persona o dependa de la práctica. Haré varios poemas más de la misma manera para ver si la práctica pueden mejorarlo.
Parte del texto (texto entre comillas, Caen las persianas) está escrito sin mirar ni teclado ni pantalla.

Pinzellades de paraules estimen les estrelles.

Una llama enciende mi cigarro, las de Perú, y no de tabaco.

Unas risas resuenan por las montañas,

La nieve cae más feliz,

Los cuervos tienen hambre, estamos demasiado vivos.

Ama, gritaba aquel poeta,

Yo se lo daba todo por este presente tan hermoso…

Los rastros en el cielo brillan cada día más, como reflejándose en mi espejo,

ya no me peino, no presumo pero si me gusta mirarme, observar mi cuerpo.

Esto del surrealismo te hace hablar contigo mismo, sobrio,

aunque nadie lo diría, yonkie, amigo, yonkie.

“Caen persianas, llueven arroces chinos sin rollitos, pero l salsa roja esá cada dia más espesa. Ya no fluuye rio anajo, ua no mira por donde va.

Otelo cantana camciomes de a,or que nadie entendia, ni el, claro…

Oyo escrio poemas, desvarios, con los ojos cerrados, haciedo ra,pasoca veces”

(Texto de ojos cerrados reconstruido: Caen persianas, llueven arruces chinos sin rollitos, pero la salsa roja está cada día más espesa. Ya no fluye río abajo, una no mira por donde va. Otelo cantaba canciones de amor que nadie entendía, ni él, claro…Yo escribo poemas, desvaríos, con los ojos cerrados, haciendo trampas a veces.)

El sol brillaba mucho y quise levantar las persianas de nuevo.

Fluye río abajo, ya sabes a donde vas.

Otelo cantaba canciones de amor, que nadie entendía, ni él, claro, pero tu sí, y no te gustaban.

Yo, escribo poemas, desvaríos, ahora abro los ojos, y sigo sin querer hacer trampas, pues yo no capturo nada. Amo el ave porque amo verla volar. ¿Esto suena como si me hubiera vuelto a enamorar?

Escuchar, escucho, amar, amo, esto no se sale de mi vía pero ¿Palpitar? Palpito arítmico, y suena más bailable…

Conclusiones

Cuando el cerebro no puede hacer una revisión de lo que crea se producen cambios significativos. Aunque a nivel creativo suele fluir mejor al reducir la necesidad de conciencia en el sentido de la vista.

escriptura automática 7