La piedra

La piedra en el camino no es siempre un obstáculo, a veces es una maestra, una entrenadora o tu refugio.

Ayer salí de ruta en bicicleta con un amigo, paramos en una colina que tenía buenas vistas y buena brisa fresca seca-sudor. Allí nos sentamos un rato. La roca donde puse yo el culo se rompió al poco rato y resbalé un metro abajo. Resultó ser el techo de un hormiguero. La piedra estaba llena de túneles excavados por las hormigas.

La piedra fue el primer cuchillo del ser humano. La piedra es el nombre de nuestra primera época recordada y pública.

Sin duda un instrumento que nos ha marcado mucho. Creo tener alguna que otra cicatriz de alguna “guerra” de piedras. Un poco brutos siempre somos de niños ¿No? Ya viene a ser eso un ser humano.

 

13344577_625330710963683_7467272134433105695_n

¿Y en la escritura? La primera vez que se dejó señales escritas de larga permanencia debió ser en piedra…

Hay piedras que te ayudan a crecer mucho. Las montañas, los budas sentados desde hace siglos, te ayudan a crecer, nunca se baja una montaña con la misma mentalidad que con la que se subió; siempre hay un crecimiento interior…

Un pequeño tributo a las piedras es por ejemplo amontonar unas cuantas buscando su punto de equilibrio. Cuanto más imposible parezca más hermoso queda. Las piedras grandes arriba, sujetadas por puntas finas como plumas de escribir.

Esto tiene una mejora de la creatividad. Tu mente se ensancha con cada acto imposible que conviertes en posible. Cuanto más grande sea tu mundo más grande es tu castillo flotante.

La piedra

Escritura Automática 6

Después de varios textos escritos usando la escritura automática veo un patrón simple.

Mayormente, las palabras se relacionan entre ellas aunque en su conjunto no lo hagan.

Por ejemplo si escribo puente, es probable que hable de un río más adelante, aunque puede que sea un río de lava que pasa por encima de un pueblo y no haya ningún puente en él.

No es mucho avance quizás pero los caminos se hacen piedra a piedra.

Escritura automática.6

Una fuerte dolor de cabeza auguraba un nacimiento. Olas de legumbres pasaban como jinetes del apocaliposis. Vivían como nñómadas, sin casas pero más libres que el viento.

“leo en una caja de galletas: Jugar con todo el tiempo del mundo…” Caballos-pincho dan vueltas alrededor de un niño, que ríe como si hubiera un mañana para seguir ríendose.

Ojos cerrados:

El dharma me contaba historias pasadas sin mñas esmero del que lo haria mi abulas si aun viviese.

Eso si, sus historias eran magnidicas, pero no tme daban luego ningun premio, ni leche con cacao ni pan con tomate yu embutido… Viva el chocolate despuesde nadar.

Viva el correr entre la lluvia,. Buscando amigos al puevlo del lado…

Ojos abiertos:

Y un ferrari aparcado delante la farmacia. Siempre se dijo que las drogas dan mucho dinero, el negocio de la muerte cada vez más en manos mortales… Si llega el apolalipsis nos lo habremos ganado a pulso.

-PARÓN POR VUELTA AL INCONSCIENTE-

Si cayese por el vater decidle a mi hermano que metraiga papel, decidle que nunca le quité su coche favorito. ¿Alguien puede imaginar u color que no conozca?

A mi me gusta el color del dinero… ARDIENDO. Sacándome por un rato a pasear fuera de la neurosis económica en la que es difícil no sumergirse… ¿Alguien adivinaría que pantalones llevo?

Escritura Automática 6

Desinencia y su efecto

Desinencia

 

Como adivinanza es una porquería pues solo lo adivinas si conoces su significado, creando así un ciclo de pre-conocimiento de la palabra.

Se podría decir que la desinencia una etiqueta que especifica el significado de la palabra otorgándole un valor más. En su forma tradicional, sirve por ejemplo, para definir su cantidad o su sexo.
Yo, como escritor en busca de algo nuevo, me gustó mucho esta palabra, pues me parece una forma muy práctica de crear nuevas palabras para un vocabulario propio. La forma no es la novedad, por supuesto, pero al ser un sistema muy abierto permite crear infinidad de palabras.

