Humanimal, Emilio Picón

Reseña de la novela escrita por Emilio Picón, editada por Niña Loba.

Cuando descubrí la publicación de Humanimal, ya solo con el título, me sentí completamente atraído. Cuando leí la sinopsis me acabó de capturar. Además de por el interés de lector, también como escritor, pues había un cierto paralelismo con mi novela, Un universo compartiéndose que me obligaba a leerlo cuanto antes mejor, pasando por encima de todas las demás lecturas pendientes. Hay que estudiar, nutrirse de lo necesario para escribir mejor, pienso y me excuso.
Así, de entrada, me adentré en la novela convencido que era exclusivamente para escritores. Y sí, así es mayormente, pero en el reflejo de un escritor conociéndose a sí mismo a través de una conversación literaria con sus autores favoritos y sus personajes, imprescindiblemente volvemos al animal humano, y ahí, amigas, podemos reflejarnos todas, sin tener que escribir para ello, ahí es donde reside la mayor magia de la novela, el efecto que provoca en una misma en cuanto a conocerse y observarse.

¿Saben aquel amigo que rompe la historia por completo por el placer de descubrir los entresijos de la narrativa? Pues ese es Mario, en un inicio el taxista y escritor de la novela. ¿Qué pasa cuando los personajes te arruinan la línea que te lleva del punto A al B y de este al C? Pues que te demuestran que ésta no era la historia. Eso hace Mario, desviando del camino a recorrer a LF. Pero ese es solo el primer giro. Humanimal es una metaliteratura que juega consigo misma. Yo lo definiría como una persona embriagada de sus lecturas favoritas que más le han trastocado la psique en su vida y decide usarlas como un bisturí para operar una historia básica como podría ser la frustración. La frustración de no terminar tu puta novela (que dolor) o la enorme frustración de la muerte de tu amada…
Algo que amo profundamente de la literatura es la capacidad de normalizar la fantasía e incluso y sobretodo de fantasear la normalidad. En Humanimal, el señor Picón juguetea con los personajes transformándolos a menudo, cambiando la dirección que toman y la actitud ante el relato, todo queda subordinado a conocer profundamente el por qué de la novela, el por qué de Emilio Picón, Luis Fuentes, Mario y Clara. Lo que de verdad importa es comprender el valor literario, la valentía de inmiscuirse hasta lo más profundo, sin miedo a lo que se pueda encontrar, usar los personajes y la propia trama como vehículo, es más, usar también a los autores y sus obras como espejos donde descubrirse y comprenderse.
Emilio Picón te habla directamente, rompiendo la cuarta página y convirtiéndola en una ventana desde la cual te habla a ti, lector, para guiarte en esa operación quirúrgica y poder mostrarse los pulmones, el corazón, el estómago y las entrañas de esta criatura, de esta obra que es suya y también de sí misma y de sus personajes pero además, además, es tuya.

Probablemente después de este despilfarro de palabras aún no sepáis de que coño va todo esto… Pues para poner un poco de claridad encenderé un foco.

En mi humilde capacidad de discernir misterios, creo haberme dado cuenta de varias fases por las que pasa la novela. Yo diría que todas ellas tienen una capa simbólica, una capa narrativa, una capa intimista y otra analítica/lógica. Cada capítulo te hace circular de una a otra con partes de encuentro entre dos o más capas habiendo capítulos de cruce total. Entre todo ello, muchas (muchas) referencias a otros autores que añaden a la sopa una capa extra. Me temo que seguimos a oscuras ¿no?
Bien, la capa narrativa sería una serie de relaciones entre personas: Luis Fuentes, que podría ser Carlos Fuentes y Luis Cernuda sin problema pero también podría ser Picón o tú, lector, tú mismo. Clara Monetti, con su eco que vuelve de Rayuela. Mario, Mario Santiago para mi, pero no sé quién pudiera ser para Emilio. Luego hay varios personajes secundarios que no mencionaré para no enrevesarlo por encima de mis posibilidades. El Caso es que Luis tiene una relación sentimental con Clara y ambos traicionan el trato de la fidelidad, pero solo Clara lo sabe en un inicio. Luego aparece Mario, que resulta ser un falso personaje porque él es el narrador omnisciente, o eso cree firmemente, él sabe lo que va a ocurrir, porque él lo escribió. En esa primera parte lo que se investiga son las perspectivas que hay dentro de una novela y sus recursos más básicos e imprescindibles, como son el motivo que mueve la trama, los personajes, el narrador y el escenario. El autor muestra sus cartas y los hilos que las unen poco después de ofrecernos una hermosa escena deliciosamente narrada con un estilo imitado de Onetti.

No tenéis ni idea de la historia que os espera.
Humanimal – Emilio Picón

La narración continua empujada por una extraña voz que ata la primera parte con la tercera… ¿Quién es? Un cruce de voces salvaje crea una confusión interesantísima, pues no logra echarte de la narración, por lo contrario te llena de intriga y curiosidad… Y así os quiero dejar, para que podáis disfrutar de esta novela tenéis que comprarla a Niña Loba y leerla bien pronto. Sed valientes y adentraos en la mente de Emilio Picón que es Humanimal y que es a la par vuestra propia vida.

Humanimal, Emilio Picón

2 comentarios en “Humanimal, Emilio Picón

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s