Desinencia y su efecto

Lo visceral

LoVisceral

Mi consciente es un envidioso… Dice que si tuviera el tamaño del in- dominaría el mundo.
In- le da igual, sus pretensiones están a otro nivel muy muy lejano.
Estructurando mi mente como industrialista mejorando su cadena productiva. Hablando con mi in-consciente, como pidiendo consejo a un sabio infante, de aquellos que te recomiendan hacer una carrera hasta el parque y, una vez allí, vemos que hacemos.

Prometo una mejora constante, un crecimiento áureo, espiral hermosa hacia el cielo. Me prometo ofrecer al lector, a la lectora, obras que la hagan vibrar como cuerdas de guitarra, como el sonido de un hang. No me gustan las promesas, siempre se basan en una acción futura y el futuro es incierto, incluso para quién sabe adivinarlo es incierto. Aun así prometer algo que se quiere hacer con toda el alma y corazón no duele, no hay riesgo.

Estimadetes de cor a cor

Lo visceral

Haikus accidentals

Haikus accidentals, viña rock 2016 Espuis, Llorens i Edu:

Gespa mocada,

puta merda embogida!

Sol, calor i música.

Filets empanats,

pensaren, pinoxosus.

Al sol es mullen.

Una font dutxa

aigua fresca, pau a l’aire,

la pols va l’aigua

Haikus accidentals

Maravillas de la escritura 01

MaravillasEscritura.gif

Interior al principio, exterior por inercia. La escritura es una de esas maravillas que hemos creado y no parece que podamos encontrarle el límite. Una de esas razones por la que impediría el exterminio de humanidad si en un juicio yo fuese uno de los abogados defensores

Maravillas de la escritura 01

La desenmascaración de la Musa

La última bola de papel Desbordó la papelera.
Como Om ya no limpiaba no se dio cuenta y siguió desechando idea tras idea sin siquiera usar la divertida función de su silla giratoria.

—Creo que nunca entenderé a Om —pensaba la rata que había convertido la papelera del estudio en su acogedora biblioteca.
—¡Ah! Este es bueno —pensó al sentir entre sus patas de roedor las palabras escritas en la última nota desechada.

«Manifiesto humano post-moderno:
Con el manojo de llaves más grande que jamás hemos llevado colgando del cinturón y se nos ha olvidado seguir creando lápices y bolígrafos. No sabemos donde están encerradas esas hermosas palabras jamás narradas. Donde se metieron las princesas de las mansiones encantadas. El conocimiento de centenares de generaciones reunido en ordenadores y nunca habíamos estado en una decadencia social, creativa y científica tan grande qué TACHÓN. Éramos o fuimos unos…»

Om se fue a la cocina a por más café mientras balbuceaba malsonantes palabras al aire.
Volvió al estudio con un termo de un litro y medio lleno y se sentó a seguir escribiendo en su habitual estado de embrujo.
—Basura y más basura —berreaba como bebé insatisfecho pidiendo más pecho.—¿Dónde estás mi querida musa?

Om levantó la mirada al techo y se quedó fijo en una musa-araña.

—¿Eres tú, mi musa?

La araña se deslizaba despacio por sus hilos hacia la cara de Om.

—Soy tu creatividad y tu confianza haciendo el amor. ¡Deslízate, pequeño holgazán paranoico! —dijo la araña con voz de pito

Om bajó la mirada de nuevo al papel, escupió encima, hizo una bola y lo clasificó a la biblioteca ratuna

La desenmascaración de la Musa

Nortáño

—No.

—¿Pero porqué? Sabes lo mucho que odio el no y el si sin explicación alguna.

—He dicho que no y es no. Sigue insistiendo si quieres.

—Pero a ver a ver. Sabes que tiene sentido; más humana no puede ser.

—…No.

—Si además estoy convencido de que durará mucho.

—No, no y no.

—A ellos les encantará, puede que incluso se escriba un libro sobre ella.

—Esa palabra solo define tu estupidez contradictoria. No pienso incluirla jamás en mi diccionario.

—¿Ves? Mi palabra define muy bien esta situación. Es extraño que te niegues a incluir palabras nuevas y es normal que hables del diccionario de la real academia como si fuera tuyo; como si de Juan Manuel Fernández se tratase.

—¿Porqué no te callas?

—Porque sería muy nortáño por mi parte hacer algo así.

—Me entran ganas de refundar la inquisición y llevarte a la hoguera…

—Muy nortáño.

nortaño

Nortáño